ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • EEUU ABORTO

    Demandan al estado de Texas por sus leyes discriminatorias hacia el aborto

    14 de junio de 2018

    Austin (TX), 14 jun (EFEUSA).- Una coalición de organizaciones en defensa de los derechos humanos presentó hoy una demanda contra el gobierno de Texas impugnando varias normas estatales que restringen el acceso al aborto y que, según su acusación, afectan particularmente a las personas de bajos ingresos.

    Algunas de las leyes demandadas son: la prohibición de efectuar abortos después de las 16 primeras semanas de embarazo y con la obligatoriedad de que se efectúe en un entorno clínico, la espera de 24 horas después de la consulta inicial para recibir el tratamiento, el consentimiento obligatorio de los padres para los menores y los límites estatales para el financiamiento de abortos.

    Estas normas datan, en su mayoría, de 1999, por lo que instan a los legisladores a renovarlas tomando como referencia un fallo del Tribunal Supremo federal que en el año 2013 bloqueó una ley texana que creaba barreras adicionales al aborto.

    El Supremo dictaminó, en su momento, que los estados tienen el derecho de regular los abortos, pero no pueden "imponer una carga excesiva a su acceso".

    Por tanto, los defensores reclaman que el actual sistema legislativo señala negativamente a las mujeres que deciden abortar y genera barreras burocráticas que dificultan el proceso, sobre todo a las comunidades más vulnerables como los inmigrantes.

    La demanda, presentada en una corte de Austin (Texas) y liderada por la organización Whole Woman's Health Alliance, continua su argumentario criticando la dificultad de los centros abortivos para obtener la licencia necesaria para desarrollar su actividad.

    "Aprovechamos el nuevo estándar -surgido tras el fallo del Supremo en 2013- y usarlo para analizar históricamente todas las leyes que han estado en los libros durante algún tiempo pero que no pueden soportar ahora", corroboró la fundadora Whole Woman's Health, Amy Hagstrom Miller.

    La activista insiste en que aquella decisión fue fundamental para su trabajo, puesto que "nunca antes se había tenido una victoria así".

    A nivel nacional, el debate revivió tras los planes de la Administración del presidente Donald Trump y varios estados conservadores que pretenden recortar los fondos e implementar nuevas medidas restrictivas en el aborto.

    En este sentido, la gobernadora de Iowa, Kim Reynolds, promulgó en mayo una ley que prohíbe casi todos los abortos en ese estado, siempre que se detecte un latido del corazón del feto.

    Previamente, el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, dejó clara su opinión al respecto en un discurso del pasado febrero, en el que dijo: "Si todos hacemos todo lo que está en nuestras manos, podemos restituir, otra vez y en nuestro tiempo, la santidad de la vida en la ley estadounidense".