ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • FÚTBOL MÉXICO

    Jaime Lozano acepta que el Querétaro no está para lujos y debe ganar

    11 de octubre de 2017

    Querétaro (México), 11 oct (EFE).- En entrenador del Querétaro del fútbol mexicano, Jaime Lozano, aceptó hoy que su equipo no puede darse lujos en el torneo Apertura 2017 y está obligado a ganar a partir del próximo viernes cuando visite al Puebla.

    "Lo que hagamos o dejemos que hacer, debemos ganar partidos y lo vamos a intentar a toda costa el viernes", dijo el estratega.

    El Querétaro de Lozano ocupa el decimocuarto lugar de la tabla de posiciones del Apertura con dos victorias, cuatro empates, cinco derrotas y 10 puntos y en su próximo enfrentamiento tendrá delante a un Puebla herido, ocupante del penúltimo lugar de la clasificación.

    "Anímicamente estarán mejor con el nuevo entrenador, Enrique Meza, aunque no los veía mal antes. Meza posee experiencia y el grupo estará renovado de ilusiones", dijo Lozano, quien insistió en concentrarse en sus jugadores y buscar tres puntos.

    El estratega reconoció que la presión será de los dos cuadros porque llevan tiempo sin ganar y reiteró la decisión del equipo de asumir los seis encuentros restantes del campeonato como si fueran finales.

    Según Lozano, Querétaro trabajó bien en el descanso en la liga por la fecha FIFA y está en condiciones de buscar una racha positiva a partir del siguiente encuentro.

    Ante la posibilidad de ser despedido por los malos resultados, el entrenador recordó ser un hombre de fútbol, consciente de que si no hay resultados, el técnico se debe ir.

    "No me quita el sueño es, estoy aquí por gusto, por ilusión y porque estoy preparado; para mi fracasar es renunciar cuando los muchachos me siguen. Si veo al grupo trabajar en una forma contraria a mi idea, me voy, pero eso no estoy ni cerca de ver que los muchachos hayan dejado de confiar", expresó.

    Lozano levantó la mano como líder del Querétaro y dijo que en su amplia experiencia como jugador y en el tiempo de entrenador comprobó que un equipo deja de luchar cuando el técnico renuncia a sus creencias.

    "Donde esté quiero ser campeón, estoy en Gallos por convicción", concluyó.