ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • NEPAL FESTIVAL

    Nepal celebra su mayor festival con el sacrificio de miles de animales

    18 de octubre de 2018

    Katmandú, 18 oct (EFE).- Los hindúes celebran hoy el punto álgido del mayor festival religioso de Nepal, el "Dashain", un día en el que antes de adorar a las niñas diosas o "kumaris" sacrifican miles de animales en honor a la diosa guerrera de múltiples brazos Durga.

    Los mercados de animales han permanecido abarrotados durante toda la semana, con la imagen recurrida de personas cargando cabras a pie, en motocicletas o incluso en autobuses, hasta la llegada hoy en el noveno día de la festividad del "Mahanawami", en el que tradicionalmente se celebran la mayor parte de los sacrificios.

    En esta fecha se dice que la sangre de los animales aplaca a la furia de la diosa guerrera de múltiples brazos Kali, la versión terrible de la divinidad Durga.

    Más del 80 % de los nepalíes practican el hinduismo, según el censo de 2011, y aunque en el imaginario colectivo es una fe mayoritariamente vegetariana, eso no impide que los devotos del país del Himalaya se den un banquete con la carne de los sacrificios.

    Aunque no hay datos oficiales de cuánto dinero mueve la venta del ganado y las aves, comerciantes contactados por Efe sitúan la cifra en 16,5 millones de dólares tan solo en el valle de Katmandú.

    Según el presidente de la Asociación de Comerciantes de Ganado de Nepal, Deepak Thapa, la demanda de cabras crece de forma espectacular antes del festival, y este año preveía la venta de 70.000 en la capital y las zonas cercanas.

    Cerca del 80 % de las cabras que se sacrifican en esta época son importadas desde ciudades norteñas de la India, y entre 15.000 y 20.000 cruzan la frontera china desde el Tíbet, de acuerdo con Thapa.

    Una imagen de violencia que antecede a la adoración en el décimo día de la festividad de las niñas diosas o "kumaris", una deidad viviente que es considerada la protectora del país, tanto por la mayoría hindú como por la minoría budista.

    Las "kumaris" proceden de las tribus Shakya o Bajracharya y para su elección como diosas deben poseer una treintena de virtudes como belleza, frente ancha o disposición "reservada", una condición divina que pierden cuando alcanzan la pubertad.

    Pero más allá del negocio en torno a los animales y la adoración de las "kumaris", Dashain es también la época en la que los nepalíes que trabajan en el extranjero regresan a su país natal, y muchos habitantes de las grandes ciudades vuelven a sus lugares de origen para celebrar el festival con su familia.

    De acuerdo con datos del Banco Central de Nepal (NRB), los emigrantes envían a casa una media de 630 millones de dólares cada mes.

    Esas remesas aumentan entre un 25 y un 30 % durante los quince días de Dashain, afirmó a Efe el economista Keshav Acharya, quien destacó que la festividad no es solo un evento cultural, sino el periodo más importante para la economía nepalí porque las compras de productos y ropa se disparan.

    En este periodo del año, las aerolíneas fletan vuelos adicionales y las empresas de transporte por carretera añaden autobuses a sus rutas habituales.

    "Al menos el 40 % del gasto anual de los consumidores tiene lugar durante Dashain", explicó Acharya.

    Los empleados del sector formal reciben una paga extra, los centros educativos cierran durante dos semanas y los funcionarios y empleados de empresas privadas disfrutan de cinco o seis días de vacaciones.

    Todos estos factores contribuyen a que las tiendas y centros comerciales se vean invadidos por una horda de consumidores dispuestos a renovar su vestuario (llevar ropa nueva es una parte importante de la festividad) o a darse un capricho.

    Pramod Maharjan, el director de uno de los centros comerciales más populares de Katmandú, Civil Mall, explicó a Efe que desde la semana pasada unos 5.000 clientes visitan diariamente las instalaciones.

    Además de sangre, en Dashain también fluye el alcohol: las ventas de licores aumentan y de igual forma lo hace la cantidad de rupias apostadas en juegos de cartas. De una forma u otra, el dinero pasa de manos durante la festividad hindú más importante del país.