ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • CUBA ACCIDENTE

    Muere una de las dos supervivientes del accidente aéreo de La Habana

    25 de mayo de 2018

    La Habana, 25 may (EFE).- Una de las dos supervivientes del vuelo que se estrelló hace una semana en La Habana, la cubana Emiley Sánchez, de 40 años, falleció esta madrugada, lo que eleva a 112 el número de víctimas del siniestro, informó una fuente oficial.

    Sánchez murió a la 1.45 de la noche (5.45 GMT) en el hospital Calixto García de La Habana, donde se encontraba ingresada desde el día del accidente a consecuencia de las "severas lesiones traumáticas y quemaduras" sufridas, indica un comunicado del Ministerio de Salud Pública difundido en los medios estatales.

    En ese mismo centro hospitalario permanece internada en estado crítico la joven cubana de 19 años Maylén Díaz, quien ahora es la única superviviente del vuelo DMJ-972 de Cubana de Aviación que el 18 de mayo se estrelló poco después de despegar del aeropuerto de La Habana con 113 personas a bordo, entre ellas cinco niños

    "Su estado era crítico extremo con un pronóstico desfavorable, manteniendo un deterioro progresivo, el cual no fue posible revertir por la aparición de complicaciones, a pesar del esfuerzo del equipo multidisciplinario a cargo de su atención durante los 6 días de tratamiento intensivo", refiere la nota oficial.

    Sánchez, como más de la mitad de los fallecidos en el accidente, era natural de la provincia oriental de Holguín (unos 700 kilómetros al este de La Habana), adonde se dirigía el avión siniestrado.

    Según los partes médicos difundidos a lo largo de esta semana, la mujer tenía quemaduras en más del 40 por ciento del cuerpo, la mayoría de ellas de tipo profundo.

    A la catástrofe sobrevivieron inicialmente tres mujeres, pero una de ellas -Grettel Landrove, de 23 años- también falleció el pasado lunes por el daño neurológico severo sufrido en el siniestro.

    La única superviviente que queda, Maylén Díaz, no tiene quemaduras pero sí graves traumatismos por la violenta colisión, y su estado es crítico extremo con pronóstico reservado.

    El vuelo DMJ-972 de Cubana de Aviación se estrelló el 18 de mayo en una zona de cultivos a un kilómetro del aeropuerto de La Habana por causas que aún se investigan.

    El aparato siniestrado, que Cubana operaba en régimen de alquiler, era un Boeing 737-200 construido en 1979 y propiedad de la aerolínea compañía mexicana Global Air, a la que las autoridades de México han suspendido temporalmente las operaciones mientras se dilucida lo ocurrido.

    Los fallecidos son 101 cubanos y once extranjeros, de los que siete eran mexicanos -incluyendo a los seis miembros de la tripulación-, dos argentinos y dos saharauis, uno de ellos también con nacionalidad española.

    Identifican a 74 víctimas del accidente de aviación en La Habana

    La Habana, 25 may (EFE).- El Instituto de Medicina Legal cubano ha identificado hasta el momento a 74 de las 110 personas que murieron hace una semana al estrellarse un vuelo de Cubana de Aviación que acababa de despegar del aeropuerto de La Habana.

    En ese recuento no se incluye a las dos mujeres que sobrevivieron al accidente y murieron en los días posteriores en un hospital de la capital, donde aún permanece internada una tercera mujer, convertida en la única superviviente del siniestro.

    La muerte de dos de las tres supervivientes eleva a 112 el número total de víctimas del desastre aéreo.

    Del total de cuerpos reconocidos, 64 son cubanos, y diez corresponden a extranjeros que viajaban en la aeronave: dos argentinos, dos saharauis (uno de ellos con pasaporte español) y seis mexicanos, entre los que se encuentran cinco de los seis integrantes de la tripulación.

    De los tripulantes solo resta por identificar la azafata María Daniela Ríos Rodríguez, para lo cual se pidió a México información dental, según dijo el forense Jorge González, citado por la web oficial Cubadebate.

    El especialista, conocido por su participación en las labores de reconocimiento de los restos del guerrillero argentino-cubano Ernesto Che Guevara en Bolivia, señaló que el trabajo de los peritos ha sido "intenso" debido a que las víctimas presentaban múltiples traumatismos y muchas de ellas estaban calcinadas.

    Consideró que en ese estado resulta "casi imposible" obtener información para la identificación de los cuerpos, pero resaltó que a pesar de ello en cinco días el equipo de Medicina Legal ha logrado reconocer al 68 por ciento del total de 112 víctimas mortales del accidente.

    Además, destacó la notable colaboración de las instituciones y los familiares, quienes, aún en medio del dolor por la pérdida de sus seres queridos, han hecho todo lo posible por ayudar en la identificación de las víctimas.

    La catástrofe aérea ocurrió el pasado 18 de mayo, cuando el Boeing 737-200 que operaba el vuelo DMJ-972 con destino a Holguín (700 kilómetros al este de La Habana) se precipitó a tierra minutos después de su despegue del Aeropuerto Internacional José Martí por causas que aún se investigan.

    El avión pertenecía a la aerolínea mexicana Global Air y Cubana lo operaba en régimen de alquiler.

    Del total de fallecidos, 101 eran cubanos -cinco de ellos niños- y once, extranjeros.

    La única superviviente, Maylén Díaz, cubana de 19 años, se encuentra en estado crítico en el hospital Calixto García de La Habana.

    Encuentran la segunda caja negra del avión accidentado en La Habana

    La Habana, 24 may (EFE).- La segunda caja negra del vuelo DMJ-972 de Cubana de Aviación accidentado en la Habana el pasado día 18 fue encontrada en las últimas horas, informaron hoy fuentes oficiales.

    Se trata de la caja que registra los parámetros técnicos del vuelo, según dijo a la televisión cubana el presidente del Instituto del Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba (IACC), Armando Daniel López, quien encabeza la comisión investigadora del siniestro.

    La primera caja -que graba los sonidos de la cabina del avión Boeing 737- fue recuperada horas después del accidente, que tuvo lugar minutos después de que el avión despegara del aeropuerto de La Habana y en el que murieron 111 personas.

    La Comisión de la IACC que investiga las causas del siniestro, a la que se han sumado expertos llegados de México, Estados Unidos y peritos europeos, analizó la información obtenida a través de vídeos y de personas que viven cerca del lugar donde ocurrió el siniestro, según explicó la autoridad aeroportuaria de la isla.

    Precisó que la segunda caja negra fue identificada por "su numeración y nomenclatura" como la que pertenecía a la aeronave alquilada por Cubana de Aviación a la empresa mexicana Global Air que cubría la ruta nacional La Habana-Holguín (este) cuando se estrelló en una zona de cultivos.

    Asimismo, indicó que el lugar de la catástrofe aérea continúa preservado con el objetivo de que la comisión investigadora pueda recurrir a él cada vez que sea necesario y así evitar que la zona sea obstruida por la presencia personas o que se pierdan detalles que aún quedan allí y pueden aportar al esclarecimiento del suceso.

    El especialista señaló que todavía cuando se va al sitio del desastre se recogen "determinadas partículas de piezas" del avión que son "significativas" y se llevan para su "análisis", aunque los elementos fundamentales ya han sido recogidos y trasladados a las instalaciones aeroportuarias para su evaluación.

    Respecto al momento en el que se podrán conocer las conclusiones de las investigaciones, explicó que teniendo en cuenta el tipo de la aeronave accidentada, el proceso aún puede demorar meses o incluso llegar a un año.

    Pero de acuerdo al avance del trabajo de la Comisión, consideró que probablemente en menos de un año se podrán conocer las causas que provocaron el accidente de aviación civil más grave de los últimos treinta años en Cuba.

    En el siniestro perdieron la vida cien cubanos y once extranjeros: siete mexicanos -los seis miembros de la tripulación y una turista-, dos argentinos, y dos saharauis, uno de ellos con pasaporte español.

    Las dos únicas supervivientes son dos cubanas permanecen internadas en un hospital de La Habana en estado "crítico extremo" y con pronóstico reservado.