ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • FIYI ELECCIONES

    El exgolpista Frank Bainarama, revalida su mandato en las elecciones en Fiyi

    14 de noviembre de 2018

    Sídney (Australia), 15 nov (EFE).- El primer ministro de Fiyi, el exmilitar golpista Frank Bainimarama, se perfila como el claro ganador de las elecciones celebradas el miércoles en su país, según los resultados provisionales publicados esta madrugada.

    Con más del 71 % del recuento, el partido Fiji First (Fiyi Primero) de Bainimarama obtuvo el 51,79 % de los votos, frente al 37,87 % del opositor Partido Liberal, Demócrata y Social (SODELPA), liderado por Sitiveni Rabuka.

    El resto de los apoyos fueron al Partido de la Federación Nacional (7,52 %), Partido Unidad (1,56 %), el Partido Laborista de Fiyi (0,66 %) y HOPE (0,61 %) en esta segunda cita electoral desde el golpe de Estado de 2006.

    Bainimarama ha prometido mantener la estabilidad política y acabar con la cultura golpista en el país, que ha sufrido tres asonadas y una intentona desde su independencia del Reino Unido en 1970.

    Más de 600.000 fiyianos estaban llamados a votar en estos comicios generales, en una jornada que transcurrió con normalidad, aunque la votación se suspendió en 23 de los 854 colegios electorales debido a las fuertes lluvias.

    Un total de 235 candidatos se postularon para ocupar 51 escaños en el Parlamento unicameral de Fiyi, una de las mayores economías del Pacífico Sur.

    Subida de salarios y reducir el coste de los alimentos son algunas de las demandas de algunos votantes, que también pedían igualdad y estabilidad en el país, según el portal local Fiji Times.

    Acusado de autoritario y de amedrentar a la prensa y sus críticos, Bainimarama se ha beneficiado de una relativa calma política y al crecimiento de la economía gracias al turismo.

    El primer ministro, que encabezó la asonada de 2006 cuando era jefe del Ejército, también se ha reivindicado internacionalmente al ejercer como presidente de turno de las conferencias del cambio climático de la ONU en 2017/18.

    Fiyi, un archipiélago de más de 300 islas y unos 900.000 habitantes, es especialmente vulnerable a la subida del nivel del mar y a los desastres naturales causados por el calentamiento global.

    Tras el golpe, Bainimarama se autonombró jefe del Gobierno y estuvo distanciado de Australia, la Unión Europea y otros miembros de la comunidad internacional, pero las relaciones se normalizaron cuando convocó los comicios de 2014, que ganó unos meses después de abandonar la jefatura del Ejército.

    El exmilitar, de 64 años, ha cultivado una mayor relación con China para atraer inversiones del gigante asiático, al tiempo que ha defendido la armonía étnica entre la mayoría fiyiana melanesia y la de origen indio.

    La oposición, que se encuentra dividida en diversos partidos, lo acusa de haber aprobado la Constitución en 2013 sin consulta popular y acosar a sus críticos.

    Rabuka, su principal rival, participó en los comicios después de una larga batalla legal contra acusaciones por presunto encubrimiento de bienes con fines electorales.

    El opositor es veterano de la política fiyiana: ha sido jefe de las Fuerzas Armadas (1987-1992), primer ministro (1992-1999) y presidente del Gran Consejo de Jefes (1999-2001), además de participar en dos golpes de Estado en 1987.

    Fiyi se encuentra en el puesto 57 entre 180 naciones en la clasificación sobre libertad de prensa (de más a menos libre) de la ONG Reporteros sin Fronteras y al menos tres diputados de la oposición fueron suspendidos en la legislatura pasada, uno de ellos por llamar "tonto" a un ministro.

    Amnistía Internacional ha acusado a las fuerzas de seguridad fiyianas de torturar y violar a detenidos, con al menos seis personas muertas bajo custodia policial desde 2006, un problema de violencia reconocido en parte por el primer ministro.

    Jonathan Pryke, del Lowy Institute, considera que Fiji First ha logrado la estabilidad durante 12 años en el país, al tiempo que ha aumentado el gasto en infraestructuras y servicios sociales, aunque tenga carencias en derechos y libertades.

    "La economía está comportándose razonablemente bien, creciendo a una media de 3,6 % en los últimos cinco años, frenada solo por los desastres naturales", precisó Pryke en un artículo titulado "Fiyi: elecciones y el lento camino hacia la democracia". EFE

    wat/grc/jmc

    (audio)

    Datos básicos de la República de Fiyi

    Sídney (Australia), 15 nov (EFE).- La República de Fiyi celebró el miércoles unas elecciones en las que se perfila como claro ganador el primer ministro, Frank Bainimarama. Estos son los datos básicos del país:

    SITUACIÓN Y LIMITES: La República de Fiyi es un archipiélago situado en el Pacífico Sur y formado por 332 islas de las que 110 están habitadas. Cerca del 70 % de la población viven en la isla Viti Levu. Se encuentra rodeada por las islas de Wallis y Futuna al norte, Nueva Zelanda al sur, Tonga al este y Vanuatu al oeste.

    SUPERFICIE: 18.272 kilómetros cuadrados.

    POBLACIÓN: 905.000 personas (2017).

    CAPITAL: Suva.

    DIVISIÓN POLÍTICA: 14 provincias.

    IDIOMAS: Fiyiano, Inglés e hindi.

    RELIGIÓN: Protestantes (55,4%), hinduistas (27,9%), católicos (9,1%), musulmanes (6,3%), sijs (0,3%), otros/no especificados (0,3%) y no religiosos (0,7%) (2007).

    SISTEMA DE GOBIERNO: Se trata de una república parlamentaria con un sistema bicameral. El primer ministro (jefe del Gobierno) es nombrado por el presidente a petición del Parlamento (50 escaños) y gobierna junto a su Gobierno.

    PARTIDOS POLÍTICOS: FijiFist (Fiji Primero), Partido Liberal, Demócrata y Social (SODELPA), Partido de la Federación Nacional, Partido Laborista de Fiyi, Partido Una Fiyi y HOPE (Humanidad, Oportunidad, Prosperidad e Igualdad).

    MONEDA: Dólar fiyiano.

    PIB: 5.060 millones de dólares (2017, datos del Banco Mundial).

    PIB per cápita: 5.589 dólares (2017, datos del Banco Mundial).

    INFLACIÓN: 3 % (2017, datos del Banco Mundial).

    ECONOMÍA: Fiyi es una de las economías del Pacífico más desarrolladas. Con recursos naturales y pesqueros, su principal fuente de divisas extranjeras proviene del turismo y las remesas de los emigrantes fiyianos.

    El producto más exportado de Fiyi es la caña de azúcar. Otros productos que mueven la economía son la pesca y producción de cocos, papaya y jengibre, entre otros, así como la producción de textiles, agua mineral y oro.

    HISTORIA: Las islas del norte del archipiélago fueron descubiertas en 1643 por el holandés Abel Tasman. El explorador James Cook descubrió la Isla Tortuga en 1774 y el almirante británico William Bligh dirigió otra expedición en 1792.

    En 1874 las islas fueron anexionadas por el Reino Unido, aunque siempre mantuvieron una relativa autonomía de Gobierno.

    Entre 1879 y 1916 tuvo lugar una numerosa inmigración de indios, etnia que llegó a ser mayoritaria en el archipiélago aunque dejaron de serlo en las últimas décadas del siglo XX.

    En diciembre de 1959 estallaron violentos disturbios raciales. En 1963 se promulgó la Constitución, sustituida en 1966 por otra revisada que otorgó mayor autonomía a las islas. Un año antes, en 1962, las mujeres alcanzaron el derecho al voto.

    Las islas Fiyi obtuvieron la independencia en 1970, dentro de la Comunidad Británica y se nombró a George Cakobau como gobernador general y a Kamisese Mara como primer ministro. Ese mismo año el país ingresó en la ONU y en la Commonwealth.

    La democracia fue interrumpida por dos golpes militares en 1987 liderados por Sitiveni Rabuka.

    En el año 2000 se da otro golpe bajo el mando de George Speight, quien tomó como rehén al primer ministro Mahendra Chaudhry y a miembros de su Gobierno durante 56 días y posteriormente se derogó la Constitución de 1997 y se abrió una nueva era de gobiernos interinos.

    Después de que la justicia fiyiana fallara a favor de la legalidad de la Constitución de 1997, Fiyi retornó al sistema de la democracia parlamentaria bajo el ala del primer ministro Laisenia Qarase, cuyo partido ganó las elecciones de mayo de 2006.

    Sin embargo, Qarase fue depuesto por el golpe liderado ese año por el entonces jefe militar Frank Bainimarama, quien declaró el estado de emergencia y se autodesignó primer ministro interino.

    En 2009, la justicia fiyiana declaró ilegal el golpe, pero el presidente Ratu Josefa Iloilo derogó la Constitución de 1997,

    destituyó a los jueces y confirmó en el cargo a Bainimarama.

    El Gobierno golpista aprobó una nueva Constitución en 2013 sin la consulta ciudadana y celebró elecciones generales al año siguiente, en las que ganó Bainimarama, que dimitió de su cargo de jefe del Ejército unos meses antes de la votación.