ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • PUERTO RICO VIOLENCIA SEXUAL

    Activistas derechos humanos P.Rico promueven reportar las agresiones sexuales

    10 de agosto de 2018

    San Juan, 10 ago (EFEUSA).- Solo una mínima parte de las agresiones sexuales en Puerto Rico son denunciadas, motivo por el que activistas de los derechos humanos impulsan que las víctimas reporten estas agresiones.

    El porcentaje de agresiones reportadas a las autoridades solo alcanzaría el 2 % de las cometidas, cifra habitual en otros países, según se desprende de informes sobre violencia y salud recopilados por la Organización Mundial de la Salud.

    "Es un número bastante común. Han habido actualizaciones en los números, pero es una estadística bastante recurrente", dijo a Efe la directora del Centro Ayuda a Víctimas de Violación (CAVV) del Departamento de Salud, María Rebecca Ward.

    Según las estadísticas recogidas en la dirección en internet de la Policía de Puerto Rico, el año pasado se reportaron 1.385 querellas de delitos sexuales de las cuales 1.079 fueron cometidas contra mujeres y 324 a hombres.

    Esa cifra, de acuerdo con expertos en el tema, está muy por debajo de las agresiones reales debido a varios factores como el trauma que sufre la persona al tener que acudir a las autoridades a denunciarlo, la ineficacia del sistema o la amenaza del agresor a la víctima ante la denuncia.

    "El hecho de que no se reporten las agresiones sexuales ha sido un tema y un reto de gran preocupación para los centros de ayuda y la comunidad en general, porque estos crímenes son de gran violencia y los agresores son criminales que tienden a repetir sus actos", dijo a Efe la psicóloga Mercedes Rodríguez.

    Igualmente, la mayoría de los agresores son personas conocidas o familiares que por su diferencia en edad abusan de su posición ante la víctima.

    No obstante, para la psicóloga clínica y presidenta de la Junta de Directores de la organización Coordinadora Paz para la Mujer, Irisbeth Rodríguez Quiñones, la agresión que sufrió hace 15 años en su propia oficina hace 15 años no fue cometida por un conocido.

    Según relató a Efe, mientras atendía a una paciente con síntomas de depresión, el agresor "escaló" su oficina, la amenazó con una pistola y consumó la violación.

    "Es el peor atropello que alguien pueda recibir de otra persona. Te quita el proceso del yo personal y la dignidad, desde el plano espiritual y físico", destacó.

    Y a pesar de que Rodríguez Quiñones acudió a las autoridades para someter una querella y llevó su caso a los tribunales, nunca se detuvo al agresor, marcando este hecho de impunidad apático a las agencias correspondientes.

    "Después que uno se pone en posición de riesgo, el sistema no responde. La víctima, a su vez, siente un miedo atroz a que el ofensor tome represalias contra uno", detalló Rodríguez Quiñones.

    "La gente que se atreve a buscar ayuda está más fortalecida, porque no se siente sola y porque te pueden acompañar", aseguró.

    Y ante la apatía de las autoridades de actuar con mayor determinación, Rodríguez Quiñones sostuvo que el Gobierno debe hacer "cambios radicales", como el que las instituciones sirvan bien a las víctimas y ofrecer capacitación continua a los policías que atienden de primera mano una llamada de una víctima y a los fiscales, jueces y funcionarios del Departamento de Justicia.

    "Es una situación en la que no quisiera estar", señaló a Efe la coordinadora de la División de Investigaciones de Delitos Sexuales y Maltrato de Menores de la Policía, teniente Mary Bell Maldonado.

    "Nosotros trabajamos con las situaciones que recibimos y lo investigamos para poder tener evidencia", agregó la oficial, quien aclaró que una agresión sexual que sufrió un adulto cuando pequeño, ya no prescribe, según estipula el Código Penal local.

    Finalmente, la designada directora de la Oficina de la Procuradora de la Mujer (OMP), Lersy Boria, dijo a Efe que se ha reunido con organizaciones y empresas que trabajan específicamente con el tema de agresión sexual para servir de apoyo y poner a su disposición recursos para ayudar a las víctimas.

    "La educación promueve mayor sensibilidad en futuras generaciones respecto a temas como la autoestima, relaciones de pareja, igualdad de género y la salud femenina, todos necesarios para el desarrollo integral de la mujer en la sociedad", enfatizó.