ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • Ser Diferente - Editorial

    THE RISE

    08 de septiembre de 2016

    Roberto B Hernández

    Alianza News

     

    Traducir la emoción, ideas e ideales en letras tal vez no sea el trabajo mas fácil de comunicar; pero en mi caso tratare de comunicar a cada paso, a cada “click” de la pluma y cada parpadeo de mis ojos lo que mi realidad representa y que no solo me hace sentir bendecido sino muy afortunado de una oportunidad más en la vida ¡escribir! Más aun después de casi haber dado por terminada esta parte de mí y de mis sueños.  

    Finalmente estoy frente a este momento tan esperado y ansiando con la emoción de una primera vez:  El llevar mis historias y con ellas tratar de llevar una esperanza, una luz, un alivio a los tiempos tan turbulentos y llenos de la mayor agresividad que haya visto en contra de mi gente. Esa mi gente inmigrante que hemos venido a este país con la maleta llena de esperanzas y sueños de un futuro próspero que nos permita realizarnos y alcanzar nuestros sueños, que por desgracia nunca pudimos realizar en nuestros países de origen.

    Como en el pasado, tal vez muchos de ustedes no estarán de acuerdo con algunas de mis ideas, mi estilo de vida o mi visión en la vida, pero eso no indica que seamos enemigos. Hoy por el contrario creo y estoy convencido que es hora de dejar esas frivolidades a un lado e iniciar una comunicación plena, honesta y limpia de actitudes que nos dañan y retrasan nuestro futuro y nos limitan: de alcanzar nuestros propósitos en este país que se hace llamar Estados Unidos de América.

    Creo firmemente que el poco respeto y la poca influencia que nos reconoce el sistema en este país es en parte de los egos mal fundados y la poca o casi nula comunicación que existe entre nosotros los latinos inmigrantes. Cuando nos despojemos de falsas promesas, de pensar individualmente y hacer los  problemas parte de otros, entonces entenderemos la idea de comunidad y con ella el bien común para todos los que hemos venimos a este país con la idea de trabajar para un futuro exitoso, y tomar los problemas como parte de nuestra solución de la realidad en que decidimos vivir y no la que nos quieren vender.  Entonces dejaremos de ser el flanco del odio y el rencor de hombres que se hacen llamar líderes, pero que están llenos de prejuicios y poder mal fundado y que nos quieren hacer pagar por los crímenes que nunca hemos cometido.

    El llamado no es solo para los mexicanos que como yo dejamos nuestra tierra para buscar el éxito en nuestras vidas, y como muchos otros hermanos y hermanas latinos estamos aquí para lograr ese tan ansiado sueño de una vida segura y próspera que solo alcanzaremos hasta que nos veamos del mismo color en nuestra piel, que finalmente hagamos paz interna y reconozcamos que aquí no hay mexicanos, peruanos, argentinos o salvadoreños, sino simplemente inmigrantes que nos hemos acogido baja la denominación de latinos pero no de hermanos que luchamos bajo la misma bandera y en contra de un enemigo común. Cuando entendamos que nuestras nacionalidades nos separan y nos convierten  en extraños, y sigamos viendo diferencia entre homosexuales y heterosexuales, y sigamos pensando que los hombres son superiores a las mujeres, que el blanco es mejor que el negro; seguiremos sufriendo ataques  de ignorantes y  siendo la servilleta donde todos los políticos se limpian para justificar sus políticas llenas de racismo y discriminación en contra de un comunidad soñadora, trabajadora pero sobre todo humana y con el corazón a flor de piel como lo es la comunidad inmigrante.