Protección Civil lusa eleva la cifra de heridos a 28 y mantiene la alerta amarilla PORTUGAL TEMPORAL

Protección Civil lusa eleva la cifra de heridos a 28 y mantiene la alerta amarilla

13 de octubre de 2018

Lisboa, 14 oct (EFE).- La Autoridad Nacional de Protección Civil (ANPC) lusa elevó hoy a 28 el número de heridos provocados en por la tormenta Leslie en Portugal y anunció que va a mantener la alerta amarilla en todo el territorio continental hasta las 24.00 (hora local, 23.00 GMT).

Según su último balance, todos los heridos son de carácter leve y tres de ellos son operativos de Protección Civil que acudieron a socorrer los efectos de Leslie, la peor tempestad que azotó Portugal desde 1842.

El organismo también actualizó el número de incidentes registrados durante la noche del sábado y la madrugada del domingo por el temporal, que pasó a 2.500, frente a los 1.900 anunciados en el balance anterior.

El número de desalojados se mantiene en 61 personas, cuyas viviendas fueron afectadas por caídas de árboles y otros desperfectos.

La ANPC decidió mantener la alerta amarilla en todo el territorio continental hasta la próxima medianoche, ya que hay estructuras afectadas por el viento que podrían caer y mucho trabajo para limpiar los desperfectos en la vía pública.

A pesar de que Leslie ya dejó atrás el territorio portugués, durante este domingo todavía se esperan periodos de lluvia y viento en algunas zonas de Portugal, donde el distrito más afectado fue el de Coimbra, en el centro del país.

Además, 325.000 personas sufrieron cortes de electricidad debido a la tormenta, que dejó fuera de servicio cerca de 200 líneas de alta tensión, según informó la compañía EDP Distribución, que matizó que "gran parte de la red" ya fue repuesta.

La empresa va a instalar generadores temporales de emergencia en las zonas más críticas mientras que solucionan los problemas que aún persisten en el abastecimiento.

La tormenta Leslie tocó tierra en la Península Ibérica en las proximidades de Figueira da Foz hacia la media noche de hoy con vientos que llegaron a los 176 kilómetros/hora.

Normalidad en el aeropuerto de Lisboa y cancelaciones en Oporto por "Leslie"

Lisboa, 14 oct (EFE).- El aeropuerto de Lisboa normalizó hoy su actividad tras el paso de la tormenta Leslie por Portugal, mientras que en el aeródromo de Oporto todavía se registran cancelaciones y atrasos de vuelos derivados de los efectos del temporal.

Fuentes del aeropuerto de Lisboa, el mayor del país, informaron a Efe de que la situación ya se encuentra "normalizada" y que los únicos vuelos que permanecen cancelados son los que las compañías decidieron suprimir el sábado por precaución.

En el caso de Oporto, "la situación todavía no está completamente resuelta" y aún se registran cancelaciones y atrasos, explicaron a Efe fuentes del aeropuerto, sin detallar cifras.

Por el momento no existe previsión de cuándo podrá normalizarse la operación, ya que "depende de las compañías aéreas", añadieron las mismas fuentes.

La tormenta Leslie obligó a cancelar el sábado una treintena de vuelos en los aeropuertos de Lisboa y Funchal (Madeira) y otros doce en el aeródromo de Oporto, la mayoría operados por la aerolínea portuguesa TAP.

Leslie, la peor tempestad tropical que azotó al país desde 1842, tocó tierra en la Península Ibérica en las proximidades de Figueira da Foz, a unos 200 kilómetros al norte de Lisboa, y ya dejó atrás Portugal.

"Fue una pesadilla", relatan testigos del paso de Leslie por Figueira da Foz

Lisboa, 14 oct (EFE).- Figueira da Foz, uno de los más populares destinos turísticos de la costa portuguesa, fue castigado con dureza por la tormenta Leslie, que dejó en la ciudad vientos de hasta 176 kilómetros por hora y sumió a los vecinos en "una pesadilla".

Hacia la medianoche, cuando el viento arreció, "cortaron la luz, cerramos todo, las ventanas se movían, el edificio se movía, hasta que nos dimos cuenta de que una de las ventanas de un cuarto se estaba despegando", relató a Efe una turista española que pasa unos días de vacaciones en un apart-hotel de Figueira.

"Sacamos todo del cuarto y nos sentamos en el suelo, al lado del a puerta de salida del apartamento", continuó la joven, que prefirió no dar su nombre.

Pasada la medianoche, los clientes fueron evacuados y conducidos al garaje, donde se mantuvieron hasta bien entrada la madrugada.

En las calles se podían ver árboles caídos, coches con las lunas rotas y daños en ventanas, portales, cornisas de edificios y en escaparates de los establecimientos.

"Fue una pesadilla", concluyó.

En los barrios más afectados de Figueira, unos 200 kilómetros al norte de Lisboa, el viento quebró las ventajas de viviendas en edificios altos, destrozó las estructuras de terrazas cerradas y los vidrios de los portales de acceso.

Uno de los más conocidos cafés de la ciudad amaneció con los escaparates rotos, daños en la barra y en los frigoríficos y decenas de sillas retorcidas como un amasijo de hierros.

Los bomberos de Figueira han reportado el desalojo de cinco personas en la ciudad -una familia de dos adultos y tres niños-, aunque no han informado de heridos.

Leslie tocó tierra en las proximidades de Figueira hacia la media noche de hoy con vientos que llegaron a los 176 kilómetros/hora.

Según Protección Civil, la tormenta dejó 27 heridos leves y 61 desalojados, en su mayoría en los distritos de Coimbra y Leiria.

Miles de personas continúan todavía sin luz, mientras el tránsito recupera la normalidad en las rutas que fueron cortadas por el derrumbe de árboles durante la noche.