ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • R.UNIDO BREXIT

    May visita por primera vez la frontera norirlandesa para abordar su futuro

    19 de julio de 2018

    Dublín, 19 jul (EFE).- La primera ministra británica, Theresa May, conoció hoy sobre el terreno las preocupaciones de los norirlandeses respecto al futuro de la frontera en la isla, uno de los principales escollos para el avance de las negociaciones sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

    La líder conservadora inició así un viaje de dos días a la región, donde visitó, por primera vez desde el referéndum sobre el "brexit" de 2016, la barrera entre las dos Irlandas y reiteró su compromiso para que este divorcio no provoque el restablecimiento de una frontera estricta, clave para sus economías y el proceso de paz.

    Ese es también el objetivo de los principales partidos norirlandeses, que, no obstante, presentaron hoy a May puntos de vista diferentes sobre la conveniencia de un "brexit" suave o uno duro, que implicaría la ruptura total con la UE.

    El Sinn Féin, mayoritario entre los nacionalistas, le advirtió de que la salida de la región del mercado único y la unión aduanera sería "catastrófico", al tiempo que la criticó por tardar dos años en visitar la frontera, donde se entrevistó hoy con líderes empresariales y comunitarios para abordar sus inquietudes.

    "Tiene que reconocer que no nos convertiremos en un daño colateral por culpa del proceder imprudente tory", dijo hoy la vicepresidenta del Sinn Féin, Michel O'Neill, en referencia a las diferencias que mantiene la "premier" con miembros de su propio partido y gabinete sobre la estrategia de salida.

    En el lado opuesto, el probritánico Partido Democrático Unionista (DUP), principal entre los protestantes y cuyos diez diputados en Londres permiten a May gobernar en minoría, habló hoy de las "oportunidades" y "retos" que presenta el "brexit".

    Su líder, Arlene Foster, invitó a May a la localidad de Fermanagh, en el condado fronterizo del mismo nombre, donde, dijo, "podrá hablar con gente que vive, trabaja y cruza la frontera a diario".

    "Por nuestra parte, lo que queremos es una salida de la Unión Europea sensata, que funcione para Irlanda del Norte, el Reino Unido y nuestros vecinos más cercanos en la República de Irlanda", indicó la dirigente unionista.

    Eso permitirá a "nuestro Parlamento nacional", agregó Foster, retomar el control de "nuestras leyes, fronteras y dinero" y, a su vez, evitará la "creación de una barrera interna en el Reino Unido".

    En este sentido, May ha recalcado que cualquier línea divisoria entre su país y la UE no se situará en el Mar de Irlanda tras el "brexit", pues su objetivo es "preservar la integridad del mercado interno" de todo el país y "la posición de Irlanda del Norte en él".

    Su visita a la provincia coincide con la reunión que mantuvieron hoy en Bruselas su nuevo ministro para la salida de la UE, Dominic Raab, con el negociador jefe comunitario, Michel Barnier, cuya respuesta al plan británico de divorcio determinará la evolución del Gobierno de Londres.

    May consensuó este plan de salida, recogido en el llamado Libro Blanco, el pasado 6 de julio, pero provocó la dimisión de dos ministros y otros cargos de menos rango al proponer crear un mercado común de bienes británico-comunitario con cierta armonización reguladora, algo inaceptable para los partidarios de un "brexit" duro.

    La dirigente conservadora tiene previsto pronunciar un discurso mañana, viernes, en Belfast para exponer los contenidos del Libro Blanco, después de reunirse con otros partidos políticos de la región.

    Bruselas ha advertido de que la provincia deberá permanecer alineada con algunas normas del mercado único y la unión aduanera si el resto del país (Inglaterra, Escocia y Gales) abandona definitivamente esos espacios económicos y Londres no presenta alternativas viables para mantener la frontera norirlandesa abierta.

    May ha rechazado esa opción ante la presión de miembros de su propio Ejecutivo y de su formación, así como del DUP.

    Durante su visita a la región, la primera ministra también tratará con los partidos la restauración del Gobierno autónomo de poder compartido entre protestantes y católicos, que permanece suspendido desde hace 18 meses.

    Las diferencias entre el DUP y el Sinn Féin se han acentuado desde el referéndum sobre el "brexit", que fue rechazado por la mayoría del electorado norirlandés, a pesar de contar con el apoyo de los unionistas.

    El comité para el "brexit insta al Gobierno británico a escuchar al Parlamento sobre el acuerdo

    Londres, 19 jul (EFE).- El presidente del comité para el "brexit" del Parlamento británico, el laborista Hilary Benn, instó hoy al Gobierno británico a "empezar a escuchar" a los diputados de la Cámara de los Comunes sobre el acuerdo de salida de la Unión Europea.

    En una entrevista en la radio de la cadena pública BBC, Benn opinó que "no existe una mayoría parlamentaria que prefiera que no haya acuerdo" con Bruselas sobre los términos del "brexit".

    Aunque consideró que es "prudente" por parte del Ejecutivo británico prepararse para "todas las eventualidades", en referencia a los documentos que publicarán durante los próximos dos meses sobre detalles técnicos de qué hacer en caso de no acuerdo, dijo que en lo que "realmente" tiene que concentrarse el Gobierno es en lograr un acuerdo que convenza a una mayoría parlamentaria.

    "Y ese no es el caso del plan de Chequers", aseguró en referencia a la propuesta remitida por el Gobierno a Bruselas la pasada semana, al tiempo que pidió al Gobierno "empezar a escuchar a las personas que al final decidirán cuál será el tipo de acuerdo".

    "Esos son los miembros del Parlamento, quieren tomarán el control del proceso si parece que no va a haber trato, porque eso simplemente no puede ocurrir", agregó.

    Además, Benn predijo que los ciudadanos se posicionarán en contra de una salida sin acuerdo a medida que se vayan dando cuenta de las implicaciones que conlleva.

    "Creo que el público necesita saber cuáles son las posibles implicaciones, porque creo que cuando más sepan, menos favorables serán a decir que un no acuerdo está bien, pero realmente no está bien", subrayó.

    Sinn Féin advierte de que una frontera dura en Irlanda sería "catastrófico"

    Dublín, 19 jul (EFE).- El partido Sinn Féin, principal entre los nacionalistas norirlandeses, aseguró hoy que el restablecimiento de una frontera estricta en Irlanda tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) sería "catastrófico" para la economía y el proceso de paz.

    La líder de la formación en Irlanda del Norte, Michelle O'Neill, lanzó ese mensaje al comienzo hoy de un viaje de dos días que efectúa la jefa del Ejecutivo británico, Theresa May, a la región, donde, por primera vez desde el referéndum del "brexit", visitará la frontera para abordar las preocupaciones de la ciudadanía sobre su futuro.

    May tendrá encuentros con representantes empresariales y comunitarios en diferentes puntos fronterizos de Irlanda del Norte con la República de Irlanda, una barrera que se ha comprometido a mantener tan abierta como sea posible tras el "brexit".

    "Sé muy bien lo que le dirán, le hablarán de las catastróficas consecuencias que tendrá el 'brexit', del miedo y ansiedad que tiene la comunidad empresarial por lo que pueda pasar. No nos podemos permitir estar fuera del mercado único y de la unión aduanera", afirmó O'Neill.

    La vicepresidenta del Sinn Féin también consideró que la visita de May a la frontera llega "demasiado tarde", dos años después de la consulta sobre el "brexit", que fue rechazado por la mayoría del electorado norirlandés en las urnas, recordó.

    May "tiene que reconocer que no nos convertiremos en un daño colateral" del "proceder imprudente" de los conservadores británicos, agregó O'Neill, en referencia a las diferencias que mantiene la primera ministra con miembros de su propio partido y gabinete sobre la estrategia de salida.

    Antes de aterrizar en Belfast, May recordó ayer que el "modo de vida" de los norirlandeses "depende de la libertad de movimiento para cruzar libremente la frontera, para comerciar, vivir y trabajar día a día".

    También subrayó que cualquier línea divisoria entre el Reino Unido y la UE tras el "brexit" no se situará en el Mar de Irlanda, pues su objetivo es "preservar la integridad del mercado interno" de todo el país y "la posición de Irlanda del Norte en él".

    Su visita a la provincia coincide con la reunión que mantendrá hoy en Bruselas su nuevo ministro para la salida de la UE, Dominic Raab, con el negociador jefe comunitario, Michel Barnier, cuya respuesta al plan británico de "divorcio" determinará la evolución del Gobierno de Londres.

    May consensuó este plan de salida el pasado 6 de julio, pero provocó la dimisión de dos ministros y otros cargos de menor rango al proponer crear un mercado común de bienes británico-comunitario con cierta armonización reguladora, algo inaceptable para los partidarios de un "brexit" duro o ruptura total con la UE.

    La dirigente conservadora tiene previsto pronunciar un discurso mañana, viernes, en Belfast para exponer los detalles de ese plan, después de reunirse con los principales partidos políticos de la región.

    Bruselas ha advertido de que la provincia deberá permanecer alineada con algunas normas del mercado único y la unión aduanera si el resto del país (Inglaterra, Escocia y Gales) abandona definitivamente esos espacios económicos y Londres no presenta alternativas viables para mantener la frontera norirlandesa abierta.

    May ha rechazado esa opción ante la presión de miembros de su propio Ejecutivo y de su formación, así como del Partido Democrático Unionista (DUP), el principal representante de la comunidad protestante norirlandesa y del que depende para gobernar en minoría.