ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • MALASIA CORRUPCIÓN

    El ex primer ministro malasio, imputado con 25 nuevos cargos por corrupción

    20 de septiembre de 2018

    Bangkok, 20 sep (EFE).- La fiscalía de Malasia imputó hoy al ex primer ministro Najib Razak 25 nuevos cargos de lavado de dinero y abuso de poder vinculados al escándalo de corrupción del fondo estatal 1 Malaysia Development Berhad (1MDB) que él creó y presidió durante su mandato.

    Najib escuchó la acusación en la corte de Kuala Lumpur, la que llegó tras pasar la noche en la Comisión Anticorrupción que ayer ordenó su arresto por el presunto desvío de unos 2.300 millones de ringit (556 millones de dólares o 475 millones de euros) del fondo 1MDB hacia sus cuentas privadas en 2013, cuando ocupaba la jefatura del Gobierno.

    Las acusaciones incluyen, según medios locales, nueve cargos de recepción ilegal de dinero, cinco más de uso ilegal de dinero y otros siete de transferencia ilegal de dinero, todos ellos tipificados bajo la ley contra el lavado de dinero, y otros cuatro de abuso de poder bajo la ley de Anticorrupción.

    Najib, que antes de acudir al tribunal fue interrogado por la Policía, se declaró no culpable de todos los cargos que acarrean penas de hasta 20 años de cárcel.

    El juez le fijó una fianza de 3,5 millones de ringit (unos 846.000 dólares o 723.000 euros).

    El desvío de dinero del fondo, desvelado en 2015 por el diario The Wall Street Journal y el portal Sarawak Report -que cifraron el desfalco en 681 millones de dólares-, propició, en mayo pasado, la caída política de Najib, quien había creado 1MDB tras ascender a la jefatura del Gobierno en 2009.

    El exdirigente negó las acusaciones y dijo que el dinero era un donativo de un príncipe saudí, versión que entonces fue aceptada por 1MDB, la comisión anticorrupción y el fiscal general, que le exoneraron, y que este mes intentó apoyar con la publicación de una carta de un miembro de la familia real saudí.

    Najib, de 65 años, gobernó hasta el pasado mes de mayo, cuando perdió las elecciones generales ante la oposición encabezada por el veterano Mahathir Mohamad, su antiguo mentor, quien al asumir el cargo reabrió la investigación sobre la presunta corrupción en el fondo estatal.

    Los nuevos cargos elevan a 32 el total de acusaciones impuestos contra el ex primer ministro desde que este se viera apartado del poder.

    En julio, el juez le imputó cuatro cargos de abuso de poder por favorecer el aval gubernamental a un préstamo de 4.000 millones de ringit (cerca de 1.000 millones de dólares) a SRC International, filial de 1MDB, a cambio de un soborno de 42 millones de ringit (unos 10 millones de dólares).

    Tras quedar en libertad bajo fianza, el mes siguiente Najib afrontó tres cargos más de lavado de dinero por ingresos procedentes de SRC, en un caso que comenzará a juzgarse en febrero de 2019.

    Esas comparecencias ante el juez fueron precedidas por varios registros en sus residencias, donde la policía decomisó unos 29 millones de dólares en efectivo y cerca de 300 cajas con bolsos de lujo, joyas, zapatos y otros objetos de valor.

    Esta investigación también llevó a declarar ante Anticorrupción a su esposa, Rosmah Mansor, que al igual que Najib tiene prohibida la salida del país por orden judicial y que, según la prensa local, también será imputada con una veintena de cargos de lavado de dinero.

    Media docena de países han abierto investigaciones judiciales relacionadas con la malversación y desvío de fondos de 1MDB, incluidos Estados Unidos, Singapur y Suiza.

    El departamento de Justicia de EEUU cifró el dinero desviado de 1MDB en 4.500 millones de dólares, de los cuales unos 1.000 millones habrían sido blanqueados en EEUU con la compra de propiedades inmobiliarias, yates, joyas y obras de arte, entre otros.

    La fiscal general de EEUU, Loretta Lynch, presentó en 2016 una demanda para incautar estos bienes en la que denunció que altos cargos malasios utilizaron 1MDB como "su cuenta corriente personal".

    El fondo había sido impulsado en 2009 por Najib para atraer inversión extranjera y crear un distrito financiero en Kuala Lumpur, pero acabó acumulando una deuda de 42.000 millones de ringit (unos 10.000 millones de dólares).