El Gobierno italiano ultima un decreto para aplicar la liquidación de dos bancos ITALIA BANCA

El Gobierno italiano ultima un decreto para aplicar la liquidación de dos bancos

24 de junio de 2017

Roma, 24 jun (EFE).- El Gobierno italiano ultimó hoy el decreto que aplicará el procedimiento de liquidación de Banca Popolare di Vicenza y Veneto Banca, después de que el viernes las autoridades europeas decidieran que se deberá hacer según normas italianas.

Durante todo el día de hoy se estuvo a la espera de que el Ejecutivo de Palo Gentiloni anunciara la convocatoria del correspondiente consejo de ministros que debería aprobar el decreto de aplicación de la liquidación, pero el Gobierno se abstuvo de comunicarla.

El ministro de Economía y Finanzas, Pier Carlo Padoan, se reunió esta tarde con el primer ministro Gentiloni en Palazzo Chigi, sede del Gobierno, según informaron medios locales, puesto que fuentes oficiales no revelaron ningún detalle de cómo avanzaba el trámite.

Finalmente, la reunión del consejo de ministros se celebrará probablemente el domingo, para cumplir con la indicación que el propio ministerio de Padoan hizo el viernes acerca de que el decreto de aplicación se aprobaría durante el fin de semana, antes de la apertura el lunes de los mercados financieros.

Durante la jornada, sin embargo, la noticia de la liquidación de los dos bancos vénetos suscitó reacciones en contra.

Representantes de partidos políticos y asociaciones de consumidores comenzaron a criticar el procedimiento de liquidación de los bancos a la espera de conocer el decreto gubernamental para la aplicación de la medida.

Stefano Fassina, diputado de Futuro a Sinistra (FS) y ex miembro del gubernamental Partido Demócrata (PD) calificó el procedimiento de "enorme regalo" al banco Intesa Sanpaolo y "daño a los contribuyentes".

La Asociación por los Derechos de los Usuarios y Consumidores (ADUC) emitió por su parte un comunicado en el que también consideró que las dos entidades serán "regaladas" a Intesa Sanpaolo "por un euro".

"Pierde el Gobierno, el BCE (con una credibilidad que ahora es igual a cero) y los contribuyentes, que otra vez tendrán que hurgar en su bolsillo para salvar lo salvable", dijo el portavoz de la opositora Forza Italia (FI) Renato Brunetta en la red social Facebook.

El viernes la Junta Única de Resolución europea (JUR) concluyó que Banca Popolare di Vicenza y Veneto Banca no cumplían con las condiciones para ponerlas en resolución bajo el marco europeo, y determinó que estas entidades deberán liquidarse siguiendo las normas italianas.

Hoy la Comisión Europea (CE) dijo que depende del Gobierno italiano decidir sobre el futuro de los dos bancos, que deberán liquidarse por orden de las autoridades europeas pero podrían recibir ayudas públicas del Estado italiano.

El ministerio italiano de Economía y Finanzas había emitido el viernes por la noche un comunicado en el que indicaba que el Gobierno se reuniría "en el fin de semana" para "adoptar las medidas necesarias y garantizar la plena operatividad bancaria, con la protección de todos los titulares de cuentas, depositantes y obligacionistas sénior".

La reunión del consejo de ministros, que medios de comunicación locales indicaron tendría que haber comenzado hacia el final de la mañana, fue retrasada luego varias horas, pero ya a primera hora de la noche se conoció que la cita se celebrará finalmente el domingo.

El banco Intesa Sanpaolo anunció esta semana su disposición a comprar "ciertos activos y pasivos" de Banca Popolare di Vicenza (BpVi) y de Veneto Banca, a la espera del rescate, por una suma simbólica de un euro y sin recurrir a una ampliación de capital.

El consejo de administración de la entidad determinó "de manera unánime la disponibilidad para comprar ciertos activos y pasivos y ciertos vínculos jurídicos de BpVi y de Veneto Banca", según un comunicado de la sociedad.

Aunque Intesa Sanpaolo señaló que la operación de compra deberá producirse con "determinadas condiciones".

La CE dice que depende de Italia decidir el futuro de Veneto Banca y BpVi

Bruselas, 24 jun (EFE).- La Comisión Europea (CE) dijo hoy que depende del Gobierno italiano decidir sobre el futuro de Veneto Banca y Banca Popolare di Vicenza, que deberán liquidarse por orden de las autoridades europeas pero podrían recibir ayudas públicas del Estado italiano.

"Como prevén las normas de la Unión Europea, ahora depende de las autoridades italianas determinar el camino a seguir para los dos bancos en línea con las normas de insolvencia italianas", dijo el Ejecutivo comunitario en una declaración.

La Junta Única de Resolución europea (JUR) ordenó este viernes liquidar ambas entidades después de que el Banco Central Europeo (BCE) declarase que son inviables o están en camino de serlo, pero decidió que no se cumplen las condiciones para aplicar una resolución europea y por tanto tendrán que ser liquidadas conforme a las normas italianas.

Esto permite a Italia evitar las estrictas normas de resolución europea, que exigen aplicar quitas a accionistas y acreedores como se vio en el caso del Banco Popular español, y abre la puerta para que Roma pueda inyectar dinero público en las entidades, cuya liquidación deberá respetar solo las normas de ayudas de Estado comunitarias.

La Comisión Europea y el Gobierno italiano mantienen ya discusiones "constructivas" sobre las propuestas remitidas por Roma para conceder ayudas públicas y el Ejecutivo comunitario asegura que "se están haciendo buenos progresos para encontrar una solución muy pronto".

Las normas europeas de ayudas de Estado a la banca permiten inyectar dinero público si se cumplen ciertos requisitos, entre ellos que se aplique un "reparto de la carga" que obliga a accionistas y tenedores de deuda subordinada a asumir parte de las pérdidas pero que es menos estricto que el "rescate interno" previsto en las resoluciones.

"Tenedores de deuda sénior y depositantes no tienen que contribuir", recuerda la Comisión Europea, que insiste en que "estos últimos están totalmente protegidos en línea con las reglas de la UE", que fijan que los depósitos por debajo de 100.000 euros deben estar garantizados en cualquier circunstancia.

Este viernes el BCE determinó que Veneto Banca y Banca Popolare di Vicenza "eran inviables o tenían probabilidad de serlo dado que los dos bancos han incumplido repetidamente los requisitos de capital regulatorio", informó este organismo.

La institución financiera de Fráncfort afirmó que dio a ambos bancos tiempo para presentar planes de capital pero estos fueron incapaces de ofrecer "soluciones creíbles" de cara al futuro.

El BCE informó después de la situación a la JUR, que concluyó que las entidades no cumplían con las condiciones para ponerlas en resolución bajo el marco europeo, y determinó que éstas deberán liquidarse siguiendo las normas italianas.

En concreto, la JUR ha considerado que no se cumple la condición de que la resolución europea de estos bancos sea necesaria para salvaguardar el "interés público".

"Ninguno de estos bancos proporciona funciones críticas, y no se espera que su quiebra tenga un impacto adverso importante sobre la estabilidad financiera", afirmó en un comunicado el organismo presidido por Elke Köning.