ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • HONDURAS TRABAJO INFANTIL

    Unos 400.000 niños trabajan en Honduras, principalmente en labores agrícolas

    25 de mayo de 2018

    Tegucigalpa, 24 may (EFE).- Unos 400.000 niños hondureños deben trabajar, lo que equivale al 10 por ciento de la población económicamente activa, informó hoy a Efe el director de Visión Mundial en Tegucigalpa, Jorge Galeano.

    Galeano indicó que esos 400.000 menores de entre cinco y 17 años trabajan en labores domésticas, agrícolas y en negocios y la mayoría de ellos no asiste a la escuela.

    Señaló que la población indígena es la "más vulnerable" y la que reporta mayores tasas de trabajo infantil en Honduras, donde la edad mínima para labores se sitúa legalmente en los 16 años, pero el adolescente sólo puede trabajar fuera del horario escolar y no más de seis horas al día.

    La pobreza, que afecta a más del 60 por ciento de los más de 9 millones de habitantes, es el elemento fundamental que explica el alto porcentaje de trabajo infantil en Honduras, según Visión Mundial.

    Galeano indicó que los niños que trabajan equivalen al 10 por ciento de la población económicamente activa de Honduras y lamentó que los menores tengan que abandonar las aulas de clases para llevar ingresos a sus hogares.

    Enfatizó que Honduras ha hecho "avances" para reducir el trabajo infantil, y pidió al Gobierno "focalizar los recursos" para lograr mejores resultados.

    El trabajo infantil es una "práctica que estamos tratando de erradicar, pero también comprendemos que las necesidades del pueblo a veces los obligan, por eso creemos que es necesario traer alternativas", explicó.

    Visión Mundial ejecuta en Honduras el proyecto "Futuros Brillantes", orientado a aumentar el trabajo digno para jóvenes y reducir el trabajo infantil, añadió.

    El programa se desarrolla en nueve municipios de los departamentos de Choluteca, Valle, Intibucá y Cortés, sur, occidente y norte del país.

    El ejecutivo de Visión Mundial instó al Gobierno hondureño a apoyar más a las familias que viven en pobreza para que los niños no abandonen las aulas de clases.