ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • FÚTBOL CHINA

    Un tribunal chino incluye al antiguo dueño del Milan en la lista negra de morosos

    18 de octubre de 2018

    Pekín, 18 oct (EFE).- Li Yonghong, expropietario chino del club de fútbol italiano AC Milan, ha sido añadido a una lista negra de "personas no confiables" por no pagar sus deudas, anunció un tribunal de la provincia de Hubei (centro), que también ordenó la confiscación de su pasaporte.

    La corte china dictó la orden debido a las deudas que el empresario ha acumulado durante los últimos años, gran parte de ellas contraídas para la compra del conjunto italiano, según recogen este jueves varios medios chinos citando el auto del tribunal, que se publicó a principios de octubre.

    En concreto, Li tenía una deuda impagada de 60 millones de yuanes (8,7 millones de dólares) con una compañía de inversiones de la provincia de Hubei, y multas impagadas por valor de 12 millones de yuanes (1,7 millones de dólares), informó el tribunal.

    Aunque Li está registrado como residente en Hong Kong, su paradero es desconocido.

    Según el portal de noticias Wangyi, el tribunal ha ordenado la confiscación de su pasaporte, que se hará efectiva en el caso de que Li pise territorio de China continental.

    El tribunal también incluyó al empresario en una lista negra de morosos del país que restringe los viajes en tren de alta velocidad y de avión, así como alojarse en hoteles caros o conseguir una tarjeta de crédito.

    Sin embargo, el tribunal asegura que "Li no dispone de activos para confiscar o reembolsar a sus acreedores", y que no tiene ni depósitos bancarios ni automóviles registrados a su nombre.

    En 2017, Li Yonghong sorprendió al mundo del fútbol al comprar al ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi el AC Milan, uno de los clubes más laureados de Europa.

    En julio de este año perdió la propiedad del equipo al no devolver a tiempo al fondo Elliott un préstamo de 32 millones de euros.

    Algunas de sus empresas, como Shenzhen Jie Ande, terminaron en bancarrota, según una información publicada en marzo por el diario "Corriere della Sera".

    El rotativo informó entonces que el Tribunal de Shenzhen dispuso la quiebra de su empresa después de que el Banco de Cantón le demandara por no haber devuelto el dinero de un préstamo.

    Las acusaciones del banco de Cantón se sumaron además a las del banco de Jiangsu, que en febrero de 2017 había otorgado otro significativo préstamo a Li, de unos 60 millones de euros, sin que este devolviera esa cantidad.