ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • SUDÁN DEL SUR CONFLICTO

    Sudán reúne a los dos bandos de Sudán del Sur para festejar el proceso de paz

    21 de septiembre de 2018

    Yuba, 21 sep (EFE).- El presidente de Sudán, Omar al Bashir, manifestó hoy su apoyo al proceso de paz en Sudan del Sur con un acto en Jartum en el que estuvieron presente los bandos enfrentados en ese país para festejar y respaldar el acuerdo alcanzado.

    "Al Bashir anunció el compromiso de su país de estar de lado del Gobierno sursudanés en la fase de cumplir el acuerdo de paz definitivo para alcanzar la paz y la estabilidad", indicó el ministro de Exteriores sudanés, Al Dardiri Mohamed Ahmed, tras el acto.

    En el evento que tuvo lugar hoy en Jartum estuvieron presentes el presidente sudanés con su homólogo sursudanés, Salva Kiir, y el líder opositor, Riek Machar.

    Ambos fueron condecorados por la rúbrica del pacto de paz.

    El ministro sudanés destacó que "el presidente Kiir enfatizó durante las conversaciones su compromiso de cumplir los artículos del pacto de paz".

    El pasado 12 de septiembre, Kiir y Machar ratificaron el acuerdo de paz alcanzado el pasado 5 de agosto, en una reunión en Adís Abeba auspiciada por la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo en el Este de África (IGAD).

    El acuerdo de paz firmado en Jartum por Kiir y los principales líderes de la oposición establece la implementación de un alto el fuego en un periodo transitorio de ocho meses y la posterior constitución de un Gobierno de unidad nacional, que se mantendrá en el poder 36 meses.

    El conflicto en Sudán del Sur se desató en diciembre de 2013, dos años después de la independencia del país de Sudán, cuando Kiir acusó a su entonces vicepresidente de orquestar un golpe de Estado.

    Desde entonces, la violencia ha causado al menos 10.000 muertes y cuatro millones de desplazados, de los cuales 2,46 millones están refugiados en países vecinos, según cálculos de la ONU.

    El presidente sursudanés pide al líder opositor enviar una delegación al país

    Yuba, 22 sep (EFE).- El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, pidió hoy al líder de la oposición armada, Riek Machar, durante un encuentro que mantuvieron ambos en Jartum que envíe representantes al país para apoyar el acuerdo de paz alcanzado el mes pasado.

    "El presidente Salva Kiir llamó al líder de la oposición a que mande miembros de la oposición a Sudán del Sur para participar en la promoción de la paz", informó a periodistas en Jartum el vicepresidente del Comité de Información opositor, Manawa Peter.

    Agregó que "el encuentro de Kiir y Machar abordó la importancia de crear un ambiente positivo que permita a los líderes políticos participar en la promoción de la paz".

    Kiir hizo esta petición después de que la oposición armada rechazara esta semana una invitación del presidente sursudanés a Machar para que regresara al país y avanzar así en el acuerdo de paz.

    La oposición indicó que la vuelta del exvicepresidente se producirá de acuerdo a los tiempos marcados en el pacto alcanzado.

    Kiir y Machar se encuentran en Jartum tras participar ayer en un acto convocado por el presidente sudanés, Omar al Bashir, mediador en el proceso de paz en el vecino país, para celebrar la rúbrica del pacto.

    El 12 de septiembre, Kiir y Machar ratificaron en una reunión en Adís Abeba auspiciada por la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo en el Este de África (IGAD) el acuerdo de paz alcanzado el 5 de agosto pasado en Jartum.

    Este pacto firmado por el presidente sudanés y los principales líderes de la oposición establece la implementación de un alto el fuego en un periodo transitorio de ocho meses y la posterior constitución de un Gobierno de unidad nacional, que se mantendrá en el poder 36 meses.

    El conflicto en Sudán del Sur se desató en diciembre de 2013, dos años después de la independencia del país de Sudán, cuando Kiir acusó a su entonces vicepresidente Machar de orquestar un golpe de Estado.

    Desde entonces, la violencia ha causado al menos 10.000 muertes y cuatro millones de desplazados, de los que 2,46 millones están refugiados en países vecinos, según cálculos de la ONU.