ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • BREXIT R.UNIDO

    May logra el apoyo de los empresarios en una semana clave para el "brexit"

    19 de noviembre de 2018

    Londres, 19 nov (EFE).- La primera ministra británica, Theresa May, logró hoy el apoyo del mundo empresarial en una semana clave para el "brexit", cuando se dispone a finalizar su acuerdo con Bruselas pese a la oposición en el Reino Unido.

    May defendió el borrador consensuado con la Unión Europea (UE) en un discurso en el congreso anual de la patronal Confederación de la Industria Británica (CBI, en inglés), cuyo presidente, John Allan, le brindó su apoyo al considerar que es mejor el pacto "a que no haya ninguno".

    Allan sostuvo que las empresas reunidas en el hotel InterContinental London - O2 "serían las primeras en reconocer que este acuerdo no es perfecto", pero "abre la ruta a un pacto comercial a largo plazo y desbloquea el periodo de transición, lo mínimo que las empresas necesitan para prepararse para el 'brexit".

    "Y lo más importante, evita la ruina que sería una salida sin acuerdo", afirmó el presidente de la CBI, la mayor organización empresarial del país, que representa a 190.000 negocios.

    La líder conservadora, que afronta una posible moción de confianza dentro de su partido, dijo a los presentes que el acuerdo para la salida de la UE está concluido, lo que dificultaría que se hagan cambios, tal como piden muchos conservadores y la oposición política británica.

    "El acuerdo de salida está completamente acordado, sujeto por supuesto a que se alcance un pacto total sobre la futura relación" comercial, lo que debe suceder en una reunión del Consejo Europeo este domingo, destacó.

    El negociador jefe comunitario, Michel Barnier, aseguró hoy por su parte que los veintisiete países que continuarán en el club comunitario tras la salida del Reino Unido respaldan el pacto preliminar alcanzado por los negociadores la semana pasada.

    May insistió en Londres en que el documento permitirá cumplir con uno de los principales mandatos del referéndum del 23 de junio de 2016 -en que un 52 frente al 48 % de los británicos votó por abandonar la UE-, "recuperar el control de las fronteras".

    Con el "brexit", que se ejecutará el próximo 29 de marzo, este país cambiará su sistema migratorio, de manera que los ciudadanos comunitarios ya no podrán "saltarse la fila" de inmigración, declaró.

    Sobre este asunto, la directora general de la CBI, Carolyn Fairbairn, alertó de que "el fin de la libertad de movimiento (de los europeos) y un nuevo sistema de inmigración suponen un cambio sísmico, al que las empresas del país necesitan tiempo para adaptarse".

    También advirtió que dar preferencia a los trabajadores cualificados frente a los no cualificados, como el Gobierno pretende, perjudicará a algunos sectores económicos.

    Los jefes de Estado y de Gobierno comunitarios esperan aprobar el pacto en una cumbre extraordinaria el domingo, si bien España ya ha adelantado que exigirá garantías respecto a Gibraltar.

    Además, el acuerdo necesitará el visto bueno de la Eurocámara y el Parlamento de Londres, donde May no tiene asegurado el apoyo necesario, después de que sus socios del Partido Unionista de Irlanda del Norte (DUP) lo hayan rechazado, al igual que la oposición.

    En otro discurso en el congreso de la CBI, menos concurrido que el de May, el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, confirmó hoy que su formación votará en contra del borrador planteado y, si no es aprobado, pedirá elecciones generales.

    Por otra parte, May afronta una posible moción de confianza por parte de diputados de su partido que, entre otras cosas, consideran que el texto amenaza la integridad territorial del Reino Unido, pues contempla un estatus especial para Irlanda del Norte.

    Para que pueda plantearse, la moción necesita el respaldo de un 15 % (48) de los parlamentarios conservadores, y, de perderla -algo que ahora parece improbable-, May dejaría de ser líder conservadora y primera ministra.

    La patronal alerta de que el plan migratorio de May perjudicará a algunos sectores

    Londres, 19 nov (EFE).- La patronal de empresarios británica CBI criticó hoy el plan migratorio de la primera ministra, Theresa May, para después del "brexit" por considerar que perjudicará a algunos sectores económicos, al marginar a los trabajadores menos cualificados.

    La directora general de la Confederación de la Industria Británica (CBI, en inglés), Carolyn Fairbairn, alertó de que "el fin de la libertad de movimiento (de comunitarios) y un nuevo sistema de inmigración suponen un cambio sísmico, al que las empresas del país necesitan tiempo para adaptarse".

    Fairbairn acusó al Gobierno de crear "una falsa elección entre trabajadores de alta o baja cualificación", cuando la economía británica necesita a ambos.

    Sectores como la hostelería, la agricultura y la construcción, o el ámbito sanitario, han expresado temores por la dificultad de encontrar personal adecuado, recordó.

    "La mejor manera de generar confianza pública es con un sistema de inmigración basado en la contribución, no en los números" de entrada, afirmó Fairbairn.

    El presidente de la Federación de Pequeños Negocios (FSB, en inglés), Mike Cherry, señaló por su parte que "uno de cada cinco" negocios depende de personal europeo y avisó de que, si se aumenta la burocracia, "se frenará el crecimiento".

    May aludió al futuro sistema migratorio, al defender su acuerdo preliminar de "brexit" o salida británica de la UE en el congreso anual de la CBI en Londres, cuando dijo que las nuevas normas eliminarán la prioridad de que ahora gozan los trabajadores comunitarios.

    En intervenciones previas, la líder conservadora ha adelantado asimismo que el futuro marco de inmigración dará preferencia a los trabajadores con mayores cualificaciones, en detrimento de la mano de obra menos cualificada, a lo que se opone el sector empresarial.

    Durante el congreso, la CBI celebró en general el acuerdo preliminar de "brexit" alcanzado con Bruselas, al considerar que es mejor a que "no haya ninguno", y se comprometió a trabajar con la jefa del Gobierno para sacarlo adelante.