ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • GUATEMALA DESAPARICIÓN FORZADA

    Una familia sigue buscando a un niño desaparecido por el Ejército guatemalteco tras el fallo

    26 de mayo de 2018

    Guatemala, 25 may (EFE).- La familia de un niño guatemalteco de 14 años víctima de desaparición forzada hace 37 años, durante la guerra interna, celebró hoy la sentencia contra cuatro militares retirados implicados en el caso, pero aseguró que seguirá buscando los restos del menor.

    "Para mí persiste el dolor, pero la esperanza está en que nosotros vamos a seguir buscando los restos de nuestro Marco Antonio. No es posible olvidar. Es imposible olvidar a un ser amado. Sobre todo un niño inocente (...). No lo olvidaremos jamás", dijo Emma Guadalupe, la madre del menor.

    Este pronunciamiento se produce después de que el miércoles el Tribunal de Mayor Riesgo C condenara a 58 años de prisión a los militares retirados de alto rango Manuel Benedicto Lucas García, Hugo Ramiro Zaldaña y Manuel Antonio Callejas; y 33 para Francisco Gordillo, mientras que absolvió a Edilberto Letona.

    Los cuatro altos mandos del Ejército fueron declarados responsables de detener ilegalmente y mantener en cautiverio a Emma, la hija de Emma Guadalupe, torturándola y violándola, y de la desaparición forzada de Marco Antonio, en 1981, uno de los años de mayor represión durante la guerra civil, que dejó unos 250.000 muertos y desaparecidos.

    Emma Guadalupe dijo que estaban "profundamente conmovidos" por la amplia solidaridad que recibieron durante todos estos años y destacó que sea ahora cuando puedan cerrar "un capítulo de búsqueda de justicia" con un veredicto que da "validez a nuestra verdad".

    "Con este caso se cierra con una sentencia histórica y revolucionaria que reconoce, valoriza y pone al centro del interés de la justicia a las víctimas de crímenes atroces y otorga al testimonio el suficiente valor", declaró la madre al añadir que es un fallo que dignifica a las personas "asesinadas, torturadas y desaparecidas".

    A su juicio, el veredicto contribuye a fortalecer la independencia y reprende "el discurso de odio y argumentaciones mentirosas que únicamente pretenden justificar la ilegalidad con la que históricamente se ha tratado a la mayoría de guatemaltecos".

    "Después de este proceso inimaginable y profundamente esperanzador para toda Guatemala, la familia Molina Theissen dedicará sus esfuerzos a la búsqueda de los retos de nuestro niño para darle una sepultura digna, como merece cada ser humano", reiteró, y animó a que las familias tomen el fallo como suyo, que "lo sientan en su corazón".

    Las tres hermanas (Emma, Lucrecia y María Eugenia) enseñaron a los medios de comunicación una pulsera que comparten con su madre, y que esta hizo de una funda de almohada de Marco Antonio, algo que les ayuda a sacar fuerza para seguir luchando.

    "Hay una llamita interna en cada una de nosotras que no lograron destruir y que ha ido creciendo. Quisieron arrebatarnos la dignidad y eso no hay que permitirlo", resumió Lucrecia, y añadió: "Cuando yo pienso en la esperanza, cuando la siento, creo que está muy asociada a no claudicar, a no darse por vencidos jamás".

    "Nos falta Marco Antonio y vamos a encaminar todas nuestras energías vitales para hallar sus restos", reiteró Emma, y añadió que la violencia sexual, que ella misma sufrió en su carne, es la forma "más humillante y destructiva" de callar a las mujeres y de que la sociedad tema a un Estado y una cultura machista que empieza a romperse.

    Lo que les dice ella a esas víctimas, con base en su experiencia, es que crean en esa "llamita interna" que está en lo más profundo de ser y que la hagan crecer hasta convertirla "en una gran hoguera" que les permita una sanación personal.

    Otra de las hermanas, Lucrecia, reconoció que hay un afianzamiento de determinados sectores que se creían debilitados, un hecho que deja visible que la historia es una "espiral" que puede entrar en "caída libre" si la ciudadanía no reacciona.

    "Lo que se necesita es conciencia de participación, de que tenemos derechos ciudadanos y que tenemos derechos a una voz y a oponernos para lograr la consolidación de un Estado de derecho", enfatizó y añadió que una "golondrina no hace verano" y que pocas sentencias justas "tampoco cambian el sistema".