ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • NICARAGUA PROTESTAS

    La Iglesia católica denuncia terror en la víspera del paro nacional en Nicaragua

    14 de junio de 2018

    Managua, 14 jun (EFE).- La iglesia Católica denunció hoy que Nicaragua vivió horas de terror en la víspera del paro nacional de actividades programado para este jueves, en protesta por la represión que ha producido al menos 154 muertes, y para obligar al presidente Daniel Ortega a hablar de "democratización" en el diálogo nacional.

    Al menos 4 personas murieron en la ciudad de Masatepe, 48 kilómetros al sur de Managua, en un ataque de la Policía Nacional en combinación con fuerzas "parapoliciales", según denunció la iglesia Católica.

    En la vecina Jinotepe manifestantes "autoconvocados" afirmaron que la ciudad fue agredida anoche con helicópteros, desde donde los atacantes supuestamente descargaron balas y un tipo de veneno que asociaron a la cipermetrina, un poderoso insecticida.

    Horas antes en Diriamba, cercana a las anteriores, unos 40 policías huyeron de su cuartel y dejaron abandonados a los reos de la ciudad, porque los mandos superiores no les aceptaron sus renuncias tras haberse negado a disparar a la población, informó la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

    En Nagarote, 40 kilómetros al noroeste de Managua, la violencia, que continuaba esta mañana, cobró la vida de una persona, según los manifestantes.

    La mitad de la noche fue interrumpida por un cacerolazo a las 00:00 hora local (06:00 GMT), que fue reportado en todas las ciudades de Nicaragua, en repudio contra la represión gubernamental, aunque esto no detuvo las acciones.

    La madrugada de este jueves los "autoconvocados" de Tipitapa, 23 kilómetros al noreste de Managua, también informaron de un muerto, durante un ataque de policías y "parapolicías".

    Organizaciones humanitarias de Managua, Masaya, León, Ticuantepe, El Crucero y Chontales, en el Pacífico y centro de Nicaragua, también reportaron agresiones con armas de guerra, en especial AK-47, de fabricación rusa.

    Los ataques cerraron con una experiencia enternecedora, ya que hacia el final en Jinotepe una bebé nació al pie de una barricada.

    La madre, que se dirigía a un hospital, no tuvo tiempo de llegar, y un grupo de médicos "autoconvocados" que estaban atrincherados en la barricada decidió atenderla, hasta que nació "una hermosa bebé entre las balas asesinas del régimen", informó uno de los manifestantes.

    La mañana de este jueves la poca actividad en las calles de diversas ciudades de Nicaragua era notoria, debido al paro nacional convocado por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que aglutina a los grandes grupos empresariales, a la sociedad civil, estudiantes, y campesinos.

    Los únicos espacios que se llenaron fueron los templos católicos, donde los fieles acudieron para asistir a misa.

    Nicaragua cumple hoy 58 días de la crisis sociopolítica más sangrienta desde los años de 1980, con Ortega también como presidente.

    Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

    "Cacerolazo" contra el Gobierno de Ortega en jornada de paro en Nicaragua

    Managua, 14 jun (EFE).- Miles de cacerolas sonaron hoy al mediodía en Nicaragua, en protesta contra el presidente Daniel Ortega, señalado como responsable de al menos 154 muertes en actos represivos desde el 18 de abril pasado.

    Cacerolas, cubetas, cucharas, bubucelas, morteros y todo lo que pudiera sonar, fue utilizado por los nicaragüenses para hacerse escuchar, en un día en el que también realizaron un paro nacional de actividades.

    En algunos barrios de Managua el silencio de la inactividad dio paso a canciones que hace 40 años sonaron contra el dictador Anastasio Somoza Debayle.

    En diversas ciudades la gente salió con sus instrumentos de hacer bulla a las calles.

    En algunos lugares donde las calles permanecen bloqueadas o hay barricadas, el ambiente fue de fiesta, ya que sirvieron de reunión para los manifestantes "autoconvocados".

    La gente también gritó consignas como "¡pueblo, únete!" o "¡de que se van, se van!", en referencia a Ortega y a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

    El rechazo a la pareja presidencial parece crecer cada vez más en Nicaragua, debido a lo que los organismos humanitarios llaman "ejecuciones extrajudiciales", ya que la mayoría de víctimas han muerto al recibir disparos certeros en la cabeza, cuello y torso, realizados por policías o grupos "parapoliciales".

    Nicaragua lleva ya casi dos meses sumida en la crisis sociopolítica más sangrienta desde 1980, con Ortega también como presidente, que ha dejado al menos 154 muertos.

    Las protestas contra Ortega y Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

    Movimiento campesino dice que Nicaragua hace historia tras cinco años de protesta

    Managua, 14 jun (EFE).- El Movimiento Campesino Anticanal aseguró hoy que "Nicaragua está haciendo historia", tras 5 años de protestas de la gente del campo en contra del proyecto chino del canal interoceánico, impulsado por el presidente Daniel Ortega, quien enfrenta una protesta popular.

    "Un día como hoy, 14 de junio, fue aprobada la Ley 840, ley canalera, pero 5 años después Nicaragua está haciendo historia, recuperando nuestra soberanía, nuestra dignidad, nuestros derechos, nuestra libertad", dijo la líder campesina anticanal, Francisca Ramírez.

    En junio de 2013 los campesinos del sur de Nicaragua iniciaron una oleada de protestas pacíficas nunca antes vista, con el objetivo de defender sus tierras, y no pararon a pesar de la violenta represión gubernamental.

    En los últimos 5 años los campesinos anticanal se convirtieron en el único sector de la población nicaragüense que mantuvo sus protestas contra Ortega, hasta contar un centenar de manifestaciones multitudinarias abril pasado.

    Los campesinos se oponen al proyecto del canal interoceánico de la concesionaria china HKND Group, calculado en 50.000 millones de dólares, y cuya fecha de inicio no ha sido anunciada.

    El proyecto consiste en una vía húmeda de 275,5 kilómetros de longitud, 280 metros de ancho y 33 metros de profundidad, puertos, un aeropuerto, y dos esclusas.

    El mismo crearía unos 50.000 empleos y duplique el producto interior bruto (PIB) nacional, según cálculos del Gobierno de Nicaragua.

    A cambio, HKND podrá ejecutar y administrar el proyecto durante 50 años, más otros 50 prorrogables, y no permitirá el ingreso de personas en los bosques del extremo sureste de Nicaragua.

    Para que el canal se haga realidad, los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial acordaron que el Estado expropiaría a los dueños de parcelas, quienes recibirían un pago por las mismas, sin derecho a apelación.

    Los campesinos no han logrado que Ortega derogue la ley canalera, pero esperan que esto se logre una vez que haya cambio de autoridades, para lo cual protestan con bloqueos en las carreteras.

    "Tenemos más de 140 tranques (bloqueos), más de 700 barricadas, un paro nacional, y más de 150 héroes (víctimas de la represión)", dijo la campesina Ramírez.

    Considerada la líder más genuina de Nicaragua en décadas, Ramírez y el resto de campesinos ahora son recibidos como héroes en Managua, donde Ortega no les permitió ingresar durante años.

    "Daniel Ortega y la (vicepresidenta) Rosario Murillo tienen que entender que se tienen que ir, y que el pueblo no va a dejar de luchar, hasta que se vayan", advirtió la líder campesina.

    Con 154 muertos en menos de dos meses, Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde los años de 1980, con Ortega también como presidente.

    Las protestas contra Ortega y Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.