ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • NICARAGUA PROTESTAS

    La CIDH ultima su agenda de trabajo en Nicaragua en la antesala del diálogo

    17 de mayo de 2018

    Managua, 17 may (EFE).- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) comenzará mañana su visita de trabajo para observar la situación de los derechos humanos en Nicaragua y tratar de arrojar algo de luz sobre los 58 muertos que dejaron las protestas desde que comenzó la crisis sociopolítica hace 30 días.

    "Mañana empezaremos nuestra visita de trabajo para monitorear la situación de los derechos humanos en Nicaragua", informó el secretario de la CIDH, Paulo Abrao, en Twitter.

    La comitiva, liderada por el propio Abrao y compuesta finalmente por un total de 14 personas, "sostendrá reuniones con autoridades del Estado, representantes de la sociedad civil y otros actores relevantes" desde este viernes hasta el próximo lunes 21 de mayo.

    De acuerdo con un documento al que tuvo acceso Efe, durante esos cuatro días de presencia en Nicaragua los comisionados visitarán los departamentos de Managua, Masaya y León, principales focos de las protestas y de la mayoría de las muertes violentas.

    En su estancia, los miembros de la organización se reunirán con todos los actores del diálogo nacional, o lo que es lo mismo, autoridades estatales, estudiantes, representantes de la sociedad civil y del sector privado.

    Asimismo, la misión se entrevistará con la Conferencia Episcopal -mediadora del diálogo-, familiares de las víctimas, heridos en las protestas, detenidos durante los enfrentamientos y periodistas.

    Otros de los encuentros que mantendrán se producirán con embajadores, representantes de países de la Organización de Estados Americanos (OEA) y organizaciones pertenecientes a Naciones Unidas.

    La CIDH también acudirá al Instituto de Medicina Legal, las cárceles de El Chipote, en Managua, y La Modelo, en Tipitapa, y los hospitales Alemán, Danilo Rosales, Lenin Fonseca y Manolo Morales.

    Esta visita fue considerada como una de las principales condiciones solicitadas por la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) al Gobierno para la convocatoria de la mesa de diálogo nacional con el objetivo de que pudiera "investigar y aclarar las muertes, y las desapariciones de nicaragüenses".

    Confirmada su llegada, analistas y expertos coinciden en la importancia de sus conclusiones pero alertan sobre sus limitaciones.

    "Los integrantes de la misión de la CIDH deben hacer un proceso ágil, dinámico, mediante entrevistas, traslados a lugares claves, contacto con todos los actores, la situación amerita una acción urgente", indicó a Efe el rector de la universidad American College y experto en derecho internacional, Mauricio Herdocia.

    Por su parte, el exembajador y experto en política internacional, Mauricio Díaz, consideró que "las expectativas son demasiado altas sobre la presencia de la comisión", pues recordó que tiene "sus límites" al emitir un informe de recomendaciones que en algunos casos acontecidos en otros países no se han cumplido.

    El comienzo del trabajo de la comisión en Nicaragua se produce en la antesala del reinicio de un diálogo nacional marcado por el pesimismo.

    En declaraciones a Efe, Mauricio Díaz, se unió a la desazón reinante en Nicaragua tras la primera jornada de diálogo y aseguró ser también una "parte frustrada por la posición del Gobierno".

    "No veo una solución pacífica que nos garantice una transición hacia la creación de un sistema democrático, de un país en paz", y máxime, explicó, cuando Ortega "sigue viendo el país como un escenario de guerra, no lo veo cediendo, tiene mucho que perder".

    Por su parte, Mauricio Herdocia sostuvo que siguen sin existir condiciones, pero insistió en que se trata de un paso necesario.

    "No son las mejores condiciones, pero estamos obligados a darle un chance a la búsqueda de un sentimiento. Toda nación debe agotar los esfuerzos de buscar acuerdos y buscar la democratización y hacer justicia", apuntó.

    Nicaragua cumple hoy 30 días de una crisis que ha dejado entre 58 y 65 muertos, según cifras de organizaciones humanitarias.

    La crisis incluye multitudinarias manifestaciones a favor y en contra del presidente Ortega, que comenzaron con protestas en oposición a unas reformas a la seguridad social y que continuaron debido a las víctimas mortales de los actos represivos.

    Nicaragua espera que el diálogo nacional, que se retomará este viernes, ponga fin a esa crisis.