Tokio vive una sesión sangrienta arrastrada por Wall Street BOLSA TOKIO

Tokio vive una sesión sangrienta arrastrada por Wall Street

06 de febrero de 2018

Tokio, 6 feb (EFE).- La Bolsa de Tokio vivió una sesión sangrienta en la que perdió un 4,76 % en su peor cierre desde junio de 2016, dominada por el pánico y la incertidumbre generada por la debacle histórica de Wall Street.

El índice Nikkei cerró con un retroceso de 1.071 puntos, un 4,73 %, hasta situarse en 21.610,24 puntos, mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, bajó 80,33 puntos, un 4,4 %, hasta las 1.743,41 unidades.

El parqué tokiota abrió en rojo pero la caída se fue intensificando a lo largo de la sesión y llegó perder más de 1.500 puntos y un 7,06 %, su peor bajada intradía en 18 años.

Aunque se recuperó un poco al final de la sesión, el Nikkei registró su peor cierre desde junio de 2016, cuando la victoria del "brexit" en el Reino Unido fulminó los mercados internacionales.

Los inversores en Tokio reaccionaron hoy con pánico al desplome del principal índice neoyorquino, el Dow Jones, que este lunes se dejó un 4,6 % y registró la peor bajada en puntos de su historia, al dejarse 1.175 enteros.

El Nikkei acentuó sus pérdidas después de que la divisa japonesa, el yen, experimentara una temida apreciación frente al dólar estadounidense, una tendencia que perjudica a los exportadores japoneses y que terminó de minar el ánimo de los inversores.

El "billete verde" pasó en pocos minutos de intercambiarse en torno a los 109 yenes a situarse en un pico de 108,62 yenes y arrastró al selectivo de referencia nipón más de un 7 % momentáneamente.

Las compañías del motor vivieron una sesión especialmente dura precisamente por la fortaleza de la divisa local que aceleró las ventas de un sector muy expuesto a las exportaciones.

El líder de los fabricantes de vehículos, Toyota Motor, perdió un 2,9 % mientras que su filial Hino Motors, se dejó un 5,7 %.

Entre los pesos pesados del parqué tokiota, el operador de móviles Softbank perdió un 4,9 %, el gigante textil Fast Retailing, dueño de Uniqlo, cayó un 5,5 % y el grupo financiero UFJ Financial Group, se dejó un 3,7 %.

En la primera sección, 2.027 valores retrocedieron, frente a 35 que avanzaron, mientras que 3 terminaron el día sin cambios.

El volumen de negocio ascendió a 5,648 billones de yenes (42.210 millones de euros), frente a los 3,567 billones de yenes (26.053 millones de euros) de la víspera.

Las Bolsas asiáticas caen el 5 % arrastradas por el desplome de Wall Street

Tokio/Pekín, 6 feb (EFE).- La incertidumbre de los inversores, que en algunos momentos de la jornada rayó en el pánico, fue la nota dominante de la sesión en las principales Bolsas asiáticas, que cerraron con pérdidas destacadas, en el entorno del 5 %, arrastradas por el desplome de anoche en Wall Street.

La Bolsa de Tokio, que llegó a perder más de un 7 % durante la sesión, consiguió amortiguar los recortes en los últimos minutos de jornada, aunque su principal índice, el Nikkei, se dejaba al cierre un 4,73 % y se precipitaba hasta los 21.610,24 puntos.

El Nikkei perdía más de 1.000 enteros, algo que no se recordaba desde 2016 con el brexit, y se veía arrastrado por el bajonazo de la víspera en el mercado de Nueva York, que marcaba su peor caída en puntos de la historia, en concreto 1.175 unidades.

El temor a un alza más agresiva de los tipos de interés en Estados Unidos que pueda repercutir en la inflación de la primera economía mundial llevó al Dow Jones a perder un 4,6 %, hasta las 24.345,75 unidades.

A este desplome se sumó igualmente el retroceso del S&P 500, que se dejó un 4,10 %, su peor resultado desde agosto de 2011, mientras que el índice compuesto del mercado Nasdaq bajaba un 3,78 %.

Con estos antecedentes, poco pudieron hacer los mercados asiáticos, que también sufrían la apreciación del yen frente al dólar estadounidense, una temida tendencia que perjudica a los exportadores japoneses y que terminó por minar aún más el ánimo de los inversores.

El cóctel formado por la pésima sesión de Wall Street y la subida de la divisa nipona ofrecía muchos motivos como para que el pesimismo recorriera los mercados asiáticos y alcanzaba también a las Bolsas chinas.

La Bolsa de Shanghái cerraba la sesión con una notable bajada del 3,35 %, equivalente a 116,84 puntos, para concluir en 3.370,65 enteros, en tanto que el otro mercado de valores de la parte continental de China, la Bolsa de Shenzhen, finalizaba la jornada con una fuerte pérdida del 4,23 % (458,64 puntos), hasta las 10.377,61 unidades.

Por su parte, el mercado bursátil de Hong Kong, otro de los principales de la región, cerraba con un desplome del 5,12 % y su índice referencial, el Hang Seng, se dejaba 1.649,80 puntos, hasta situarse en 30.595,42 unidades.

Esta es la mayor caída que experimenta el Hang Seng desde hace dos años y medio, en agosto de 2015, cuando retrocedió un 5,2 % en un solo día.

En Taiwan, el primer índice de su Bolsa, el TAIEX, caía 542,25 enteros en la sesión, un 4,95 por ciento, para situarse en los 10.404,00 puntos, y en apenas dos días se deja casi un 7 % de su valor bursátil.

El Gobierno taiwanés ha pedido serenidad a los inversionistas, aunque, por el momento, no activará el fondo de estabilización de la bolsa.

En Seúl, el indicador Kospi cerraba menos afectado que el resto de las grandes Bolsas asiáticas y se anotaba un retroceso de 38,44 puntos, un 1,54 por ciento, hasta situarse en los 2.453,31 enteros.