Tailandia logra TAILANDIA RESCATE

Tailandia logra "lo imposible" salvando a los 13 atrapados en la cueva

10 de julio de 2018

Mae Sai (Tailandia), 10 jul (EFE).- Equipos de rescate con buzos de varios países lograron "lo imposible" en Tailandia al rescatar con vida a los doce niños y al entrenador que quedaron atrapados en una cueva del norte del país el 23 de junio.

Cuatro de los escolares salieron de la cueva el domingo, otros cuatro el lunes y el resto lo hizo hoy.

Ekapol Chantawong, el entrenador de los menores, que tienen entre 11 y los 16 años y juegan en el equipo juvenil de fútbol "jabatos salvajes", fue el último en abandonar la caverna a las 18.48 hora local (11.48 GMT).

"Hicimos posible lo imposible", anunció entre aplausos Narongsak Ossottanakorn, portavoz oficial de la misión, a periodistas de todo el mundo congregados en el lugar de los hechos, que también celebraron el paso del helicóptero que trasladaba a Ekapol hasta el hospital provincial de Chiang Rai, donde se reunirá con el resto de la camada.

"Tuve mucho miedo cuando supe lo sucedido, pero ahora mismo tengo una alegría que no puedo describir", señaló con amplia sonrisa la tailandesa Amporn Srivichai, tía del entrenador.

El país entero ha seguido minuto a minuto el desarrollo del rescate con la esperanza puesta en que el grupo saliera con vida del interior de la montaña, como finalmente sucedió.

Los trece integrantes de la escuadra juvenil permanecerán durante al menos una semana en cuarentena en el hospital provincial de Chiang Rai para someterse a un completo chequeo de salud y reponerse.

No obstante, los médicos permitirán esta noche, como una medida excepcional, que los familiares puedan abrazar a los rescatados.

Hasta ahora habían tenido que verlos a través de un cristal porque, tras más de dos semanas atrapados en la cueva, se encuentran con las defensas bajas y pueden enfermar con facilidad.

Después de que los últimos cinco rescatados abandonaran esta tarde la cueva, salieron también un doctor y tres miembros de la Marina que habían permanecido siete días con el grupo en tareas de asistencia médica y psicológica.

"No sabemos si esto ha sido un milagro, ciencia o no sé qué. Los trece jabatos están a salvo fuera de la cueva", publicaron en Facebook los cuerpos de élite de la Marina, quienes han sido ayudados por un contingente de voluntarios internacional.

Los doce escolares y el entrenador, de 26, se internaron en la gruta tras un entrenamiento de fútbol, cuando una súbita tormenta comenzó a inundar la cavidad y les cortó la salida.

La madre de uno de ellos dio la alerta al ver que su hijo no regresaba, pero no los encontraron hasta nueve días más tarde, hambrientos y débiles, en una caverna a cuatro kilómetros de la entrada.

El grupo ha tenido que aprender a bucear en cuestión de días, una tarea difícil si se tiene en cuenta que muchos no sabían nadar.

Dos buzos, uno delante y otro detrás, ha acompañado a cada uno de ellos por un laberinto de galerías parcialmente inundadas, con desniveles y visibilidad nula.

El rescatado ha llevado una máscara que le cubre la cara, con la que respira más fácilmente y que le permite hablar con los buzos, quienes le van indicando qué hacer.

El grupo ha seguido una guía tendida, pero una parte importante del trayecto ha sido bajo el agua, y se tomó un descanso en el campamento B, situado a unos 2,5 kilómetros de la entrada.

La dificultad de la operación quedó patente con la muerte el jueves pasado de un voluntario antiguo miembro de los grupos de élite de la marina al quedarse sin aire durante una inmersión.

El portavoz oficial de los operativos, Narongsak Ossottanakorn, declaró que espera que este incidente sirva de ejemplo a los niños para que se conciencien sobre la importancia de la seguridad.

"La misión aún no está completada, todavía nos queda enviarlos con sus familias", dijo Narongsak complacido al dar por concluida la etapa de salvamento.

Por Noel Caballero

Cronología de los 12 niños y el entrenador atrapados en una cueva tailandesa

Mae Sai (Tailandia), 10 jul (EFE).- Los equipos de rescate completaron hoy la misión de salvamento de los doce niños y un adulto atrapados en una cueva de Tailandia desde el 23 de junio, de los cuales nueve días estuvieron desaparecidos y sin alimentos.

Esta es la cronología de lo acontecido desde su desaparición:

23 de junio

Los integrantes de un equipo de fútbol compuesto por doce niños y su entrenador quedan atrapados en la cueva Tham Luang, en la norteña provincia de Chiang Rai, al ser sorprendidos por una súbita tormenta que inunda parcialmente la caverna e impide su salida.

Ese mismo día las autoridades dan la voz de alarma al encontrar abandonadas las bicicletas de los niños en el interior de la gruta.

24 de junio

Los equipos de rescate se adentran en la cueva e inician las primeras exploraciones subacuáticas.

25 de junio

Efectivos del cuerpo de élite de la Marina tailandesa se trasladan a la zona en labores de búsqueda y encuentran en el interior de la gruta huellas de los desaparecidos.

26 de junio

Las autoridades comienzan a instalar bombas de extracción de agua para drenar los pasadizos empantanados. El Ejército despliega cerca de un millar de soldados para asistir en la tarea de rastreo.

27 de junio

Un equipo de expertos buceadores británicos se unen al contingente internacional que colabora en la búsqueda, junto a expertos de Australia, Estados Unidos, China, Dinamarca, Finlandia, Israel y Japón, entre otros países.

28 de junio

Comienza el rastreo en la superficie de la montaña para localizar fisuras o chimeneas que sirvan de entrada alternativa a la caverna.

La búsqueda submarina es suspendida esta jornada por el riesgo que suponen las fuertes corrientes.

29 de junio

Los equipos de salvamento alcanzan la llamada "caverna 3", situada a unos 1,5 kilómetros del punto donde será encontrado el grupo de desaparecidos y a unos 2,5 kilómetros de la entrada.

30 de junio

Instalan más tuberías para aumentar el volumen de drenaje de agua, mientras en el exterior se realizan ensayos ante la posibilidad de tener que recurrir a una evacuación de urgencia cuando se encuentre a los desaparecidos.

1 de julio

Los equipos de salvamento se acercan a la zona conocida como "la playa de Pattaya", una isleta donde las autoridades calculaban que podrían encontrarse los desaparecidos.

2 de julio

Buzos británicos hallan a los doce escolares y su tutor con vida a más de cuatro kilómetros de profundidad, más al interior de la "playa de Pattaya". Habían pasado nueve días perdidos sin comida.

3 de julio

Un equipo formado por diez militares -entre ellos un médico y un psicólogo- atienden a las víctimas con medicinas y suministros.

4 de julio

Los chavales y el entrenador comienzan un curso intensivo de buceo, una de las opciones que consideran las autoridades como la más factible para salir de la cueva.

5 de julio

El nivel del agua sigue alto en los puntos cruciales para la operación de salvamento, aunque se han drenado más de 130 millones de litros desde el inicio de las operaciones de rescate.

6 de julio

Las autoridades informan de la muerte durante las tareas de suministro de un experto buceador, antiguo miembro del equipo de élite de la Marina tailandesa.

7 de julio

El portavoz oficial de las operaciones asegura que ven "condiciones favorables" para iniciar el rescate en un futuro próximo.

Los menores contactan con sus familias vía carta: "Estamos bien, no os preocupéis".

8 de julio

Comienza la operación de rescate. Un contingente internacional formado por 18 buzos se adentra en la caverna. Once horas más tarde, salen de la cueva con cuatro niños que son inmediatamente trasladados al hospital de Chiang Rai, aunque se informa que están en buena salud.

Las operaciones de rescate se interrumpen para reponer bombonas de aire y revaluar la situación.

9 de julio

La segunda misión de rescate comienza tras 14 horas de pausa. Nueve horas después, salen otros cuatro niños que, como sus compañeros anteriores, son inmediatamente hospitalizados.

Las operaciones vuelven a parar de manera temporal.

10 de julio

La tercera misión de salvamento completa la evacuación de los cuatro chicos y el entrenador que seguían en el interior de la cueva. El rescate ha sido un éxito aunque los trece tendrán que pasar un tiempo hospitalizados mientras se recuperan.