ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • EEUU LITERATURA

    Laura Esquivel quiere que el mundo esté interconectado, no solo las bolsas

    09 de noviembre de 2018

    Miami, 9 nov (EFEUSA).- La escritora y diputada mexicana Laura Esquivel anunció hoy en Miami que Netflix se propone hacer una serie televisiva de la trilogía que comenzó con "Como agua para chocolate" y opinó que el mundo iría mejor si pensáramos que está interconectado todo, no solo las bolsas de valores.

    Esquivel se encuentra en Miami para participar en la Feria internacional del libro, donde presentará "El diario de Tita" y "Mi negro pasado", que dan continuidad a su libro más popular, "Como agua para chocolate" (1989), traducido a más de 30 idiomas.

    Antes de que Netflix haga la serie, para lo que, según dijo en una rueda de prensa en el Instituto Cultural de México no hay fecha de inicio todavía, llegará el musical en Broadway y el Royal Ballet de Londres estrenará una coreografía de "Como agua para chocolate".

    La escritora habló en la rueda de prensa de variados asuntos como la caravana de inmigrantes centroamericanos que atraviesa México camino de Estados Unidos, el récord de obesidad infantil en su país, la discriminación racial y el feminismo.

    A lo largo del encuentro, en el que estuvo acompañada del cónsul general de México, Horacio Saavedra, y representantes de la Feria del Libro de Miami, defendió con entusiasmo la necesidad de ver el mundo como un todo (cosmovisión) como lo hacían los nativos americanos "antes de la llegada de los españoles", y salir del "camino equivocado" en el que la Humanidad se ha metido.

    "Todo está interconectado, no solo los seres humanos entre sí, lo que "afecta a una persona afecta a millones" y la solución a unos problemas, que ya son "globales", debe buscarse colectivamente, sostuvo Esquivel.

    Habló así para señalar que el "modelo neoliberal", para ella equiparable a la "ley de la selva", solo entiende que "las bolsas están interconectadas" y solo da la bienvenida dentro de sus fronteras al dinero y no a las personas que buscan "una vida digna".

    "Me encantaría que hicieran esas políticas para los seres humanos", dijo sin mencionar al Gobierno estadounidense.

    Haciendo un paralelismo con la historia de "Como agua para chocolate", en la que la hermana pequeña, Tita, por una tradición familiar debía dedicar su vida a cuidar a su madre, señaló que hoy en día no es tanto una madre castradora la que "oprime", sino un "modelo" que determina aspectos tan importantes como "si vas a tener que emigrar o no" o "si pasarás o no de la secundaria".

    Esquivel opinó también que "no se puede hablar de desarrollo y democracia cuando hay millones de personas que se mueren de hambre".

    Diputada desde 2015 por el izquierdista Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Esquivel dijo que declinó la propuesta de ser directora de la Subsecretaría de Diversidad Cultural de su país en el futuro gobierno de Andrés Manuel López Obrador, porque implica una "carga administrativa muy grande".

    "De ninguna manera eso significa que me estoy separando de un proyecto en el que llevo muchos años participando. Confío mucho en esta propuesta (de López Obrador)", señaló.

    Poco amiga de etiquetas y separaciones, Esquivel dijo que para ella ser feminista significa buscar el equilibro conjuntamente con los hombres, no por separado, y destacó la importancia de los pequeños cambios, de las "revoluciones íntimas" que una persona puede hacer con su vida, pues afectarán a todos.

    Sobre los altos índices de obesidad en México, sobre todo entre los niños, dijo que se debe a que la vida está "enfocada a la producción" y por eso no hay tiempo de preparar comidas caseras en un país con una gastronomía que es Patrimonio de la Humanidad.

    También en esto hay que salir del "camino equivocado", dijo Esquivel, quien defendió que en lugar de comprar productos orgánicos "carísimos", una persona puede producir sus propias frutas y verduras en "cualquier rinconcito".

    Sobre los dos libros que presentará en la Feria de Miami, en la que será quien inaugure este domingo el programa en español, dijo que el hilo que engarza la trilogía es "la luz".

    El primer volumen estaba ambientado en la Revolución mexicana, aunque en el último capítulo Esquivel "brincó" veinte años, y ahora los lectores van a conocer qué pasó en ese tiempo y un secreto de familia que se hace evidente con el nacimiento de un niño de raza negra, según explicó en el encuentro con la prensa.

    A su juicio, los afrodescendientes siguen siendo ignorados y discriminados en México, tanto que la Constitución no les reconoce derechos. Desde su puesto de diputada trató de cambiar las cosas con una propuesta para incluirlos, pero no fue aprobada, dijo con pesar.