ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • VENEZUELA CRISIS

    Partidos opositores convocan a un paro nacional ante las medidas económicas de Maduro

    18 de agosto de 2018

    Caracas, 18 ago (EFE).- Los partidos opositores venezolanos Primero Justicia (PJ), Voluntad Popular (VP) y la Causa R convocaron hoy para el martes a "un primer día de protesta y paro nacional" ante las medidas económicas anunciadas el viernes por el presidente Nicolás Maduro, que consideran inviables en medio de la crisis.

    "Convocamos este martes #21Ago a un primer día de PROTESTA Y PARO NACIONAL, en contra de Maduro, en contra de la hiperinflación y el hambre. Mañana daremos los detalles", dice el mensaje compartido hoy en las cuentas de Twitter de estos partidos, que han rechazado los anuncios de Maduro que mantienen a la población en la incertidumbre.

    Entre el conjunto de medidas dadas a conocer por el jefe de Estado destaca un aumento del salario mínimo de los trabajadores hasta un nivel 35 veces superior al actual, lo que equivale a 723 o 45 dólares, según las tasas oficiales actuales de referencia en el país.

    Pero además Venezuela se encamina a una devaluación de 95,8 % en su moneda nacional, el bolívar, de concretarse la unificación cambiaria anunciada por Maduro, con la que el precio del dólar estadounidense subiría 24 veces su valor actual.

    Maduro dijo ayer que a la nueva denominación de la moneda nacional que entrará en vigencia el lunes -un bolívar con cinco ceros menos-, y que incluirá el apellido de "soberano", estará anclado al petro, como se llama la criptomoneda gubernamental, que tiene un valor "oscilante de 60 dólares o más".

    Según explicó, cada petro tendrá un valor de 3.600 bolívares soberanos o 360 millones actuales, lo que arroja un cambio resultante de 6.000.000 de bolívares por dólar.

    Aunque se desconocen los detalles sobre esta medida, que se espera sean anunciados "en los próximos días", diversos economistas han advertido de que con ella el Ejecutivo devaluó en 95.8 % la moneda nacional, pues un dólar pasará de costar de 248.832 a 6.000.000 bolívares.

    Todas estas medidas han sido rechazadas por PJ, VP, la Causa R y otros partidos de oposición, que aseguran que empeorarán la ya grave crisis venezolana.

    Desde PJ, partido del expresidente del Parlamento Julio Borges, se ha asegurado que el incremento de salario anunciado, el más alto y abrupto que se ha hecho en los últimos 20 años, significa el aumento del desempleo y la disminución del poder adquisitivo.

    Es "un grupo de medidas desordenadas e irracionales, contradictorias e inviables que acrecentará el caos y marcada crisis económica que padece Venezuela", dijo en una nota de prensa el PJ.

    Por su parte, el partido Voluntad Popular (VP), liderado por el opositor preso Leopoldo López, señaló que el aumento de salario "causará más sufrimiento y dolor" a los venezolanos porque, afirmó, "el Estado no tiene cómo pagarlo" y "miles de empresas cerrarán dejando sin empleo a millones de trabajadores".

    Entretanto, algunos economistas y analistas consultados por Efe coincidieron en que el conjunto de medidas anunciadas no tiene coherencia debido a que, aseguran, van en "direcciones opuestas".

    El economista Luis Vicente León ve pocas probabilidades de éxito en los anuncios de Maduro pues, según dijo, algunas de esas medidas son "teóricamente positivas", pero están acompañadas de otras que son populistas e inconsistente con los objetivos que se ha marcado el Gobierno.

    Además, recordó, el Ejecutivo asume durante 90 días el diferencial de las nóminas para el pago de los salarios ante el aumento tan abrupto, algo que, señaló, "representa una barbaridad de demanda de dinero que impactaría sin duda la liquidez monetaria y el déficit fiscal".

    El Gobierno venezolano también prevé instaurar un nuevo sistema de precios acordados e igualmente anclados al petro partiendo del hecho de que en la actualidad todos los precios están dolarizados o hasta un 10.000 % por encima de los costos de realización, según estimó el viernes Maduro.

    El ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, dijo hoy que los precios no tienen por qué subir, ya que, recordó, habrá un "cambio único fluctuante" que funcionará por el sistema de subastas del Banco Central (BCV), conocido como Dicom, y con ello "desaparece por completo el dólar criminal".

    En el marco de esta medida, Rodríguez también avanzó que serán abiertas 300 franquicias de casas de cambio para que los venezolanos puedan realizar libremente el canje de divisas pese a que aún no se ha levantado el control de cambio vigente desde 2003.

    Los venezolanos se preparan con angustia para recibir las últimas medidas de Maduro

    Caracas, 18 ago (EFE).- Los venezolanos amanecieron hoy con una mezcla de incertidumbre, desconfianza y sobre todo angustia, luego de los anuncios económicos hechos anoche por el presidente Nicolás Maduro, y mientras muchos salieron a hacer compras desesperadas, una buena cantidad de comercios decidió no abrir sus puertas.

    En diversos sectores del centro de Caracas algunos locales comerciales estamparon en sus puertas y rejas carteles en los que explicaban que no abrirían por los "cambios en el sistema monetario", y otros simplemente no dieron explicación.

    Mientras, en aquellos que decidieron abrir reina la incertidumbre e incluso el desconocimiento de las medidas adoptadas, tanto en clientes como en los propios comerciantes.

    "No sé qué fue lo que dijo (el presidente) porque cuando salió apagué la televisión", dijo a Efe Rosaura Rojas, cajera de un comercio, que se mostró sorprendida por la cantidad de clientes que había recibido, algo, "raro" para como, dijo, han "estado los últimos fines de semana".

    Un vendedor ambulante de verduras y frutas ubicado en una calle del este de la capital comentó: "Maduro lo que quiere es matarnos y ya, esto solo va a traer más hambre".

    Asimismo, el transportista Jhonny Domínguez tampoco tenía conocimiento de la totalidad de las medidas anunciadas y solo manifestó su desconcierto ante cómo podrán empresarios pagar los salarios a sus trabajadores.

    Muchos de los ciudadanos consultados por Efe aseguraron no tener claros los anuncios pues, según señalaron, evitaron ver la alocución de Maduro y se enteraron "parcialmente" a través de las redes sociales y de los comentarios de quienes sí atendieron a la información.

    El jefe de Estado venezolano anunció anoche un nuevo aumento del salario mínimo de los trabajadores al elevarlo hasta un precio 35 veces superior al actual, lo que equivale a 723 o 45 dólares, según las tasas oficiales actuales de referencia en el país.

    El Ejecutivo aseguró que asumirá durante "los próximos 90 días el diferencial de la nómina salarial de toda la pequeña y mediana industria del país para que no haya impacto sobre la inflación".

    Sin embargo, la dueña de un pequeño restaurante en el este de Caracas que no quiso identificarse aseguró a Efe que no piensa abrir las puertas de su negocio hasta que no consiga la fórmula para seguir adelante pues no tiene forma de pagar ese aumento a sus siete empleados.

    Los ciudadanos, entretanto, han atiborrado los supermercados, abastos y camiones de ventas ambulantes ante la incertidumbre de cuáles serán los precios de bienes y servicios a partir del lunes cuando empiece a regir el nuevo cono monetario con el llamado "bolívar soberano", que tiene cinco ceros menos.

    El ingeniero civil Luis Solís dijo a Efe desde un supermercado del este de Caracas que cree que el país entró en un "estado de confusión" pues "los empresarios no saben cómo van a pagar ni qué precios poner a los productos".

    Solís, quien tiene una empresa con más de 15 trabajadores, aseguró que no está en capacidad de pagar el nuevo salario mínimo y no confía en que el Ejecutivo asuma estos pagos.

    "Todos sabemos que el Estado no cumple sus compromisos, el que espere que le paguen ese nuevo subsidio que no sueñe", enfatizó.

    En los mercados, las personas pasan hasta 45 minutos haciendo fila para pagar pues los puntos de venta (datáfonos) han presentado lentitud en medio de los ajustes de la banca antes de la reconversión monetaria.

    Además, este mismo lunes, que no será laborable, Venezuela estrenará la criptomoneda 'petro' como su segunda unidad contable, ninguna entidad financiera abrirá sus puertas y la banca electrónica comenzará a trabajar tarde, cuando termine de reiniciarse del apagón que comenzará el domingo.

    Las medidas entrarán en vigor en medio de un escenario de hiperinflación que, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional, cerrará el año en 1.000.000 %, un factor que hace imposible el éxito de la reconversión a juicio del Parlamento, de mayoría opositora.

    Todos estos factores han estimulado la desesperación de los ciudadanos, que ya costeaban sus gastos con dificultad y que ahora deben adaptarse a estas medidas que se enmarcan en el "programa de recuperación, crecimiento y expansión económica" que el Ejecutivo promueve y que piensa imponer apoyado por policías y militares.