Suben a 35 las niñas muertas tras incendio en centro de menores de Guatemala GUATEMALA MENORES

Suben a 35 las niñas muertas tras incendio en centro de menores de Guatemala

09 de marzo de 2017

Guatemala, 9 mar (EFE).- El número de jóvenes muertas en Guatemala tras el incendio ocurrido en un centro de menores aumentó hoy a 35, mientras que 19 permanecen ingresadas por el fuego que surgió cuando protestaban por supuestos abusos sexuales y físicos.

Doce de las víctimas perdieron la vida en las últimas horas y las que siguen internadas presentan quemaduras de hasta cuarto grado, por lo que la mayoría de ellas, de entre 12 y 17 años, está en estado grave y el riesgo de mortalidad es alta.

Según las primeras pesquisas, el fuego fue originado por las mismas jóvenes en unos colchones del Hogar Virgen de la Asunción, una casa hogar administrada por el Estado y con un hacinamiento que ya había motivado múltiples denuncias.

Un joven del centro, Daniel, contó a la prensa que las chicas estaban encerradas bajo llave en un aula al momento del suceso y denunció que las autoridades tardaron mucho en reaccionar.

La casa hogar de menores, ubicada en el municipio capitalino de San José Pinula, ha estado envuelta en polémica desde el año pasado.

Al menos 47 jóvenes se fugaron entonces, lo que llevó a la Secretaría de la Presidencia encargada de la guardia y custodia a destituir en su momento al director.

En el centro, hay internados 748 menores de ambos sexos, aunque tiene capacidad para 400.

Entre ellos, además de huérfanos o víctimas de violencia, también hay algunos acusados de pertenecer a pandillas o de delitos criminales, denunciaron los familiares.

Ante lo ocurrido, el Gobierno destituyó al director, decretó tres días de luto y reconoció que la tragedia se pudo haber evitado, pero responsabilizó de ello a las autoridades judiciales por no autorizar el traslado de los menores más problemáticos a otros centros.

El presidente Jimmy Morales pide que la muerte de 35 niñas no sea una estadística

Guatemala, 9 mar (EFE).- El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, se comprometió hoy, con "el corazón destrozado", a hacer todo lo posible para que la tragedia que cobró la vida de 35 niñas en un centro de menores estatal no se vuelva a repetir y pidió al Estado reacción para que las muertes no sean una estadística.

Con un minuto de silencio previo, Morales dio inicio a la primera conferencia de prensa después del incendio registrado el miércoles, envió sus condolencias a las víctimas y a sus familias por una "terrible tragedia" y dijo que "no es justo que estas muertes sean un estadística más", sino que deben hacerlos "reaccionar".

Al menos 35 niñas han fallecido, 13 de ellas en las últimas horas, y 19 están ingresadas en dos hospitales con quemaduras de hasta cuarto grado, tras el incendio registrado el miércoles en el Hogar Virgen de la Asunción cuando protestaban por abusos sexuales y físicos, de acuerdo a las primeras versiones del suceso.

En la conferencia, en la que hubo tensión con los periodistas porque no se dejó preguntar libremente, sino que se seleccionaron dos comunicadores al azar, Morales no confirmó ni desmintió la destitución del titular de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia y solo se limitó a pedir tiempo para tomar las decisiones acertadas.

Acompañado por miembros del organismo Ejecutivo, Legislativo y Judicial, el mandatario relató una y otra vez cómo la niñez y la adolescencia son un colectivo vulnerado desde hace años, un problema que se arrastra desde décadas al que este Gobierno, dijo, ha empezado a hacer frente.

El presidente garantizó transparencia y colaboración con las pesquisas y admitió que la problemática que sufren los infantes no es solo un tema de administración, sino también "la falta de una institución como la familia".

"¿Qué podemos hacer?. Mucho. Desde protestar, hasta proponer y actuar", ejemplificó, y dijo que el Gobierno está aquí "aceptando la responsabilidad" para tratar de luchar contra "una problemática de largo alcance".

Unos 1.500 menores están a cargo del Gobierno en diferentes centros y el 90 % de ellos, según datos oficiales, tiene familia que se podrían hacer cargo de ellos pero que no lo hacen, lo que obliga al Estado a atenderlos.

La falta de respuestas del mandatario indignó a ciudadanos que se acercaron a la puerta del Palacio Nacional de la Cultura, donde se celebró la conferencia, para pedir a grito pelado su dimisión ante una tragedia que conmovió al pueblo y a la comunidad internacional.

"Queremos Justicia, no queremos luto", "Este cuerpo es mío, no se quema, no se viola, no se mata", "El pueblo presente, no tiene presidente" y "Fuera ya" fueron algunos de los clamores de la ciudadanía, agolpada con la bandera de Guatemala ondeando a media asta por los tres días de luto nacional decretados.

Guatemala culpa al Estado de la muerte de 35 niñas y pide la renuncia de Morales

Guatemala, 9 mar (EFE).- Unas 500 personas se concentraron hoy en Guatemala para culpar al Estado de la muerte de 35 niñas en un centro de menores estatal en el que supuestamente sufrían abusos, y pidieron por ello la renuncia del presidente del país, Jimmy Morales.

Bajo el lema "Fue El Estado", se agolparon a las puertas de la Casa Presidencial, donde reside el presidente, y gritaban a una sola voz y con velas en mano "Fuera del poder", "¿Dónde está el presidente? Matando niñas" o "Queremos Justicia".

Micrófono en mano, una mujer aseguró que no sorprenden a la población los hechos ocurridos el miércoles en el Hogar Virgen de la Asunción, cuando un incendio supuestamente causado por las propias internas para denunciar situaciones de violencia dejó 35 niñas fallecidas y unas 19 en estado grave.

"Nos están diciendo que las mujeres y las niñas somos desechos. Que se nos puede matar y se nos puede quemar", proclamó, y añadió que la situación vivida en el centro, donde supuestamente había agresiones físicas, psicológicas y sexuales a los menores, ya había sido denunciada, pero aún así no se había hecho nada.

"Ni una más", gritó la multitud, que poco a poco iba sumando en número. Otra concentración, de centenares de personas, se reunió frente al Palacio Nacional de la Constitución, donde sobre el suelo escribieron los nombres de las víctimas, con la intención de que no sean olvidadas.

"Somos los gritos de las que ya no tienen voz", dijo una joven a Efe casi susurrando, pues el silencio era sepulcral, solo interrumpido por las oraciones cantadas de un grupo de escolares y los lloros y las risas de los más pequeños.

Con mensajes en el suelo como "Que no las olviden", "Equidad, igualdad, libertad y respeto" o "Yo no tengo presidente", la gente se acercaba a encender velas que iluminaban los nombres escritos simulando las lápidas, rodeadas de flores y peluches.

"Fue el Estado en la Guerra Interna...Fue el Estado en el Hogar Seguro", coronaba una pancarta con la que se hacía referencia al albergue de menores y que estaba cercada por imágenes de niñas con lágrimas de sangre.

Esta previsto que el presidente, junto con otras autoridades, comparezca ante la prensa para dar explicaciones sobre este hecho que aún está rodeado de polémica.