Hierro: RUSIA 2018 ESPAÑA

Hierro: "No podía decir que no, no me lo perdonaría"

13 de junio de 2018

Krasnodar (Rusia), 13 jun (EFE).- Fernando Hierro, nuevo seleccionador español, declaró este miércoles que "no podía decir que no" a la propuesta de ser el técnico en el Mundial de Rusia 2018, porque no se lo "perdonaría", dijo que "firmaría ser el Zidane" del equipo nacional y expresó "que nadie dude de la implicación y la capacidad" de los futbolistas del equipo español.

"Cuando el presidente me ha comentado la posibilidad tenía tres alternativas: una decir que no, otra irme y la tercera aceptar y estar presente, saber que hay un grupo de jugadores, un 'staff', una Federación y un fútbol español y que es el momento de dar un paso adelante", explicó en rueda de prensa esta tarde en Krasnodar.

"Lo he tenido claro desde el primer momento. Es mi responsabilidad. No podía decir que no, porque yo mismo no me lo perdonaría", continuó el hasta este miércoles director deportivo de la Federación Española de Fútbol, ya con ganas de preparar el debut en el Mundial: "Abrimos el fuego rápido que tenemos que entrenar".

Ahí tiene Hierro, con un año de experiencia en el Oviedo como primer entrenador y "treinta años rodeado del balón", el foco sin distracciones, en el torneo que comenzará este viernes para España ante Portugal: "Es un reto bonito, apasionante. Las circunstancias son las que son y desde ahí acepto con valentía".

"He sido director deportivo durante estos últimos seis, siete meses sintiendo la ilusión que tiene todo el mundo. Y en ese sentido no podía defraudar. A partir de ahí, mi máxima admiración y cariño por Julen (Lopetegui), por todo el trabajo que lleva haciendo estos dos años y le deseo lo mejor en su nueva andadura", explicó.

"He hablado con él, he estado con él después de la decisión y me ha llamado a la hora de despedirse. Los chavales están ilusionados. Quieren este reto. Es un desafío para todos. Tenemos que cambiar el chip. No tenemos tiempo para lamentar. El objetivo es pelear por el Mundial. Tenemos que ser maduros y demostrarlo mucho", expuso.

No quiso mirar más atrás, a todo lo que ha sucedido en las últimas horas. "Nos vamos a equivocar si pensamos en el pasado y no en el futuro. Tengo mi conciencia muy tranquila. Todos tenemos que tener nuestra conciencia muy tranquila y afrontar lo que tenemos. El pasado es el pasado y nos confundiríamos, hablaríamos dos o tres días de la misma situación, y tenemos que ser positivos", apuntó.

"Hay que ser valientes, dar un paso adelante. Tenemos todas las condiciones y hemos venido a competir. No se nos va a olvidar que venimos a jugar un Mundial que no vuelve hasta dentro de cuatro años. La prioridad es centrarnos en lo deportivo y en lo que puede dar de sí el equipo", advirtió el técnico en la rueda de prensa.

"Ya no es una cuestión de entender o no entender (las decisiones tomadas en las últimas horas en la selección), sino de afrontar la realidad. Es el mensaje que quedemos mandar. Mientras menos miremos hacia atrás, mejor", insistió Hierro, que mantuvo ya una charla tanto con los jugadores como los empleados para esta nueva etapa.

"Les he dicho que yo los puedo mirar a los ojos a todo el mundo. He actuado como se tiene que actuar. En ese sentido estoy muy tranquilo y que esto no es una justificación para no pelear por el objetivo que hemos venido, que es pelear por el Mundial, hacer algo importante. Estamos ilusionados y les he transmitido que el foco absoluto debe ser pelear por un Mundial", repasó.

Hierro está seguro de que España puede hacer un gran Mundial: "Si no estuviese convencido no estaría aquí. Los chavales con unos profesionales excelentes, buenas personas, chicos maduros, con una gran responsabilidad, muy buenos deportistas y como tales tienen que afrontar una realidad. En ese sentido no tenemos ningún problema. El día no es fácil para nadie. Saben lo que nos jugamos. Que nadie dude de la implicación y la capacidad de los chavales".

Su idea es clara para el debut ante Portugal: "Lo que no se puede tocar en dos días es lo que lleva dos años de trabajo. Una gran parte del 'staff' sigue con nosotros y hemos estado viendo el tema vídeos del próximo partido. Sabemos que estamos muy cerca y lo tenemos muy claro; tenemos que ser inteligentes y coherentes. Contra Portugal no tenemos mucha capacidad de cambio".

"He estado presente en todos los entrenamientos y a partir de ahí tampoco podemos cambiar en dos días absolutamente nada. Es un grupo fantástico de chavales que han hecho una clasificación fantástica. Les pedimos que sean ellos mismos, que tengan personalidad, que son jugadores de gran categoría y tenemos un reto muy bonito", añadió.

"La clave es continuar con lo mismo, tocar lo mínimo posible, saber y entender que este equipo de trabajo que ha estado anteriormente con Julen a la cabeza llevaba tres meses preparando el partido. Tenemos que competir, tenemos tres partidos para pasar la fase y eso no nos lo va a regalar nadie. Ni Portugal ni Irán ni Marruecos. Ese es el objetivo que tenemos que tener", remarcó.

A Hierro le gustaría que su equipo jugase "bien, con calidad, con juego de posesión, meter dos o tres goles más que el rival..." "Y si encima tengo los artistas que tengo pues encantado de la vida", añadió el seleccionador, que remarcó: "Tenemos una gran oportunidad (...) El mensaje es de confianza, de trabajo, que confíen, porque nosotros confiamos. Vamos a intentarlo con todas nuestras fuerzas".

Hierro, historia de éxito con la selección y de poca experiencia en banquillo

Krasnodar (Rusia), 13 jun (EFE).- Nunca habría imaginado que acabaría siendo el seleccionador de un Mundial, el de Rusia, al que venía como director deportivo con el sueño de repetir el éxito de Sudáfrica. Fernando Hierro es la solución de Luis Rubiales, presidente de la Federación española, al terremoto inesperado.

Hierro escribió su historia como futbolista con la selección española y ahora se dispone a hacerlo como seleccionador. Un puesto en el que jamás pensó cuando a finales de noviembre de 2017 firmaba su regreso a la RFEF, con el objetivo inmediato de repetir en Rusia el éxito de Sudáfrica.

Cuatro Mundiales y dos Eurocopas disputadas. Decimoquinto con más partidos disputados (89), quinto máximo goleador de la historia de la selección pese a jugar en el centro de la defensa o el medio centro (29 tantos). Trece años defendiendo la camiseta y el escudo de la selección. Se retiró de la Roja tras el Mundial de Corea del Sur, con la amargura de quedarse a puertas de un gran éxito por un arbitraje que copó portadas.

La carrera de Hierro, tras sus primeros pasos en su Vélez natal, se inició en la cantera y el salto al primer equipo del Real Valladolid. En 1987 pasaba a jugar en Primera y en enero de 1989 llegaba su primera convocatoria con la selección que por entonces dirigía Luis Suárez. No llegó a debutar en aquel partido ante Irlanda del Norte. Lo hizo el 20 de septiembre de 1989 en un amistoso frente a Polonia. Ya militaba en un Real Madrid en el que hizo historia tras costarle 200 millones de pesetas al club blanco.

Una Liga y una Supercopa, ante el Barcelona, en su primera campaña del Real Madrid, con el que ganaría tres copas de Europa, dos intercontinentales y cinco títulos de Liga más. Central contundente, con visión de juego, gran trato de balón y potencia en el juego aéreo que se transformó en pegada. En la Liga 1991-92 marcó once goles en quince las quince primeras jornadas. Fue una campaña que la cerró como máximo artillero de su equipo, con 21 tantos.

Después de que España no estuviera en la Eurocopa de Suecia'92, el nuevo seleccionador Javier Clemente no contó con él al principio. Regresó para ser el autor de un tanto para el recuerdo. En Sevilla, el 17 de noviembre de 1993, su tanto a Dinamarca clasificaba a España para el Mundial de EEUU'94, en el que jugó cinco encuentros y anotó un gol a Suiza. España cayó en cuartos frente a Italia.

Con la llegada al banquillo blanco de Jorge Valdano en la temporada 94-95, Hierro retrasó su demarcación al centro de la defensa. Para Clemente seguía siendo centrocampista y en la Eurocopa de Inglaterra'96, en la que España cayó ante el anfitrión en cuartos, fue uno de los tres jugadores que más utilizó en todos los partidos, junto a Zubizarreta y Sergi Barjuán.

Llegó a ser aspirante al Balón de Oro en 1997. Un año después conquistaba la séptima ante el Juventus y disputaba el Mundial de Francia. Clemente se despidió entregándole la capitanía, que la mantuvo con su querido José Antonio Camacho. La octava en París y la novena en Glasgow fueron momentos que marcaron su carrera.

En 2003 se marchaba del Real Madrid dejando una huella imborrable, para terminar su carrera entre el Al Rayyan qatarí y el Bolton inglés. Iniciaba un periodo de formación hasta ser nombrado director deportivo de la RFEF en el verano de 2007. Llegó con Luis Aragonés torciendo el rostro a su presencia, capeando como pudo unos meses duros antes de poner a Vicente del Bosque y extender la etapa más gloriosa de la selección española.

En mayo de 2012, antes de la conquista de una Eurocopa que también llevaba su sello, y pese a tener todo el apoyo de los internacionales, Hierro dejaba un puesto que no sería cubierto hasta su regreso. Pasó a ser director general del Málaga y le picó el gusanillo del banquillo, iniciándose en un regreso al Real Madrid como ayudante de Carlo Ancelotti en la temporada 2014/15.

Su única experiencia como primer técnico llegó en el Real Oviedo en Segunda división. Fue una temporada y acabó octavo clasificado, sin poder cumplir los altos retos marcados en la pelea por el ascenso. Decidió volver a un puesto en el que estuvo cómodo, director deportivo, de la mano de Larrea y reafirmado por Luis Rubiales cuando ganó las elecciones antes de viajar a Rusia para un Mundial en el que jamás pudo imaginar que, a sus 50 años, le llegaría el momento de ser seleccionador.

Roberto Morales

Rubiales: "Fernando era la primera opción; hay que remarcar su honestidad"

Krasnodar (Rusia), 13 jun (EFE).- Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), señaló a Fernando Hierro como "la primera opción" para sustituir a Julen Lopetegui en el cargo de seleccionador, y quiso "remarcar su honestidad" y "generosidad".

Desde que el Real Madrid anunció la llegada de Lopetegui y Rubiales decidiese cambiar el seleccionador, el presidente pensó en alguien de la casa que conociese perfectamente a los internacionales como Fernando Hierro.

"Era la primera opción. Lo hemos hablado sobre la marcha, en poco poco tiempo pero tengo que remarcar la honestidad de Fernando. Ha estado defendiendo siempre lo mejor para la selección, acepta con valentía, siendo positivo, dejando atrás lo que ha pasado y centrándose en Portugal. Es el reto que tenemos todos", dijo.

El presidente de la Federación, dio las "gracias" a Hierro por aceptar el cargo en un momento tan complejo, a dos días del estreno en el Mundial. "Es un enorme reto en un momento muy difícil. Ponemos la selección española en sus manos".

Y destacó el buen recibimiento de los internacionales a Hierro. "En las últimas horas dije que queríamos tocar lo menos posible y debía ser una persona que conozca bien al equipo y los jugadores. Lo han aceptado encantados, lo han recibido con los brazos abiertos y nos han transmitido su compromiso de estar con él y ayudarle en todo".

Rubiales no quiso profundizar en temas económicos, ni la cantidad que cobrará Julen Lopetegui por ser destituido, con dos años de un contrato recién renovado, dejando el tema del cese en manos de los abogados de las dos partes. Y dejó entrever que el Real Madrid no tendrá que pagar los dos millones de euros de la cláusula.

"En aras de la transparencia y legalidad hay una confidencialidad de las partes y cuestiones que están en manos de abogados. Cuando todo el tema esté arreglado, lo solucionaremos de la mejor manera posible. Hay cuestiones que trabajamos muy duro por el dinero y otras que están por encima del dinero. Son decisiones dolorosas que no son las más rentables pero encima están los valores de la Federación", manifestó.

Prefirió hablar del presente Rubiales, que desveló una charla emotiva de Fernando Hierro en un momento tan complejo. "No es plato de buen gusto lo que ha sucedido pero estamos actuando con responsabilidad. Hemos hablado con los futbolistas, con todo el staff y todos han cerrado filas con Fernnado, que ha tenido una charla muy emotiva. Sabemos que hay una dificultad añadida, pero es lo que nos hemos encontrado y vamos superarlo. Estoy convencido", sentenció.