ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • EEUU RUSIA

    Fiscal de la trama rusa apunta a Trump en el segundo año de su investigación

    17 de mayo de 2018

    Washington, 17 may (EFEUSA).- El fiscal especial Robert Mueller busca interrogar al presidente, Donald Trump, en el segundo año de su investigación sobre los supuestos lazos entre Rusia y su campaña para las elecciones de 2016, unas pesquisas que ya han desembocado en la imputación de 19 personas.

    Hoy se cumplió un año de la designación de Mueller como fiscal especial, una figura reservada para aquellos casos en donde existe un conflicto de interés y es necesaria una especial independencia.

    "Felicidades Estados Unidos, ya estamos en el segundo año de la mayor caza de brujas de la historia estadounidense... y todavía no hay conspiración ni obstrucción", dijo hoy en Twitter Trump, que desde el principio ha tratado de desacreditar la investigación y la considera parte de una estrategia de la oposición demócrata.

    Uno de sus abogados, el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, anunció hoy que tratará de "desechar" la investigación en base a la idea de que el FBI infiltró en la campaña a un informante confidencial, una denuncia que Trump ha hecho en el pasado pero de la que no existen pruebas.

    "Vamos a estudiar si podemos desafiar la legitimidad de la investigación al completo", afirmó hoy Giuliani en el programa matutino "Fox & Friends".

    Mientras trata de boicotear la investigación, Giuliani está negociando con el fiscal especial los parámetros de un interrogatorio a Trump que, probablemente, estaría centrado en dos temas: si hubo coordinación con Rusia y si el presidente trató de obstruir la investigación.

    Los abogados de Trump quieren que parte de la entrevista con Mueller sea por escrito para evitar que el mandatario cometa algún error en sus respuestas debido a su carácter explosivo.

    Según medios locales, Mueller quiere preguntar a Trump sobre su interacción con Michael Flynn, que fue su asesor de Seguridad Nacional durante solo 24 días, y James Comey, que lideraba la investigación sobre la trama rusa como director del FBI y cuyo despido provocó la designación de un fiscal especial.

    Mueller quiere averiguar si Trump despidió a Comey en un intento por impedir que prosperara la investigación rusa.

    Por su parte, Flynn despierta interés en el fiscal especial por las conversaciones que mantuvo en diciembre de 2016, antes de que Trump llegar a la Casa Blanca, con el entonces embajador ruso en EE.UU., Serguéi Kisyliak, unos contactos que supuestamente conocían importantes miembros de la campaña.

    Flynn es una de las cinco personas relacionadas con Trump a las que Mueller ha obligado a firmar una declaración de culpabilidad.

    Los otros son George Papadopoulos, que trabajó para Trump durante las elecciones; un hombre identificado como Richard Pinedo y acusado de fraude; el abogado holandés Alex Van Der Zwaan, que está cumpliendo una sentencia de un mes de cárcel; y el que fuera "número dos" de la campaña de Trump, Rick Gates.

    Gates podría testificar en el juicio contra Paul Manafort, quien dirigió la campaña de Trump entre junio y agosto de 2016 y podría llegar a pasar el resto de su vida en prisión debido a la gravedad de cargos de los que se le acusa, desde lavado de dinero hasta conspiración contra Estados Unidos.

    El inicio del primer juicio contra Manafort, en una corte de Virginia, está previsto para el 10 de julio.

    Mueller también ha presentado cargos contra 13 ciudadanos rusos y tres entidades de Rusia, entre las que se incluye la empresa Internet Research Agency que recolectó datos de ciudadanos con el objetivo de lanzar "una guerra informativa" en Internet y dividir a la sociedad estadounidense.

    Hasta ahora, Mueller ha interrogado a más de medio centenar de personas, entre los que se encuentra el fiscal general, Jeff Sessions.

    Además, la Casa Blanca ha entregado a Mueller 20.000 páginas de documentos, mientras que la campaña de Trump ha hecho lo propio con 1,4 millones de documentos.

    Según datos del Departamento de Justicia, entre mayo y septiembre de 2017, el Gobierno de Estados Unidos se gastó 7 millones de dólares en investigar la supuesta injerencia rusa, de los que 3,2 millones fueron a parar a Mueller, que puede pedir el dinero que quiera para completar su investigación.

    Aún se desconoce cuándo Mueller divulgará los resultados de sus pesquisas, aunque el Departamento de Justicia tiene la tradición de no hacer anuncios cerca de elecciones y para noviembre hay unos comicios para renovar parte del Congreso.