ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • Conferencia Anual “Construyendo Futuros"

    El flagelo de la violencia doméstica

    07 de noviembre de 2016

    Por Verónica Meza

    Alianza News

     

    Podemos afirmar que una mujer sufre de violencia doméstica cuando una persona trata de controlar y de ejercer poder sobre su pareja en una relación sentimental. Hay diferentes tipos de abuso, el físico, el emocional, el sexual y el financiero. En la mayoría de los casos los victimarios son hombres y las víctimas, mujeres. Aunque hay muchos casos, en que el hombre también sufre de violencia doméstica causada por una mujer, pero no se habla abiertamente por el temor a la burla o al rechazo social. 

    Las relaciones humanas pueden ser complicadas, y siempre existirá un desacuerdo entre las parejas, los familiares u otras relaciones cercanas. Sin embargo, es importante detectar cuándo un problema común está cruzando la línea  del respeto y la dignidad humana. Si se empieza a observar que existen diferencias repetidamente, y se empieza a tener miedo de la pareja, se puede hablar de un indicio de violencia doméstica. Hay varios aspectos que son señales de alarma en una relación, por ejemplo, tener miedo de la pareja, los cambios de humor inciertos, la pareja pierde el control de los nervios fácilmente, golpea a la pareja o a sus hijos, la insulta, controla el acceso al carro, al teléfono, la comida, el Internet y el dinero. Controla la vida en general, el trabajo y las amistades. Además, puede llegar al extremo de obligar a la persona a tener relaciones sexuales y amenazarla con deportarla, haciendo uso del estatus de residencia. 

    Desgraciadamente, no es necesario estar casada o vivir en pareja para estar expuesta a la violencia doméstica. También existe en noviazgos de adolescentes y jóvenes. Este tipo de violencia y control también se puede manifestar de manera física, psicológica y sexualmente. En muchos casos, la violencia en los noviazgos puede escalar tanto que los jóvenes cambian su comportamiento, forma de vestir, pierden el contacto con amigos y familiares para evitar el enojo de su pareja.  El abusador sabe utilizar el lenguaje para menospreciar a la pareja. A la vez, de que no respeta en absoluto los hábitos y las costumbres. Este tipo de conducta de abuso se puede convertir en un círculo vicioso, en dónde la víctima espera de que haya una mejoría de su agresor, pero ese cambio de conducta nunca llega. 

    De acuerdo a estadísticas de la Línea de Ayuda Nacional para la Violencia Doméstica, en Estados Unidos, 24 personas, por minuto, son víctimas de violación, violencia física o asalto por sus parejas. Esto suma más de 12 millones de mujeres y hombres en el curso de un año. Cerca de tres entre cada diez mujeres (29%),  y uno entre cada 10 hombres (10%) han experimentado abuso, y violencia física. Las mujeres entre las edades de 18 a 24 años (77%), de 25 a 34 años (76%), y de 35 a 49 años (81%) han experimentado altos grados de violencia íntima. Lo cual suma casi la mitad de las mujeres y hombres en los Estados Unidos que han vivido un tipo de agresión física o psicológica por su compañero de vida. Y lamentablemente, más víctimas del sexo femenino han sido victimizadas por el mismo ofensor continuamente.       

    ¿Pero qué hacer antes y durante un ataque de violencia doméstica?

    θ    Si sabe que está en riesgo, trate de escapar, abandone su casa y llévese a sus hijos, a cualquier hora del día o de la noche. Vaya a la casa de un amigo o un familiar, o a un refugio de mujeres que protegen en contra de la violencia en el hogar.
    θ    Defiéndase y protéjase. Después, saque fotos de sus lesiones, si es el caso.
    θ    Pida ayuda, grite, si es necesario. No tiene que sentir vergüenza de lo ocurrido por ser la víctima y no el agresor.

    θ    Aléjese del baño, la cocina y lugares donde haya armas domésticas.
    θ    Practique su escape. Sepa por dónde salir en caso de violencia doméstica
    θ    Tenga listo un bolso con cosas para llevar y escóndalo en un lugar clave.
    θ    Identifique a vecinos a quienes les pueda contar sobre su problema de violencia y pídales que llamen a la policía si oyen señales de violencia que parten de su casa. 
    θ    Tenga una palabra clave para usar con sus hijos, amigos y familiares, y dígales que llamen a la policía cuando diga esa palabra. 
    θ    Sepa dónde ir, si tiene que abandonar su casa.
    θ    Pero sobre todo, confíe en sus instintos para sobrevivir. 

    Realizar un plan de escape para no seguir siendo abusada sería lo primordial para proteger la seguridad personal y la de sus hijos. Pero tristemente, muchas mujeres viven con el temor de pedir ayuda porque creen que su agresor se va a dar cuenta o porque están inmersas en un ambiente de abuso físico, psicológico o verbal, y piensan que su problema no tiene solución y salida. Por eso es importante hablar y no tener miedo. La ayuda y el remedio, a tiempo, existe. Lo más valioso es cuidar de su vida y su dignidad como ser humano, y salvaguardar la seguridad de sus hijos. 

     En 1994, El Congreso de los Estados Unidos, pasó la ley VAWA que por sus siglas en inglés quiere decir, Violence Against Women Act, y en español, Ley Acerca de la Violencia en Contra de la Mujer. VAWA tiene la finalidad de proteger a víctimas de abuso que no son ciudadanas de los Estados Unidos. Esta ley permite que ciertas víctimas de abuso puedan obtener su estatus legal, sin tener que depender del abusador. Si usted piensa que califica para pedir ayuda a través de esta ley, es importante que se asesore con un buen abogado o una organización reconocida que ofrece asesoramiento a la comunidad. 

     Durante octubre, se celebra el mes en contra de la violencia doméstica. Con motivo de apoyar las relaciones saludables durante el noviazgo y reconocer los talentos de los jóvenes y sus familias, en la comunidad latina, se realizará la 4ta. Conferencia Anual, “Construyendo Futuros”.  Esta conferencia contará con profesionales que hablarán acerca de la violencia doméstica y la violencia en el noviazgo. También habrá bailes, talleres de arte para niños menores de 12 años, y se dará desayuno y almuerzo para todos los participantes de una manera gratuita. 

    El evento se realizará el sábado 15 de octubre en Guadalupe Hall de la Universidad de Santa Clara: 455 El Camino Real. Santa Clara, CA. La hora es de 8:00 a.m. a 5:00 p.m.

    También, si necesita ayuda, comuníquese a la Línea Nacional de Violencia Doméstica, al teléfono: 1-800-799-7233. Si quiere pedir asistencia legal y buscar un hogar en caso de violencia doméstica, puede llamar al: 1-866-879-6636.  Para pedir ayuda, en caso de violencia en el noviazgo, comuníquese a la Línea de Apoyo Nacional para el Abuso de Adolescentes. El amor es respeto al: 1-866-331-9474.

    La vida no la tenemos comprada y se puede esfumar en un arrebato de violencia física. No cubra el problema, hable y denuncie la violencia doméstica. Es un delito que no debe de callar.