El ejercito sirio afirma que seguirá defendiendo el país pese al ataque de EEUU SIRIA CONFLICTO ATAQUE

El ejercito sirio afirma que seguirá defendiendo el país pese al ataque de EEUU

14 de abril de 2018

Damasco/Beirut, 14 abr (EFE).- El Ejército sirio afirmó hoy que "continuará defendiendo Siria y protegiendo a sus ciudadanos", tras el ataque de la pasada madrugada por parte de EEUU, Reino Unido y Francia contra posiciones del régimen de Damasco donde supuestamente se producían y almacenaban armas químicas.

Horas después de los bombardeos, el portavoz de la Comandancia General de las Fuerzas Armadas Sirias, Ali Maihub, afirmó en un discurso televisado que "estas agresiones no van a detener al ejército sirio de continuar aplastando a los grupos terroristas armados".

De acuerdo con la versión ofrecida por Maihub, la defensa antiaérea siria derribó la mayoría de los 110 misiles lanzados en el ataque, que, según el Pentágono tuvo tres objetivos, ubicados cerca de Damasco y en la provincia central de Homs.

El portavoz militar reconoció, no obstante, que no todos los proyectiles fueron interceptados y que algunos impactaron en un centro de investigación en Barze, en el extrarradio damasceno, donde, aseguró, había un laboratorio científico y un centro educativo, que sufrieron daños materiales.

"Otros misiles, que se dirigían a una posición militar cerca de la ciudad de Homs, fueron desviados de su trayectoria y la explosión de uno de ellos causó heridas a tres civiles", dijo Maihub.

El ataque de la pasada madrugada se presentó como una represalia por el supuesto bombardeo con armas químicas de hace una semana en la ciudad de Duma (a las afueras de Damasco y controlada por la oposición), del que Washington y sus aliados han responsabilizado al régimen sirio.

El Pentágono informó de que la ofensiva consistió en tres ataques contra instalaciones utilizadas para la producción y almacenaje de armas químicas en Siria en las proximidades de Damasco y en Homs.

El general rebelde sirio Ahmad Rahal precisó a Efe por teléfono que los bombardeos golpearon la principal base de las fuerzas iraníes en el país árabe, ubicada cerca de la capital siria.

Rahal, dirigente del Ejército Libre Sirio (ELS), que recibe apoyo de EEUU, detalló que el ataque tuvo entre otros blancos "el centro iraní de Zuyaizín, próximo al aeropuerto internacional de Damasco".

El dirigente del ELS, que en su día desertó de las fuerzas armadas sirias, apuntó que otros objetivos fueron algunas bases del grupo chií libanés Hizbulá, que colabora con las tropas gubernamentales sirias.

Subrayó que todos los lugares bombardeados "estaban vacíos porque tanto el régimen como sus aliados los habían evacuado en los últimos días.

El general del ELS indicó que tampoco había ninguna presencia de las tropas rusas en esos sitios.

Rusia e Irán son los dos principales internacionales del Gobierno sirio.

Durante la jornada de hoy, el presidente sirio, Bachar Al Asad, recibió una llamada telefónica de su homólogo iraní, Hasan Rohaní, a quien le comunicó que la agresión occidental contra Siria no debilitará la determinación de su país en la guerra contra el terrorismo.

Según la agencia de noticias oficial siria, SANA, Al Asad explicó a Rohaní los detalles del ataque, que, a su juicio, supone "un reconocimiento de las fuerzas occidentales coloniales de su apoyo al terrorismo", mientras que el mandatario iraní reiteró el respaldo de su país a Siria.

En la calles de Siria, muchos ciudadanos salieron a expresar su apoyo a Al Asad en las áreas bajo dominio gubernamental.

Cientos de manifestantes se concentraron desde temprano en la plaza de los Omeyas en Damasco, enarbolando banderas sirias y cantando lemas a favor de Al Asad, según pudo constatar Efe.

"La agresión de EEUU no nos atemorizará, tengo confianza en que Al Asad liderará Siria hacia un futuro próspero, pase lo que pase", dijo Zeina Hamada, una recepcionista de 23 años que participaba en esta manifestación.

Pese a la gravedad del ataque, la oposición siria y los rebeldes no lo consideran suficiente y exigieron que la ofensiva se amplíe.

El líder de la Coalición Nacional Siria (CNFROS), Abderrahman Mustafa, recordó en un comunicado que "el régimen de Al Asad no solo ha matado a sirios con armas químicas, sino también con armas convencionales de forma más amplia, y que han causado la muerte de centenares de miles de víctimas".

Por su parte, el dirigente de la facción el Ejército de la Victoria, Abdel Muin al Masri, cuyo grupo se integra en el ELS, señaló a Efe que si EEUU y sus aliados "quieren ayudar al pueblo sirio de verdad deberían eliminar a Al Asad, porque estos bombardeos solo sirven para destruir aún más a Siria y su pueblo."