ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • CANADÁ CIENCIA

    Un estudio vincula el nivel de fluoruro en México con trastornos infantiles

    09 de noviembre de 2018

    Toronto (Canadá), 9 nov (EFE).- Las altas concentraciones de fluoruro en mujeres embarazadas de la Ciudad de México están asociadas con elevados síntomas de transtorno por déficit de atención con hiperactividad en niños de edad escolar, señala un estudio divulgado hoy.

    La investigación, dirigida por el experto Morteza Bashash de la Universidad de Toronto y publicada en el último número de la revista médica "Environment International", fue efectuada con los datos de las mediciones entre 1994 y 2005 del fluoruro en la orina de 213 mujeres embarazadas de la Ciudad de México.

    El estudio, en el que también participaron investigadores de la Universidad de York (Canadá), el Instituto Nacional de Salud Pública de México y científicos estadounidenses, también analizó la orina de los hijos de las 213 mujeres entre los seis y 12 años de edad.

    Tras analizar los niveles de fluoruro en la orina de los niños y los resultados de pruebas para medir su atención e hiperactividad, los investigadores concluyeron que aquellos menores con una elevada exposición a esa sustancia también mostraron mayores síntomas de problemas cognitivos.

    "La exposición prenatal a fluoruro estaba asociada de forma más fuerte con problemas de comportamiento con déficit de atención y cognitivos pero no con la hiperactividad", declaró a Efe el doctor Bashash.

    En un estudio previo publicado el año pasado con el mismo grupo de madres e hijos de la Ciudad de México, los investigadores ya habían determinado que la exposición prenatal a elevados niveles de fluoruro afecta negativamente el coeficiente intelectual de los niños.

    Bashash explicó a Efe que, aunque en México las autoridades sanitarias no añaden fluoruro al agua potable, a diferencia de lo que ocurre en Canadá y Estados Unidos, en el país latinoamericano sí se añade el producto químico a la sal que se utiliza para cocinar.

    El fluoruro ha sido añadido al agua y alimentos en muchos países de todo el mundo desde hace más de 60 años para prevenir caries bucales.

    Pero en los últimos años cada vez más científicos han alertado de las consecuencias negativas de añadir fluoruro al agua potable especialmente para el desarrollo cerebral de los niños.

    El transtorno por déficit de atención con hiperactividad es el transtorno psiquiátrico más común diagnosticado en niños y afecta entre el 5 y el 9 % de todos los niños en edad escolar según datos proporcionados por la Universidad de Toronto.