ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • BALONCESTO NBA

    Celtics y Cavaliers admiten que el pase a las finales se decidirá en tres partidos

    22 de mayo de 2018

    Cleveland (EE.UU.), 22 may (EFE).- Todo sigue igual en la eliminatoria de las finales de la Conferencia Este y después de cuatro partidos disputados los Celtics de Boston y los Cavaliers de Cleveland se encuentran empatados a 2-2 en la serie que disputan al mejor de siete.

    Ambos equipos han conseguido los triunfos es sus respectivos campos, el último, el que alcanzaron los Cavaliers que vencieron 111-102 a los Celtics en partido disputado en el Quicken Loans Arena de Cleveland.

    Las genialidades del alero estrella LeBron James, que aportó 44 puntos, hizo la diferencia a favor de los Cavaliers, y ahora el boleto para estar en las Finales se tendrá que decidir en los tres últimos partidos que faltan por disputarse, con la ventaja de llegar a siete para los Celtics.

    De ahí que los entrenadores de ambos equipos, Brad Stevens, de los Celtics, y Tyrone Lue, de los Cavaliers, sean conscientes que ahora ya no habrá ningún margen para el error, especialmente para el equipo de Boston, que el miércoles, en su campo del TD Garden tendrán que disputar el quinto partido.

    "El que gane dos partidos será el que esté en las Finales", comentó Stevens. "No hay nada mejor que te pueda motivar e implicar más que enfrentarte a este tipo de situación".

    El joven entrenador de los Celtics, que reconoció que su equipo tuvo la oportunidad de haber ganado el partido de no haber fallado mates claros y otras oportunidades de canasta, reiteró que desde el principio eran conscientes de la dificultad que tenía la eliminatoria.

    "Al final, cualquiera que no pensara que esto iba a ser difícil, no era consciente de la realidad", destacó Stevens. "Lo importante es que estamos ante una gran situación, la de demostrar de nuevo que podemos recuperar nuestro mejor momento de juego y conseguir los triunfos que necesitamos porque seguimos con la ventaja de campo, que es algo muy decisivo".

    Sin embargo, los jugadores de los Celtics, aunque reconocieron que ahora tendrán de nuevo la oportunidad de volver a su campo, también dijeron que habían tenido oportunidades claras a la hora de conseguir la victoria en el cuarto partido.

    El escolta Jaylen Brown, que surgió como el máximo encestador de los Celtics al conseguir 25 puntos, admitió que dentro del equipo había cierta "frustración" porque pudieron hacer mejor las cosas y aprovechar la oportunidad de conseguir la victoria.

    "Muy frustrante. Pero así es la vida", comentó Brown. "Ahora hay que seguir adelanta y pensar en el próximo partido que es el único que nos tiene que preocupar".

    Tanto Stevens como los jugadores de los Celtics alabaron la gran labor individual que volvió a tener el alero LeBron James, que anotó 44 puntos para los Cavaliers, y que ahí fue donde estuvo la gran diferencia, a parte de los errores que ellos cometieron.

    El mismo sentir mostró Lue cuando dijo que James estuvo excepcional e hizo que jugadores como el veterano escolta Kyle Korver y el pívot Tristan Thompson surgiesen con su mejor espíritu de lucha y ayudar el equipo.

    "Cierto que LeBron (James) ha estado brillante y excepcional como siempre, pero Korver y Thompson elevaron su nivel de juego, especialmente en el apartado defensivos como lo demuestras los cinco tapones que pusieron y eso fue clave", subrayó Lue. "Ver a un jugador como Korver, de 37 años, que corrió a por todos los balones y además puso tres tapones es algo increíble".

    Pero Lue también fue crítico y dijo que si querían conseguir la victoria en el quinto partido no podrían repetir el pobre control de balón que tuvieron al perderlo 18 veces.

    "Tenemos que mejorar en algunos aspectos de juego sin queremos llegar a Boston con opción de luchar por la victoria", comentó Lue. "No debemos olvidar que llegamos a un campo donde tienen marca de 9-0 en los partidos que han disputado esta temporada en la fase final, incluidos los dos primeros que nos ganaron".

    Mientras que James reconoció que sus 15 años de experiencia le van a ayudar a jugar en el ambiente tan especial que se da en el TD Garden de Boston.

    "Sé que la presión que vamos a tener será inmensa, pero estamos preparados para el gran duelo de llegar de nuevo al medio ambiente de los "verdes", donde soy consciente del rechazo que sienten por mi y el equipo", analizó James. "Pero al final habrá un gran ambiente e intentaremos aprovechar nuestras posibilidades".

    Los Cavaliers intentan convertirse en el vigésimo equipo de 300 que consiguen superar una desventaja de 0-2 al comienzo de una serie de siete partidos en la competición de los playoffs, donde ellos ya lo han logrado dos veces y buscarán una tercera.