ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • EEUU SEGURIDAD

    Trump promete mano dura en el ciberespacio para disuadir a Rusia y China

    20 de septiembre de 2018

    Washington, 20 sep (EFEUSA).- El presidente, Donald Trump, anunció hoy una nueva estrategia para el ciberespacio que promete aumentar las acciones "ofensivas" de Washington en ese ámbito, con el fin de disuadir a países como Rusia, China, Irán y Corea del Norte de atacar la infraestructura estadounidense.

    Además de publicar una versión desclasificada de la estrategia, la Casa Blanca confirmó que Trump ha derogado la política que regía las operaciones secretas estadounidenses en el ciberespacio bajo el mandato de Barack Obama (2009-2017), lo que podría dar al Pentágono más flexibilidad para lanzar ciberataques.

    "Mi Gobierno usará todos medios disponibles para mantener a Estados Unidos a salvo de las amenazas cibernéticas", dijo Trump en un comunicado.

    "Estados Unidos construyó Internet y lo compartió con el mundo. Ahora, haremos nuestra parte para asegurar y preservar el ciberespacio para las generaciones futuras", agregó.

    Trump ya ha "autorizado operaciones cibernéticas ofensivas" para disuadir futuros ataques, según precisó su asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, en una rueda de prensa.

    "Vamos a hacer muchas cosas en el terreno ofensivo, y nuestros adversarios tienen que saberlo. Es importante entender que ya no estamos solamente en modo de defensa, como hemos estado mayoritariamente durante un buen tiempo", subrayó el funcionario.

    Según Bolton, Trump derogó hace "varias semanas" la llamada "directiva presidencial 20", un documento confidencial firmado por Obama y que se hizo público en 2013, cuando el exanalista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) Edward Snowden desveló 1,7 millones de archivos sobre los programas de espionaje del país.

    Esa normativa obligaba al Pentágono y las agencias de inteligencia a obtener el visto bueno de otros departamentos del Gobierno antes de lanzar ataques cibernéticos, con el fin de evitar que esas operaciones perjudicaran a algún esfuerzo diplomático o misión confidencial estadounidense.

    Las nuevas reglas confidenciales de Trump, que de acuerdo al diario The Wall Street Journal llevan el nombre de "resolución presidencial de seguridad nacional 13", buscan dar más flexibilidad al Pentágono para lanzar ciberataques sin tener que pasar antes por ese complejo proceso.

    "Nuestras manos ya no están atadas como lo estaban en la Administración de Obama", aseguró Bolton.

    A partir de ahora, cada agencia del Gobierno podrá diseñar sus propias acciones ante las posibles amenazas en el ciberespacio, con el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca -encabezado por Bolton- como coordinador.

    La versión desclasificada de la estrategia, de 40 páginas, no detalla las tácticas ofensivas que planea el país, pero sí reconoce que Washington está "inmerso en una continua competición contra adversarios estratégicos, Estados rebeldes y redes terroristas y criminales".

    "Rusia, China, Irán y Corea del Norte usan el ciberespacio como medio para desafiar a Estados Unidos, sus aliados y socios, a menudo con una temeridad que nunca considerarían en otros ámbitos", indica el documento.

    "Estos adversarios usan herramientas cibernéticas para socavar nuestra economía y democracia, robar nuestra propiedad intelectual y sembrar la discordia en nuestros procesos democráticos", agrega.

    El Gobierno ha prometido tomar medidas si vuelve a detectar una injerencia electoral como la que se produjo en 2016, cuando se robaron miles de correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata (DNC, por su sigla en inglés) y de la campaña presidencial de su candidata, Hillary Clinton.

    "Somos vulnerables a ataques propios de tiempos de paz contra infraestructuras críticas, y está creciendo el riesgo de que estos países (los cuatro identificados) desplieguen ciberataques contra Estados Unidos durante una crisis que no llegue a ser una guerra", señala la estrategia.

    La Casa Blanca considera que sus medidas "disuasorias" tendrán más impacto si están respaldadas por aliados de EE.UU., por lo que planea "lanzar una Iniciativa Internacional de 'Ciberdisuasión", "una coalición" que "coordinará y apoyará" la respuesta de cada país miembro ante "incidentes malignos", apunta el texto.