La ASEAN y Pekín se comprometen a evitar la fuerza en el mar de China Meridional ASEAN CUMBRE AGENDA

La ASEAN y Pekín se comprometen a evitar la fuerza en el mar de China Meridional

13 de noviembre de 2017

Manila, 13 nov (EFE).- La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y el Gobierno chino se comprometieron hoy a no usar la fuerza militar para resolver las disputas soberanistas en el mar de China Meridional, informó la Presidencia filipina.

Este fue el mensaje que se transmitieron el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, cuyo país preside este año la ASEAN, y el primer ministro chino, Li Keqiang, durante un encuentro en el marco de las cumbres y reuniones del bloque en Manila.

Duterte y Li tuvieron una "discusión franca y sincera" en la que el primero mostró la "preocupación" de algunos países de la ASEAN, sobre todo en relación con la libertad de navegación en la región, explicó el portavoz de la Presidencia filipina, Harry Roque, en una rueda de prensa.

"China aseguró al presidente filipino que no recurrirán al uso de la fuerza militar y no bloquearán la libertad de navegación en el mar de China Meridional", precisó Roque en el centro donde tienen lugar las reuniones de la ASEAN.

Según el borrador de un comunicado conjunto del bloque, la ASEAN comenzará el año que viene a negociar un código de conducta con China para evitar malentendidos que desaten conflictos en el citado mar.

"Es nuestro interés colectivo evitar errores de cálculo que puedan dirigirnos a una escalada de tensiones", se señala en el borrador, según el diario Manila Times.

China reclama la casi totalidad del mar de China Meridional, mientras que varios países de la ASEAN, como Vietnam, Filipinas, Malasia y Brunei, reivindican partes.

Según Roque, el primer ministro chino aseguró que la relación de Pekín con la ASEAN "no podría ser mejor".

Desde que llegó al poder en 2016, Duterte ha buscado una relación más conciliatoria con China, lo que ha remitido la tensión y beneficiado los intereses de Pekín, que ha creado islas artificiales y bases militares en las aguas disputadas.

"El mar de China Meridional es mejor no tocarlo, nadie se puede permitir ir a una guerra", dijo Duterte anoche durante la gala de inauguración de la cumbre en Manila.

Esa área marítima contiene importantes recursos naturales y un tráfico marítimo anual de bienes valorado en 5 billones de dólares (4,5 billones de euros).

El pasado julio, Talisman-Vietnam, una subsidiaria de la compañía española Repsol contratada por las autoridades vietnamitas, se vio obligada a detener unas prospecciones petrolíferas en el mar de China Meridional después de que Pekín amenazara con represalias.

El portavoz de la Presidencia filipina también indicó que, durante la cumbre de la ASEAN, Birmania (Myanmar) señaló que da la bienvenida al envío de ayuda internacional para la minoría musulmana rohinyá, a la que las autoridades birmanas niegan la ciudadanía.

Roque informó de que la líder de facto del Gobierno birmano, Aung San Suu Kyi, dijo en la cumbre que están en el proceso de implementar el informe elaborado por un comité presidido por el ex secretario general de la ONU Kofi Annan para apaciguar el estado de Rakáin, en el oeste de Birmania, escenario del conflicto rohinyá.

Suu Kyi reiteró el compromiso de su país con la repatriación de los más de 600.000 rohinyás y otras minorías que han huido a Bangladesh en los últimos meses por la violencia en Rakáin.

No obstante, el portavoz filipino precisó que no sabe si la declaración final de la ASEAN, que se emitirá antes de la clausura, mencionará la crisis rohinyá, minoría que es, según la ONU, víctima de una "limpieza étnica de manual".

El bloque regional también abordó la amenaza del grupo terrorista Estado Islámico (EI), que junto al local Maute ocupó durante cinco meses partes de la ciudad filipina de Marawi (sur), liberada el 23 de octubre pasado.

"Marawi es la prueba de que el problema del terrorismo trasciende las fronteras internacionales", apostilló Roque.

La ASEAN celebró hoy la cumbre del grupo, formado por Birmania, Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam, así como bilaterales con Estados Unidos, China, Corea del Sur, Japón, entre otros.

Mañana, la ASEAN participará en la cumbre del foro Asia Oriental, que incluye a Australia, EEUU, India y Rusia, entre otros, mientras prosigue con la ronda de bilaterales, en las que también participan la Unión Europea y la ONU.

Duterte dice que Trump ha dado el visto bueno a su "guerra contra las drogas"

Manila, 13 nov (EFE).- El presidente de EEUU, Donald Trump, dio hoy el visto bueno a la polémica "guerra contra las drogas" de su homólogo filipino, Rodrigo Duterte, según la Presidencia filipina, en la primera y esperada reunión entre dos de los líderes más polémicos del Globo.

Duterte, declarado admirador de Trump, aprovechó el encuentro en Manila para presentarle los logros de su iniciativa, que ha causado más de 7.000 muertos, según algunos datos, y ha reducido el crimen en Filipinas casi a la mitad en menos de un año y medio.

El presidente estadounidense respondió a la exposición del filipino "mostrando su aprobación" con "asentimientos y lenguaje corporal", indicó a Efe el portavoz de Duterte, Harry Roque, tras la reunión a puerta cerrada entre ambos líderes.

La reunión bilateral tuvo lugar en el marco de las reuniones de la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), donde participan presidentes y primeros ministros de todo el mundo y que se clausura mañana.

La primera reunión entre Trump y Duterte, conocidos por su carácter explosivo e imprevisible, había generado una gran expectación, ya que varias organizaciones reclamaron al líder estadounidense que recriminara al filipino las violaciones de derechos humanos de la "guerra contra las drogas".

El mandatario estadounidense, que ignoró una pregunta de los periodistas sobre la campaña antidroga, se limitó a declarar que mantiene con su colega filipino "una excelente relación".

También intercambió bromas y risas con su homólogo filipino, reflejo de la buena sintonía entre ambos presidentes, que contrasta con el antagonismo entre Duterte y Barack Obama, el anterior inquilino de la Casa Blanca.

Obama fue calificado de "hijo de puta" por el líder filipino por criticar la "guerra contra las drogas".

Los presidentes de EEUU y Filipinas también señalaron la lucha contra el terrorismo del Estado Islámico (EI) como una prioridad y Duterte agradeció a Trump la asistencia de EEUU en el conflicto contra los yihadistas en la ciudad sureña de Marawi, finalizado recientemente con un balance de más de 1.100 muertos.

Yihadistas filipinos y extranjeros ocuparon parcialmente Marawi entre el 23 de mayo y el 23 de octubre pasados.

Al margen de este encuentro bilateral, el presidente estadounidense mantuvo una reunión a tres con los primeros ministros de Australia, Malcolm Turnbull, y Japón, Shinzo Abe, además del primer ministro de India, Narendra Modi, y representantes del bloque de la ASEAN.

Trump, que cerrará mañana en Filipinas una gira asiática que le ha llevado a Japón, Corea del Sur, China y Vietnam, adelantó hoy algunos detalles sobre los avances alcanzados en materia de comercio.

Específicamente, aseguró que en su viaje ha logrado ventas para EEUU por valor de 300.000 millones de dólares y prometió reducir "muy rápido y de manera muy sustancial" el déficit comercial que la primera economía del mundo sufre con los países de Asia Oriental.

En sus reuniones con líderes de Asia y el Pacífico, Trump también está dando prioridad a la seguridad, en un momento de elevada tensión por las pruebas de misiles de Corea del Norte y sus avances en el programa de armas nucleares.

La cumbre de Manila, que concluirá mañana y a la que se suma el paralelo Foro de Asia Oriental, incluye múltiples reuniones bilaterales y multilaterales entre EEUU, China, Corea del Sur, Japón, India, la Unión Europea (UE), Rusia, Australia, Nueva Zelanda y la ONU.

Se prevé que Trump trate de cerrar filas entre sus socios asiáticos contra el régimen norcoreano de Kim Jong-un en el Foro de Asia Oriental.

Algunos analistas creen que el mandatario estadounidense podría instar a los países de la región, que mantienen fuertes lazos comerciales con China, a secundar sus presiones a Pekín para que aisle aún más a Corea del Norte con el objetivo de forzarlo a abandonar su programa de armas nucleares.