ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • EEUU INMIGRACIÓN

    Nuevo alcalde de Santa Fé asegura que la ciudad seguirá siendo "santuario"

    13 de marzo de 2018

    Tucson (AZ), 13 mar (EFEUSA).- El nuevo alcalde de Santa Fe, Alan Webber, aseguró que esta ciudad seguirá siendo un "santuario" para todos sus residentes y continuará aplicando las políticas que los protegen, algo que complació a los defensores de los derechos de los inmigrantes en Nuevo Mexico.

    Su declaración de intenciones no se hizo esperar y en su discurso de inauguración, Webber dijo que la ciudad seguirá "cuidando de los suyos" a pesar de las políticas y retórica proveniente de la Casa Blanca.

    "A Santa Fe no le importa de qué raza eres, de qué país vienes o con quién has decidido compartir tu vida y tu amor, todos son bienvenidos aquí y cuidaremos los unos de los otros", dijo Webber en su discurso tras ganar las elecciones la pasada semana.

    Sus palabras fueron recibidas con alegría por parte de activistas proinmigrantes como Marcela Díaz, directora de la organización Somos Un Pueblo Unido, con base en Santa Fe.

    "Durante su candidatura, Webber se había comprometido a mantener el estatus de ciudad 'santuario', algo que protege y reconoce las contribuciones de nuestra comunidad", dijo hoy Díaz a Efe.

    La activista indicó que Santa Fe fue una de las ciudades pioneras del país en esta materia al aprobar las primeras medidas para proteger a los inmigrantes en 1999.

    El año pasado se ratificaron estas provisiones y se agregaron otras que amplían esta protección, incluyendo una prohibición para que la ciudad no comparta información sobre sus residentes con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

    La activista indicó que este tipo de cooperación con la ciudad está permitiendo que se lleve a cabo un trabajo en conjunto para poder informar a los inmigrantes sobre sus derechos.

    Grupos alertan que propuesta migratoria apoyada por Trump ataca valores EEUU

    Washington, 13 mar (EFEUSA).- Varios grupos pro derechos civiles alertaron hoy de que la propuesta migratoria impulsada por el legislador republicano Bob Goodlatte y que cuenta con el apoyo del presidente, Donald Trump, "ataca a los valores estadounidenses" al poner fin al sistema de reunificación familiar.

    "El proyecto de Goodlatte iría en contra de nuestros valores al degradar el valor de las familias unificadas, ya que eliminaría la capacidad de los ciudadanos inmigrantes de patrocinar los visados a sus padres, hijos adultos y hermanos", criticó hoy en una conferencia telefónica Clarissa Martinez, vicepresidenta de UnidosUS, organización que aboga por los derechos de los latinos.

    La iniciativa busca acabar con lo que los defensores de restringir la inmigración legal a EEUU han bautizado como "migración en cadena", es decir, un sistema que permite a ciudadanos estadounidenses y a los que tienen permisos de residencia ("green cards") facilitar la entrada al país de sus familiares.

    "Los inmigrantes deben ser tratados con respeto: acogemos con agrado el debate nacional sobre inmigración, pero no podemos respaldar ninguna propuesta que rompa a las familias y criminalice los trabajadores indocumentados", apuntó, por su parte, Galen Carey, vicepresidente de la Asociación Nacional de Evangélicos.

    Los activistas aumentaron en los últimos días la presión sobre esta propuesta porque cumple con los "cuatro pilares" fijados en enero por Trump y temen que reciba el apoyo necesario del Congreso para ser aprobada.

    Además de acabar con el sistema de reunificación familiar, la medida aborda el futuro de los 690.000 jóvenes que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños, conocidos como "soñadores", y que se beneficiaron del plan DACA, promulgado en 2012 por el entonces presidente Barack Obama y suspendido el septiembre pasado por Trump.

    En concreto, propone que los "soñadores" puedan acceder a un permiso migratorio que les permita residir legalmente en EEUU sin ser deportados durante 3 años y con la posibilidad de renovar esa autorización indefinidamente, una propuesta parecida a lo que ya hacía DACA.

    Para Andrea Senteno, abogada del Fondo Mexicano Americano para la Defensa Legal y Educación (MALDEF), esta cláusula representa una "trampa" para estos jóvenes indocumentados, que dijo deben tener una protección "permanente" y optar a una vía de acceso a la ciudadanía.

    "La gran mayoría de estadounidenses -8 de cada 10- quieren que los 'soñadores' se queden en el país; son un sector de la población muy querido y popular", sentenció la letrada.

    El proyecto destina también 30.000 millones de dólares para la construcción del muro con México y, además, recoge la eliminación de la llamada "lotería de visados", que beneficia anualmente a ciudadanos de países con un bajo índice de inmigrantes a Estados Unidos.

    Con la propuesta, los niveles de inmigración a Estados Unidos se verían reducidos en un 25 % en total, según un resumen de la propuesta entregado a la prensa.