ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • Salud

    Ojo con los suplementos vitamínicos en abundancia

    13 de abril de 2012

    ..- Millones de personas ingieren dos más suplementos vitamínicos diariamente. Muchos consideran que las vitaminas son la manera de combatir la deficiencia nutricional producto de una dieta insuficiente o inadecuada. Las investigaciones realizadas por el Centro Nacional de Estadísticas de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC), revelan que más del cincuenta por ciento de los estadounidenses ingiere un suplemento vitamínico diario. Aunque las vitaminas pueden tener sus beneficios, muchos profesionales de la salud afirman que la mejor manera de obtener las vitaminas necesarias es en los alimentos que consumimos. Existe la idea de que tomar cierta cantidad puede ser beneficioso, eso equivale a que tomar más duplicará o triplicará los beneficios. Lo que muchos ignoran es que las vitaminas—aunque se forman de manera natural en los alimentos—pueden acarrear efectos colaterales como cualquier otro medicamento. Incluso en dosis moderadas, las vitaminas también tienen algunos efectos colaterales.
    Vitamina A: Tomar altas dosis de suplementos antioxidantes como la vitamina A puede perjudicar en vez de beneficiar. Algunas investigaciones aseguran que la ingestión de grandes dosis de suplementos con vitamina pueden empeorar los trastornos hepáticos y aumentar el riesgo de osteoporosis y fracturas de la cadera.
    Complejos vitamínicos B: los complejos B o grupos de varias vitaminas B unificados en cápsula son algunas de las vitaminas más populares. La deficiencia de vitamina B puede provocar falta de energía y sensación de estrés y ansiedad, y contribuir a trastornos del sueño. No hay número mágico en términos de miligramos de vitamina B. sin embargo, tomar demasiada puede provocar problemas estomacales, inflamación, e incluso acné asociado con la B-12.
    Vitamina C: la población recurre enormemente a la vitamina C para fortalecer el sistema inmunitario y fomentar la buena salud. Se ha reportado que la vitamina C es muy soluble en agua, por lo que su toxicidad es bien rara, pero entre sus efectos colaterales están las las náuseas y una posible descalcificación dental.
    Vitamina D: el año pasado, se seleccionó a la vitamina D como el suplemento maravilloso. Tomar vitamina D3, “la vitamina del Sol” puede contribuir a la regulación del estado de ánimo, a mejorar el sueño y a regular el ritmo circadiano entre otros beneficios. Pero si se ingiere en demasiada cantidad puede provocar debilitamiento de los huesos e hipercalcemia (exceso de calcio en el torrente sanguíneo), cálculos renales.
    Calcio: el calcio y la vitamina D trabajan conjuntamente en la formación de huesos sólidos. Pero demasiada cantidad puede llevar a cantidades excesivas de calcio en la sangre, así como otros efectos colaterales como molestias estomacales. Además provoca cambios mentales y de estados de ánimo, dolores de cabeza y mucha sed.
    Vitamina E: la toxicidad de esta vitamina incluye trastornos gástricos, debilidad capilar y propensión a hemorragias y debilidad muscular. Es necesario consultar con el médico antes de comenzar un régimen de suplementos, para determinar la dosificación adecuada, y cuáles vitaminas pudieran ser beneficiosas o perjudiciales. CL