ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • EEUU JUSTICIA

    La jueza Ginsburg cumple 25 años en el Supremo de EE.UU. como azote progresista

    10 de agosto de 2018

    Washington, 10 ago (EFE).- Ruth Bader Ginsburg, la jueza progresista convertida en estrella de pop en Estados Unidos, cumplió hoy 25 años en el Tribunal Supremo en un momento en el que la sala se convertirá previsiblemente en la más conservadora de los últimos tiempos.

    Cuando tenía 60 años, Ginsburg logró ser en 1993 la segunda mujer en acceder al alto tribunal federal a propuesta del entonces presidente Bill Clinton, como una consagrada defensora de los derechos civiles en el país, una condición que la ha consolidado en 2018, 25 años después, como una celebridad a nivel nacional.

    Apodada "Notorious RBG" en referencia irónica al rapero The Notorious B.I.G., la magistrada se ha elevado en los últimos años como un azote contra el conservadurismo dentro de la corte, después de que el presidente Donald Trump escogiera al derechista Neil Gorsuch como juez del Supremo en 2017.

    El papel de Ginsburg también ha quedado plasmado en la gran pantalla con el documental "RBG" que relata su vida, desde sus estudios de Derecho en Harvard y Columbia siendo madre hasta el icono que representa hoy en la lucha por los derechos en EE.UU., que ha inspirado tatuajes, camisetas y eslóganes.

    El próximo 25 de diciembre, también se estrenará en los cines la película "On the basis of sex", en la que la actriz Felicity Jones interpreta a Ginsburg y afronta su lucha contra las discriminaciones debido al género.

    A sus 85 años, la jueza hace regularmente sesiones de gimnasio para mantenerse en forma tras haber superado ampliamente la edad media a la que sus colegas se retiran desde 1960: los 78 años.

    El aniversario se enmarca en un contexto en el que Trump espera que el Senado apruebe el nombramiento de su elegido, Brett Kavanaugh, para cubrir una nueva vacante en el Supremo, lo que previsiblemente supondría un giro al conservadurismo sin precedentes en los últimos tiempos.

    Fue el pasado 27 de junio cuando Anthony Kennedy, el juez conservador moderado al que busca sustituir Kavanaugh, anunció su retirada a los 81 años.

    Pese a que Ginsburg ha asegurado que seguirá en el cargo hasta que la salud se lo permita, su elevada edad ha hecho saltar las alarmas entre las filas progresistas, que temen que una retirada de la magistrada supusiera el tercer nombramiento conservador de Trump, ampliando así la mayoría derechista que persiste desde 1972.

    El tribunal está conformado por nueve magistrados con cargos vitalicios y, salvo sorpresa, estará dividido en cuatro progresistas y cinco conservadores si Trump consigue la confirmación de Kavanaugh.