La sangre no llega al río, de momento BOLSA WALL STREET

La sangre no llega al río, de momento

06 de febrero de 2018

Nueva York, 6 feb (EFE).- A pesar de que Wall Street vivió hoy una jornada volátil, nerviosa y, en resumen, marcadamente loca, pudo pasar la página del derrumbe de los dos días anteriores y, de momento, dejar claro que el mercado conserva buena salud.

El avance del 2,33 % que tuvo hoy el Dow Jones de Industriales, el principal indicador del mercado, está todavía lejos de la caída del 4,6 % que tuvo el lunes, pero se aproxima al descenso del 2,54 % del viernes.

Es decir, echando cuentas, todavía falta mucho para que Wall Street se recupere totalmente del sopetón más reciente, pero anda en ello.

Y es que los analistas de Wall Street, que siempre tienen una explicación para todo, piensan que los sofocos del viernes y del lunes son sólo un descanso, que el mercado está tomando aire, y que mientras tanto se ha hecho mucho dinero en la toma de beneficios.

"Creemos que es una interrupción (del mercado en alza) más que de un mercado a la baja", sostiene el fundador de la firma asesora ICON, Craig Callahan.

Pero todavía hay muchas dudas, como las que planteó hoy el gurú del parqué neoyorquino y multimillonario inversor Carl Icahn, quien parece asustado por la cantidad de dinero que está fluyendo en el mercado, y el que se dirige a algunos derivados financieros.

"El mercado es un casino con esteroides", afirmó Icahn, un inversor que hizo muchísimo dinero en la noche de la victoria electoral de Donald Trump, cuando salió de una fiesta para ir a su casa y realizar operaciones apostando al alza, cuando todos pensaban que iba a la baja.

Los temores de una caída comenzaron en febrero por el aumento en el rendimiento de los bonos públicos, lo que podría restar mucho dinero del mercado bursátil para colocarse en el de deuda, más seguro.

"El excesivo y extendido optimismo dejó al mercado bursátil vulnerable a una volatilidad creciente, mientras los rendimientos en los bonos públicos salían de sus niveles bajos", sostiene el estratega de inversiones de la firma Baird, Bruce Bittles.

Ese efecto sigue latente, porque el rendimiento del bono del Tesoro a diez años, de referencia, volvió a subir, pero todavía hay muchos que piensan que los sudores de estos días son pasajeros, y que pronto pasará la tormenta.

Mañana, miércoles, se sabrá si Wall Street consolida su recuperación, o si, en cambio, vuelve a dar otro susto y más razones a los agoreros.