Moro entra al gabinete de Bolsonaro y enfrenta las críticas de los seguidores de Lula BRASIL BOLSONARO

Moro entra al gabinete de Bolsonaro y enfrenta las críticas de los seguidores de Lula

01 de noviembre de 2018

Río de Janeiro, 1 nov (EFE).- El juez Sergio Moro, símbolo de la lucha contra la corrupción y quien aceptó hoy ser el ministro de Justicia del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, tendrá que asumir en medio de las acusaciones de parcialidad de los seguidores de Luiz Inácio Lula da Silva, a quien condenó y encarceló.

Moro, responsable en primera instancia de Lava Jato, operación que desenmascaró el mayor caso de corrupción en la historia de Brasil, se comprometió hoy a desarrollar una "fuerte agenda anticorrupción" mientras esté al frente de la cartera de Justicia del Gobierno que asume el 1 de enero próximo.

El juez, quien meses atrás había negado cualquier intención de participar en política, tendrá que demostrarle a los seguidores de Lula que no actuó de forma parcial cuando lo condenó a 9 años y 6 meses de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero, tras dar por hecho que el expresidente recibió a manera de soborno un apartamento de la firma constructora OAS.

La condena de Lula, que gobernó Brasil entre 2003 y 2010, fue ratificada por un Tribunal regional que, además, amplió la pena a 12 años y un mes de prisión, hecho por el que el exmandatario quedó inhabilitado para disputar las elecciones presidenciales como el candidato del Partido de los Trabajadores (PT).

Lula encabezaba todas las encuestas de intención de voto y habría ganado la presidencia en primera vuelta de no haber quedado inhabilitado para la contienda electoral, hecho por el que dio la bendición como su sucesor a Fernando Haddad, quien perdió el balotaje por la jefatura de Estados frente al ultraderechista Bolsonaro.

Para el PT el hecho de que Moro haya aceptado el ministerio de Justicia demuestra que el juez no actuó de manera imparcial al condenar a Lula y que la sentencia tenía objetivos políticos.

"¡La estafa del siglo! el juez Sergio Moro será ministro de Justicia del Gobierno de Jair Bolsonaro, quien sólo consiguió ser elegido porque Lula fue injustamente condenado e impedido de participar en las elecciones", escribió la presidenta del PT, la senadora Gleisi Hoffmann, en su perfil de Twitter.

En su opinión, Moro fue clave para que Lula, que lidera la formación progresista desde prisión, fuera inhabilitado de concurrir en las elecciones presidenciales, a pesar de que fue la Justicia Electoral quien inhabilitó la candidatura del exmandatario.

Por eso la defensa de Lula advirtió este jueves que tomará medidas que garanticen un "juicio justo" contra el exmandatario brasileño una vez Moro renuncie a su cargo como juez 13 federal de Curitiba para poder asumir como ministro.

Para los abogados de Lula, el ingreso de Moro en la política demuestra que el exmandatario fue "procesado, condenado y encarcelado sin que haya cometido un delito, con el claro objetivo de impedirle políticamente".

Moro, que tiene su despacho en la ciudad de Curitiba, al sur de Brasil, viajó temprano a Río de Janeiro para reunirse con Bolsonaro quien en la mañana de este jueves oficializó la invitación que le hubiera hecho días atrás para comandar la cartera de Justicia.

El presidente electo siempre se ha declarado un profundo admirador de Moro por la gestión que ha realizado en el la lucha contra la corrupción, tema que el ultraderechista utilizó como la principal bandera de su campaña.

Al término del encuentro, Bolsonaro dijo estar "muy contento" con la aceptación del juez de quien se refirió como "una persona que por sí solo, por su trabajo, demostró que es posible combatir uno de los mayores males que tenemos en nuestra nación, que es la corrupción".

Con la aceptación para ocupar la cartera de Justicia, Moro renunciará a su magistratura tras 22 años de servicio y, para evitar "controversias innecesarias", anunció que se apartará inmediatamente de nuevas audiencias.

El juez ya había programado para el 14 de noviembre un nuevo interrogatorio a Lula para que se defienda en otro proceso por corrupción por el que se encontraba próximo de dictar sentencia. Pero tanto el interrogatorio como la sentencia serán ahora responsabilidad del juez que asuma su lugar.

Para el juez, la perspectiva de "implementar una fuerte agenda anticorrupción y contra el crimen organizado, con respeto a la Constitución, a la ley y a los derechos" fueron las razones que lo llevaron a aceptar la invitación del ultraderechista para asumir un súper ministerio que fusionará las actuales carteras de Justicia, Seguridad Nacional y Contraloría General, es decir todas las dedicadas al combate contra el crimen.

Bolsonaro dice que Moro tendrá carta blanca para combatir crimen organizado

Río de Janeiro, 1 nov (EFE).- El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó hoy que el juez Sergio Moro, a quien anunció como su futuro ministro de Justicia, tendrá carta blanca para combatir la corrupción y el crimen organizado en su Gobierno, así como todas las herramientas que necesite para tal fin.

"Nos reunimos hoy, conversamos unos 40 minutos, él planteó todo lo que quería y yo acepté todo. Él quería total libertad para combatir el crimen organizado y yo se la garanticé", afirmó el polémico diputado ultraderechista en su primera rueda de prensa tras las elecciones.

Moro, un símbolo del combate a la corrupción en Brasil, es el juez responsable en primera instancia del proceso Lava Jato, que destapó el mayor escándalo de desvíos en la historia del país, y fue el magistrado que condenó y ordenó el encarcelamiento del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva por su responsabilidad en ese escándalo.

El presidente electo, que asumirá su mandato el 1 de enero próximo en sustitución de Michel Temer, afirmó que le ofreció a Moro un súper ministerio que reunirá las actuales carteras de Justicia y de Seguridad Pública, así como algunos órganos de otros ministerios especializados en el combate al lavado de dinero o en la fiscalización de negocios públicos.

"Él quería total libertad en el Ministerio para combatir el crimen organizado y la tendrá, por eso decidimos que algunos organismo como el COAF (Consejo de Control de Actividades Financieras, actualmente dependiente de Hacienda) pasarán a su Ministerio", dijo.

"El combate a la corrupción y al crimen organizado es muy importante. No podemos dejar que sigan creciendo y la mejor forma de atajarlos es siguiendo el dinero, y el Ministerio tendrá todos las herramientas para que Moro pueda hacerlo", agregó al justificar su decisión de trasladar al Ministerio de Justicia el órgano especializado en vigilancia de movimientos financieros irregulares.

El diputado ultraderechista dijo igualmente que Moro tendrá total libertad para nombrar a todos sus colaboradores y para investigar funcionarios de su Gobierno que lleguen a ser denunciados por corrupción.

"Cualquier persona (del Gobierno) que por ventura aparezca en los noticieros (por irregularidades) podrá ser investigado y no sufrirá interferencia de parte mía", aseguró.

"Moro será como una especie de comisario (del Gobierno), un soldado que va a la guerra sin miedo de morir", afirmó el presidente electo, quien destacó que el propio juez está dispuesto a abandonar su carrera de 22 años en el Poder Judiciario para asumir un "difícil desafío" porque sabe que "como ministro tendrá mucho más poderes que como juez para combatir el crimen organizado".

Bolsonaro dijo igualmente que, aunque no abordó el asunto con Moro en su conversación de este jueves, también está dispuesto a ofrecerle al juez una silla en la Corte Suprema cuando surja el primer cupo, lo que está previsto para 2020, cuando uno de los actuales magistrados llegará a la edad de jubilación.

"No acordamos nada de la Corte Suprema, pero, más adelante, si él consigue un buen sucesor (en el Ministerio), el camino está abierto", afirmó.

Agregó que no teme que la operación Lava Jato queda descabezada sin Moro debido a que, como se lo dijo su futuro ministro de Justicia, hay otros buenos jueces que pueden asumir el trabajo.

Sobre las denuncias del Partido de los Trabajadores (PT) de que el nombramiento de Moro como ministro demuestra que la condena y el encarcelamiento de Lula fue una persecución política con intención de facilitarle la elección a Bolsonaro, el presidente electo dijo que nunca tuvo un contacto con el juez antes de este jueves.

"Si ellos están reclamando (el PT) es porque hice lo correcto", afirmó.

"Nunca tuve encuentros con Moro. Hace seis meses lo encontré casualmente en un aeropuerto y ni hablamos. Después me llamó para aclarar la situación (que fue interpretado como un acto despectivo del juez para con el entonces diputado) y le dije que así tenía que ser el comportamiento de un juez para no dar margen a críticas. Después de las elecciones lo llamé y le presenté mi oferta", dijo.