ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • EEUU LATINOAMÉRICA

    Economistas dicen que elecciones son decisivas para recuperación de Brasil

    12 de noviembre de 2017

    Miami, 12 nov (EFEUSA).- Los economistas jefes de los dos mayores bancos privados de Brasil coincidieron hoy en que la consolidación de la recuperación de Brasil depende del resultado de las elecciones de 2018, pues para crecer de manera sostenida es necesario mantener el rumbo actual de la política económica y avanzar en las reformas.

    En unas declaraciones a Efe en Miami, Mario Mesquita, economista jefe de Itaú Unibanco, se mostró hoy "moderadamente optimista" acerca de las perspectivas de la economía brasileña, mientras que Fernando Honorato Barbosa, director y economista jefe del Departamento de Investigaciones y Estudios Económicos de Bradesco, dijo ser "constructivo".

    Ambos hablaron así, por separado, después de participar en una presentación especial sobre las perspectivas económicas de Brasil para 2018 en la víspera de la apertura oficial de la Asamblea General de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban).

    Para el representante de Itáu Unibanco, el "número dos" de los bancos privados en Brasil, el "peor escenario" posible es que el ganador de las elecciones de octubre de 2018 acometa un cambio de políticas económicas que suponga "una vuelta al populismo".

    Mesquita consideró que las políticas populistas de los gobiernos anteriores al actual de Michael Temer contribuyeron "muchísimo" a que Brasil experimentara una grave recesión en lugar de la desaceleración que se preveía.

    No obstante, reconoció no saber si el pueblo brasileño es consciente de ello, de ahí la incertidumbre que a su juicio existe por el resultado de las elecciones.

    Un punto que va a jugar mucho a favor de los candidatos que apoyen mantener la política económica es la "sorpresa positiva" de la bajada del desempleo, que, según dijo, a fines de 2018 puede haberse reducido al 11,5 o 11 % de la población activa.

    El representante de Bradesco, el banco privado más grande de Brasil, dijo que dado que los brasileños acudirán a las urnas notando una mejora en su situación, las propuestas de los candidatos en materia de economía no se van a alejar mucho de la política actual, que "está funcionando y seguirá dando aún más resultados".

    "No obstante, hoy en día es muy difícil decir quién va a ganar", reconoció Barbosa.

    Si ganase el Partido de los Trabajadores (PT), el de los expresidentes Luiz Inacio Lula da Silva y Dilma Rousseff, que estuvo envuelto en grandes escándalos de corrupción, la "gran cuestión" para Barbosa es qué "PT es el que estaría en el poder".

    También es importante para que Brasil llegue a crecer de manera sostenida que se siga avanzando con las reformas, especialmente la del sistema de pensiones, esencial para mejorar las cuentas públicas.

    "Si no somos capaces de resolver esto, no quedaremos en buena situación: o tendremos inflación alta o unos impuestos elevados", agrego el economista de Bradesco.

    Su colega de Itaú Unibanco señaló que la reforma del sistema de pensiones es tan "impopular como necesaria" y que lo ideal es aprobarla lo antes posible, pues la población activa de Brasil va a dejar de crecer en unos 15 años y entre tanto el numero de pensionistas va a seguir aumentando.

    Actualmente, dijo, el sistema de pensiones arroja un déficit promedio anual por pensionista de 8.500 reales (unos 2.600 dólares) que deben salir de las arcas del Estado.

    En el sector público es donde el problema es mayor pues el déficit es de 72.500 reales (unos 22.000 dólares) por pensionista.

    A juicio de Mesquita, es necesario imponer unos tiempos mínimos para la jubilación (actualmente no hay plazos) y acabar con los privilegios de los funcionarios públicos en materia de pensiones.

    Las reglas deben ser las mismas para todos los trabajadores, señaló Mesquita, quien considera igual de importante abrir la economía de Brasil, que, a su juicio, esta cerrada en lo comercial debido a intereses de los sectores industriales y agrícolas.

    "En una economía cerrada la productividad crece más lentamente y la transferencias tecnológicas también", indicó.

    Barbosa afirmó por su parte que Brasil necesita crecer en bases sostenibles, al 3 o 3,5 % , algo que "no es imposible" y es vital para la sustentabilidad fiscal.

    En 2018 la economía de Brasil crecerá un 2,8 % y en 2019 puede lograrse el 3,5 %, según Barbosa.

    Mesquita apuntó a un crecimiento del 3 %, con una inflación del orden del 3,3 % y una tasa de interés que bajará en febrero a 6,5 %.

    La 51 Asamblea General de la Federación Latinoamérica de Bancos (Felaban) se celebrará el lunes y el martes en un hotel de Miami, con la participación de más de 2.000 directivos de 54 países.