Restos de Bush llegan a Washington para su última misión antes del funeral GEORGE H.W. BUSH

Restos de Bush llegan a Washington para su última misión antes del funeral

03 de diciembre de 2018

Washington, 3 dic (EFEUSA).- Los restos del expresidente George H. W. Bush (1989-1993) llegaron hoy a bordo del Air Force One a Washington, donde se instaló en el Congreso su capilla ardiente que permanecerá abierta hasta el miércoles, cuando tendrá lugar su funeral de Estado.

El presidente, Donald Trump, ya anunció el fin de semana que cedería el avión presidencial para que recogiera los restos de Bush en Texas, su hogar, y los llevase a Washington para recibir los debidos honores.

En la capital federal, su féretro fue transportado hoy hasta el Capitolio, donde descansará bajo su cúpula hasta el miércoles.

A su llegada al Capitolio fue el vicepresidente de estadounidense, Mike Pence, quien honró a Bush, que murió el pasado 30 de noviembre en Texas a los 94 años.

"El presidente Bush fue un gran líder que tuvo un gran impacto en la vida de esta nación. No solo era un buen hombre, sino que estaba dedicado a su esposa, su familia y sus amigos", recordó Pence.

En la ceremonia en el Capitolio se dieron cita líderes demócratas y republicanos del Congreso, así como los nueve jueces del Tribunal Supremo y la familia del fallecido expresidente, incluido su hijo y exmandatario George W. Bush (2001-2009).

En medio de la solemnidad de la ceremonia, Pence provocó sonrisas entre el público cuando recordó que, una vez, Bush bromeó diciendo que el trabajo de vicepresidente -del que se ocupó entre 1981 y 1989- "era algo en lo que no había que hacer nada sustancial".

"Pero como los libros de la historia muestran, durante esos años, Bush estableció el estándar (para los vicepresidentes). Fue un buen consejero y un leal asesor para un recién llegado a Washington (Ronald Reagan) que vino para sacudir las cosas, recortar impuestos, reconstruir el ejército y eso es lo que hicieron juntos", recordó.

Frente a la familia Bush, Pence también reveló cómo el difunto escribió una carta a su propio hijo, un piloto de las Fuerzas Armadas también llamado Michael Pence, para felicitarle por haber conseguido su licencia de vuelo.

El difunto tenía por costumbre escribir notas a las personas con las que se reunía en un gesto de agradecimiento, desde congresistas y expresidentes hasta familiares, amigos y, sobre todo, cartas de amor dirigidas a su esposa Barbara, que falleció en abril.

La capilla ardiente abrió sus puertas al público al finalizar la ceremonia y las cerrará el miércoles a las 07.00 ET para que tenga lugar el funeral de Estado, un oficio al que sí acudirán Trump y la primera dama, Melania Trump, así como otros exmandatarios y personalidades diversas.

Los Trump no estuvieron en la ceremonia de hoy en el Congreso, aunque luego, una vez abierta al público, visitaron por sorpresa la capilla ardiente del que fuera el presidente número 41 de la historia del país.

Después del funeral de Estado del miércoles, el féretro de Bush padre, como se le conocía para diferenciarle de su hijo expresidente, será trasladado a Houston (Texas) de nuevo para recibir un último adiós por parte de su familia.

Eso será el jueves, cuando se celebrará un oficio privado en la Iglesia Episcopal de St. Martin, lugar al que él y su mujer, la ex primera dama Barbara Bush, acudían con regularidad.

Los restos de George H. W. Bush descansarán precisamente junto "al amor de su vida", como definía siempre a Barbara Bush, en la Biblioteca Bush situada en la localidad de College Station (Texas), a 160 kilómetros de Houston.

El patriarca de la familia Bush fue piloto de guerra durante la Segunda Guerra Mundial, congresista, embajador en la ONU, director de la CIA, vicepresidente de Ronald Reagan entre 1981 y 1989 y puso fin a una carrera política de cuatro décadas tras alcanzar la Presidencia.

Los Trump visitan por sorpresa la capilla ardiente de Bush

Washington, 3 dic (EFEUSA).- El presidente Donald Trump y la primera dama Melania Trump visitaron por sorpresa la capilla ardiente del exmandatario George H. W. Bush (1989-1993), que se abrió hoy al público en el Capitolio.

La visita de los Trump a la capilla ardiente no estaba anunciada y se mantuvo en secreto hasta el último momento.

La capilla ardiente, ubicada bajo la cúpula del Capitolio, se cerró momentáneamente al público para que los Trump honraran el féretro de Bush.

Después de algo más de un minuto de silencio, el presidente hizo un saludo militar al féretro y la primera dama se puso la mano en el corazón antes de abandonar el Congreso y regresar a la Casa Blanca.

La capilla ardiente de Bush se instaló hoy en el Capitolio con una ceremonia a la que no asistieron los Trump, oficiada por el vicepresidente Mike Pence.

Estaba previsto que el presidente y la primera dama sí acudieran al funeral de Estado programado para este miércoles en Washington, justo después del cierre de la capilla ardiente a las 07.00 ET.

El féretro de Bush llegó hoy a Washington a bordo del Air Force One desde Houston (Texas), donde el exmandatario murió este pasado 30 de noviembre.

Pence honra a Bush, un hombre tan "modesto" que nunca escribió una biografía

Washington, 3 dic (EFEUSA).- El vicepresidente, Mike Pence, honró hoy al fallecido expresidente George H. W. Bush (1989-1993), al que describió como un hombre tan "modesto" que nunca escribió una biografía, pero que dejó su "huella" en cartas y notas manuscritas.

"El presidente Bush fue un gran líder que tuvo un gran impacto en la vida de esta nación. No solo era un buen hombre, sino que estaba dedicado a su esposa, su familia y sus amigos", recordó Pence.

El féretro con los restos del expresidente, que murió el 30 de noviembre a los 94 años, descansa hoy bajo la cúpula central del Congreso, tras haber llegado a Washington desde Texas a bordo del avión presidencial Air Force One.

A la ceremonia de este lunes en el Capitolio se dieron cita los líderes demócratas y republicanos del Congreso, así como los nueve jueces del Tribunal Supremo y la familia del fallecido expresidente, incluido su hijo el exmandatario George W. Bush (2001-2009).

Frente a la familia Bush, Pence recordó cómo el difunto escribió una carta a su propio hijo, un piloto de las fuerzas armadas, para felicitarle por haber conseguido su licencia de vuelo.

El difunto tenía por costumbre escribir notas a las personas con las que se reunía en un gesto de agradecimiento, desde congresistas y expresidentes hasta familiares, amigos y, sobre todo, cartas de amor dirigidas a su esposa Barbara, que falleció en abril.

En medio de la solemnidad de la ceremonia, Pence provocó sonrisas entre el público cuando recordó que, una vez, Bush bromeó diciendo que el trabajo de vicepresidente "era algo en lo que no había que hacer nada sustancial".

"Pero como los libros de la historia muestran, durante esos años, Bush estableció el estándar (para los vicepresidentes). Fue un buen consejero y un leal asesor para un recién llegado a Washington que vino para sacudir las cosas, recortar impuestos, reconstruir el ejército y eso es lo que hicieron juntos", recordó Pence.

Bush, el 41 presidente de la historia del país, fue piloto de guerra durante la Segunda Guerra Mundial, congresista, embajador en la ONU, director de la CIA, vicepresidente de Ronald Reagan entre 1981 y 1989 y puso fin a una carrera política de cuatro décadas tras alcanzar la Presidencia.

La capilla ardiente, instalada en el Capitolio, abrirá sus puertas al público a las 7.30 p.m. E.T. desde este lunes y las cerrará el miércoles a las 7.00 a.m. E.T., puesto que ese mismo día tendrá lugar la ceremonia oficial del funeral de Estado.

El oficio contará con la presencia de Trump y la primera dama, Melania, quienes no estuvieron en la ceremonia de hoy.