ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • OLIMPISMO COI ACNO

    La renuncia al COI del kuwaití Al-Sabah deja en el aire su elección en la ACNO

    22 de noviembre de 2018

    Madrid, 22 nov (EFE).- La renuncia del kuwaití Ahmad Al-Fahad Al-Sabah a sus cargos en el COI, mientras se resuelven sus problemas con la justicia, deja en el aire su reelección como presidente de la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales (ACNO), que se daba por descontada y que está prevista para dentro de una semana en Tokio.

    Al-Sabah es el único candidato para continuar en un cargo que ocupa desde abril de 2012. Pero tres días después de su pasó atrás en el COI, tanto los 206 comités que forman ACNO como el propio COI albergan serias sobre sus posibilidades de mantener el puesto, según indicaron a Efe fuentes de ambas partes.

    Estas fuentes mencionaron que el paso lógico sería su dimisión también como presidente de ACNO, antes o después de la elección de la semana próxima. La situación es muy complicada y nadie sabe cómo terminará, añadieron. "Solo hay dudas".

    Su "autosuspensión" del COI (así se refieren en el organismo a su movimiento) implica también su renuncia a la presidencia de Solidaridad Olímpica, el organismo encargado de ayudar financieramente a los comités nacionales con becas y programas y con subsidios para su participación en los Juegos Olímpicos. Esos comités tendrán que buscar ahora a otro interlocutor que gestione sus recursos.

    El jeque, como se le conoce en el mundillo olímpico, está acusado por la fiscalía suiza de elaborar con otros cuatro cómplices unos vídeos falsos para perjudicar a miembros del gobierno kuwaití, con el que mantiene un largo enfrentamiento.

    Su caso también está siendo tratado por la Comisión de Ética del COI, que generalmente no se pronuncia en lo que respecta a sus miembros mientras no haya una condena firme en los tribunales.

    La impresión en el movimiento olímpico, señalaron las fuentes, es que Al-Sabah está midiendo los tiempos y "se autosuspenderá por partes". Primero se ha apartado del COI, el organismo del que podía recibir más presión, y probablemente lo haga luego de ACNO, cuya asamblea tiene más controlada.

    Sin embargo, si se presenta a la reelección en la asamblea de los días 28 y 29 en Tokio, se arriesga a que alguien le recuerde sus problemas con la justicia.

    Otra posibilidad es que posponga las elecciones a presidente de ACNO y abra un plazo para que se presenten otros candidatos.

    Según la Constitución de ACNO, en su reglas 12.8 y 12.9, el Ejecutivo de ACNO o un tercio de los comités nacionales, siempre que procedan al menos de tres continentes, pueden forzar la convocatoria de una asamblea extraordinaria en el plazo de tres meses.

    A una semana de la votación prevista, ACNO no ha anunciado cambios en la agenda y mantiene silencio cuando se le pregunta por las implicaciones en el organismo de la renuncia de Al-Sabah a sus cargos en el COI, donde lo que desean es "que decida algo pronto".

    Durante la asamblea que se celebrará en la capital japonesa se elegirán otros cargos del Comité Ejecutivo de ACNO que solo necesitan una ratificación formal, pues ya están aprobados por las asociaciones continentales a las que representan.

    Las únicas votaciones aún no decididas son las de presidente y vicepresidente primero, en este caso con Robin Mitchell, de Fiyi, como único aspirante. Mitchell es miembro de la Ejecutiva del COI y quedaría como principal dirigente de la asociación si Al-Sabah renunciase.

    Producto de las diferencias entre el jeque Al-Sabah y el gobierno de Kuwait, el comité olímpico de este país está suspendido por el COI desde octubre de 2015, no como castigo sino para evitar la injerencia política en su funcionamiento.

    Al-Sabah, miembro del COI desde 1992, también preside la asociación olímpica de Asia. Accedió a la presidencia de ACNO en 2012 tras la dimisión del mexicano Mario Vázquez Raña y fue reelegido sin oposición en 2014.

    En 2017, dimitió de sus cargos ejecutivos en FIFA tras ser relacionado indirectamente con Richard Lai, presidente de la federación de Guam y que fue suspendido por corrupción tras admitir que había recibido pagos irregulares de 950.000 dólares.