ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • Salud

    Para evitar el cáncer de seno, saque el teléfono celular de su sostén

    13 de abril de 2012

    ..- Para muchas mujeres jóvenes de hoy, el meterse los teléfonos celulares en el sostén se ha convertido en una manera conveniente y moderna de tener fácil acceso a estos dispositivos esenciales de comunicación. Se puede correr, conducir, ir de compras o sentarse en las salas de cine a oscuras, respondiendo rápidamente a las vibraciones y cosquilleo en el pecho. La mayoría de nosotros, no tiene idea de que los teléfonos celulares son pequeños radios microondas de dos vías, y que no deben ser mantenidos en contacto directo con el cuerpo.

    La forma en la que algunas personas están utilizando sus teléfonos, podría aumentar su riesgo de desarrollar cáncer de seno y otras enfermedades. La radiación del teléfono celular de microondas penetra directamente en el tejido blando graso del seno. Y esto no es bueno.

    Uno de los casos es Donna Jayne, una joven activa y madre de tres niños del sur de California. Durante más de seis años, esta vegetariana y corredora, llevó a sus hijos a todas partes con su teléfono celular escondido en su sostén deportivo. Ella utilizó un auricular de manos libres y estaba en el teléfono de cuatro a cinco horas al día. Con frecuencia, el pecho o el oído se le enrojecían, pero no le prestó mucha atención. Esta primavera, ella desarrolló un tumor maligno exactamente en el lado donde su teléfono se había mantenido en su pecho. Nadie en su familia ha tenido cáncer de seno. ¿Podría ser todo esto una coincidencia? Por supuesto. Sin embargo, su médico y los de otras cuatro mujeres menores de cuarenta años con historias similares, están profundamente preocupados porque los teléfonos celulares pueden causar cáncer en las mujeres que los guardamos en el pecho.

    Muchos de los cuatro mil millones de teléfonos celulares en el mundo, pertenecen a jóvenes adolescentes y niños más pequeños cuyos cerebros están en pleno desarrollo, lo que facilita el que absorban la radiación del teléfono al hablar durante muchas horas todos los días.
    ¿Y qué de todas esas mujeres que mantienen los teléfonos celulares en sus sostenes? Piénselo de esta manera: nuestros cuerpos son verdaderamente eléctricos. Impulsos eléctricos nos permiten pensar y que nuestros músculos se muevan. Pero los impulsos estables y de baja carga eléctrica que nos mantienen con vida, pueden ser interrumpidos por las señales de radio microondas que alimentan a teléfonos celulares. Sin embargo, la célula de radiación de microondas de los teléfonos móviles está en constante flujo de ida y vuelta a las torres, esto puede causar cáncer y otras enfermedades, a consecuencia del aumento en la producción de dañinos radicales libres en el torrente sanguíneo, y el debilitamiento de las paredes de las células humanas y su sistema de defensa.

    Estudios experimentales muestran que la radiación del teléfono celular acelera el crecimiento de las células cancerígenas en seno. Es hora de usar auriculares, y sacar los teléfonos de sus bolsillos y sujetadores. Es mucho mejor prevenir que lamentarse años más tarde. Texto: Devra Davis, PhD MPH, Fideicomiso de Salud Ambiental Presidente y Fundador.