El huracán María acelera la salida de puertorriqueños a Estados Unidos HURACANES ATLÁNTICO

El huracán María acelera la salida de puertorriqueños a Estados Unidos

11 de octubre de 2017

San Juan, 11 oct (EFE).- El huracán María aceleró el proceso migratorio desde Puerto Rico a Estados Unidos, una tendencia que se puede agravar y que comenzó con la crisis en 2006, superando el éxodo de los años cincuenta con consecuencias demográficas y económicas.

"La emigración puertorriqueña a Estados Unidos se va a acelerar y agravar por tiempo indefinido", dijo hoy a Efe Jorge Duany, profesor de Antropología en la Universidad Internacional de la Florida, el estado de EE.UU. adonde se dirige principalmente la "ola" de personas de la isla que dejan atrás la destrucción causada por el huracán.

María, un huracán cuya devastación quedará marcada en la memoria colectiva de los puertorriqueños, ha provocado una salida masiva de personas que buscan en Estados Unidos mejorar unas condiciones de vida gravemente deterioradas por un ciclón que destrozó las infraestructuras eléctricas y de telecomunicaciones.

La ola migratoria consecuencia del huracán agudiza una tendencia ya de por sí preocupante antes del paso del ciclón por la isla, desde donde en 2015 salieron desde Puerto Rico hacia EE.UU. un total de 89.000 personas para una población total que ronda los 3,4 millones.

"Esas cifras no se registraron ni a mediados del siglo XX con la primera gran salida de puertorriqueños destino a Estados Unidos", resaltó el profesor universitario, para quien lo que está pasando consecuencia de María no hace si no agrandar un problema que va camino de condicionar profundamente la economía de la isla.

Duany apuntó que según la información de que dispone solo en los primeros días que siguieron al paso de María por la isla, el pasado 20 de septiembre, cerca de 6.000 puertorriqueños abandonaron este Estado Libre Asociado para desembarcar en Florida.

Los puertorriqueños poseen ciudadanía estadounidense y aunque si viven en la isla no pueden votar por el presidente de Estados Unidos no necesitan ningún tipo de permiso para instalarse en EE.UU. continental al poseer pasaporte del país norteamericano, lo que facilita un éxodo poblacional sin precedentes.

José Luis Ramírez, un abogado de 38 años de San Juan, es uno de los miles de puertorriqueños que compró un billete para Miami "sin fecha de vuelta" asustado por las previsiones que apuntan que en algunas partes de la isla el servicio de luz no se recuperará hasta dentro de 9 meses, un horizonte desalentador que le hizo hacer las maletas.

"No sé cuándo volverá la actividad a mi despacho pero todo está completamente parado", asegura, apesadumbrado, tras indicar que en estas condiciones trabajar es poco menos que imposible y más complicado vivir en día a día, por lo que, de momento, permanecerá en Miami a la espera de que la situación mejore.

"A causa del huracán continuará el proceso de abandono de la isla, pero el descenso de población será mucho más rápido", según Duany, para quien si la situación se mantiene no es descabellado pensar que la población actual pueda reducirse en un 20 o 30 %.

La consecuencia más evidente es la demográfica, con una población que puede situarse por debajo de los 3 millones de habitantes, lo que, evidentemente, repercute de forma directa en la economía local.

"Al irse las personas el consumo se resiente como también lo hace la recaudación de impuestos", subrayó Duany.

Observó que además se va acrecentar el fenómeno de que vivan más puertorriqueños en EEUU que en la propia isla caribeña, ya que en 2016 ya vivían en el país norteamericano 5,4 millones de personas frente a los 3,4 que lo hacían en el Estado Libre Asociado.

En cuanto al destino de esta nueva "ola" de puertorriqueños a EEUU, dijo que ya no tiene, como durante el pasado siglo, como punto de llegada Nueva York y su área de influencia, sino el estado de Florida.

El profesor universitario destacó que, de hecho, se preparan ya para la llegada y que refuerzan sus servicios en escuelas y hospitales ante esta nueva peregrinación intensificada por una degradación de las condiciones de vida en la isla a causa del huracán.

El demógrafo Raúl Figueroa dijo a Efe que las proyecciones apuntaban que en el horizonte de 2020 la población de Puerto Rico descendería a 3,2 millones de personas, pero que el huracán María puede precipitar la salida de personas.

"Hay gente que no pensaba salir a corto plazo pero que ahora se ha visto obligada a hacerlo en busca de trabajo", señaló Figueroa, para quien otro colectivo que se ha visto abocado a salir es el de personas mayores que necesitan asistencia médica que en la isla es difícil de conseguir.

Figueroa apuntó que no es descabellado pensar que el huracán provoque un incremento de la emigración que sitúe a la población por debajo de los 3 millones de personas.

El director de la agencia de emergencias de EE.UU. en P.Rico deja su puesto

San Juan, 11 oct (EFE).- El director de la Agencia federal para el Manejo de Emergencias (Fema, por su sigla en inglés) para Puerto Rico y el Caribe, Alejandro de la Campa, dejará sus funciones como coordinador general de la agencia en Puerto Rico,

Así lo informó hoy a Efe la portavoz de la agencia, Delyris Aquino, quien añadió que será ahora Myke Byrne, quien se haga cargo de los trabajos de coordinación.

Aquino remarcó a Efe que De la Campa seguirá siendo el asesor de Fema del gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, y el director de la agencia en la zona.

En este sentido, Aquino explicó que los puestos de coordinador de Fema suelen tener un carácter temporal.

A su vez, subrayó que Byrne tiene experiencia en la gestión de emergencias y que manejó en el estado de New Jersey (EE.UU.) la ayuda tras el paso del huracán Sandy (2012).

El paso del huracán María ha ocasionado la muerte a 48 personas en Puerto Rico y ha tumbado el sistema eléctrico de la isla.

Aumenta a 48 el número de personas muertas en Puerto Rico tras el paso del huracán María

San Juan, 11 oct (EFE).- El número de fallecidos por hechos relacionados con el paso del huracán María hace 21 días en Puerto Rico ascendió a 48, cuatro de ellos, posiblemente, por leptospirosis, informaron hoy fuentes oficiales.

En declaraciones a los medios, la epidemióloga del Estado, Carmen Deseda dijo que son unas cifras "no lejos de lo usual" y la leptospirosis ocurre en todos los países donde hay inundaciones.

Indicó que ahora mismo es una preocupación debido a que los niveles de agua tras el paso del ciclón, unido a las lluvias continuas, hacen que aumente la acumulación de agua.

Además, señaló que "no hay crisis de salud en estos momentos, pero tenemos que seguir manteniéndonos en esos niveles. No se puede bajar la guardia".

"Siempre hemos estado en estos niveles de leptospirosis, pero después de las lluvias suelen aumentar los casos. No estamos lejos de lo usual", recalcó.

La leptospirosis es una enfermedad bacteriana aguda que afecta tanto a humanos como animales, y se adquiere a través del contacto con agua estancada y suelos contaminados con orina de animales reservorios, como las ratas y otros de las especies canina, porcina y caprina.

La bacteria no se contagia de persona a persona y siempre entra a través de una herida.

Por otro lado, recordó la necesidad de no tomar agua directamente de un manantial y hervir tres minutos el agua antes de beberla.

Por su parte, el secretario de Asuntos Públicos, Ramon Rosario, advirtió que una persona falleció en Villalba (centro), al caerse de un tejado que limpiaba de escombros por el paso del ciclón, y que otras cuatro también murieron, aunque se trata de establecer si se debe a leptospirosis.

De acuerdo con el gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, los síntomas de dicha enfermedad son muy parecidos a los del dengue por lo que se está analizando el origen de estos cuatro fallecimientos.

Para evitar todo este tipo de enfermedades cuyo origen se encuentra en el agua estancada, se prevé distribuir varias hojas con información, que se ofrecerán en las entregas de comidas y aguas que se hacen a diario en distintos puntos de la isla.

Además se entregarán pastillas para potabilizar el agua.

Por último, informó que el principal objetivo en materia sanitaria tras el paso del huracán es prevenir que se cualquier problema se convierta en epidemia.