ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • MÉXICO SOCIEDAD

    Luis Gallardo: el capitalismo necesita humanizarse

    17 de julio de 2018

    México, 17 jul (EFE).- El capitalismo necesita humanizarse y aprovechar todo lo positivo que conlleva para facilitar que la gente sea más feliz, asegura Luis Gallardo, fundador del Festival Mundial de la Felicidad, del movimiento bé (ser) y "Happytalism".

    Con motivo de la presentación en México de la nueva iniciativa de bé, las Ágoras Virtuales, Gallardo explicó que el propósito es llegar a comunidades estratégicas que ya son conscientes de que el capitalismo necesita un alma, humanizarse.

    "Hay más de dos millones de organizaciones en el mundo haciendo labores sociales de todo tipo, ayuda a refugiados, desarrollo sostenible, trabajo social y psicológico. Hay que crear un movimiento unido para cambiar el status quo", afirma.

    Con la organización de festivales, ágoras físicas y virtuales y todo tipo de eventos, Gallardo promueve un cambio de conciencia para resolver los conflictos que faciliten lograr una mayor felicidad y bienestar en el mundo.

    "Hemos desarrollado herramientas y técnicas para crear entornos en escuelas, lugares de trabajo y estructuras políticas que nos hagan más felices", afirma Gallardo, quien defiende un cambio mundial "porque la felicidad y el bienestar afectan a todos y la diplomacia no funciona sin un cambio de paradigma".

    Luis Gallardo dejó el mundo corporativo tras dos décadas para regresar a sus raíces, la sociología y las ciencias políticas y la resolución de conflictos por la vía de eventos como el Festival Mundial de la Felicidad que se celebro el año pasado en Miami.

    Las Ágoras Virtuales son una parte de las iniciativas presentadas hoy en México, así como el programa sobre Paz y Felicidad en la Universidad para la Paz de Naciones Unidas, UPEACE, que se celebrará en Costa Rica.

    Gallardo asegura que no desea resaltar lo negativo del sistema capitalista sino crear un polo positivo dentro de lo actual: un sistema perverso que exige un crecimiento constante.

    "Quizás pueda haber un sistema alterno al capitalismo que no conocemos. Ahora estamos creando una alternativa con experiencias piloto en todo el mundo y puede que nazca un nuevo sistema de todo ello. De momento estamos levantando la mano y preguntando", agregó.

    Uno de los temas más candentes del momento es la migración "porque afecta a todos, al migrante y al país de acogida y crea una tensión y un conflicto que no se resuelve con el enfoque actual. Para unos es una invasión, para la otra parte es simplemente una cuestión de supervivencia", agregó.

    Gallardo aboga por una solución diplomática dialogada "en la que las dos partes tengan voz, una estrategia integrada beneficiosa para ambos en la que participen los países desertificados o en guerra y los países a los que huyen los migrantes".

    "Tenemos que cambiar el sistema en el que tener es más importante que ser. Y la realidad demuestra de manera consistente que el que más tiene no es más feliz. Si no tienes nada y te dan un poco eres más feliz que el que tiene mucho. El secreto es que dar un poco al que no tiene nada no suponga quitárselo a otro", señala.

    En su agenda de cambio la prioridad número uno se centra en el desarrollo personal y, en concreto, en la educación: "Valorar -sostiene- la cooperación y las habilidades socio emocionales frente a la competencia".

    Sigue la salud y muy especialmente la salud mental: "por cada dólar que inviertes recuperas cuatro. Es una inversión de gran retorno porque aumenta la calidad de vida, la productividad y reduce los cuidados médicos a largo plazo".

    La tecnología es otro de sus caballos de batalla: "Estamos abrumados por ella. Tiene muchos beneficios y muchos perjuicios. Permite la globalización pero aumenta el aislamiento personal, la adición y el acoso".

    Destaca, también, el deterioro del medio ambiente y el cambio climático: "Tenemos que enseñar al ser humano a ser parte de la naturaleza y la economía circular es un buen comienzo".

    Bé ya ha celebrado Congresos Mundiales de la Felicidad en Miami y San Miguel de Allende (México) y creado un movimiento en Dublín, Barcelona, Yakarta, Bután, Calcuta, Londres, Medellín, Sidney y diez ciudades en México.