ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • EL SALVADOR CULTURA

    La compañía española de danza Maduixa sorprende y emociona en El Salvador

    22 de abril de 2018

    San Salvador, 21 abr (EFE).- Cuatro bailarinas subidas a unos zancos se rodearon hoy de unas cuatrocientas personas en una céntrica plaza de la capital de El Salvador, donde reivindicaron, mediante un espectáculo de danza, el lado salvaje de la mujer y su derecho a la libertad, lejos de la opresión que pervive en el tiempo.

    Las componentes de Maduixa, quienes representaron el espectáculo Mulïer, lograron sorprender hasta a los más escépticos que se encontraban entre los cuatro centenares de personas que se concentraron alrededor de las bailarinas en la Plaza Gerardo Barrios de San Salvador.

    Fuerza, rabia, dolor, lágrimas, lamentos y un canto a la anhelada liberación de la mujer oprimida en el pasado y en el presente fueron las notas predominantes que ataron a los espectadores a durante casi una hora que duró el espectáculo, que muchos vieron sin apenas parpadear.

    El director de Mulïer, el valenciano Joan Santacreu, dijo a Acan-efe que la obra busca hacer un recorrido desde la más feroz opresión de la mujer, hasta el momento en que la propia fémina encuentra su libertad.

    Santacreu, destacó que la representación es un "homenaje a todas las clases sociales", que las cuatro bailarinas representaron en el escenario callejero que dio vida al centro de la capital salvadoreña la tarde de este sábado.

    Las jóvenes, que llegaron de la Comunidad Valenciana, al este de la Península Ibérica, señalaron, durante una conversación con Acan-efe, que "la opresión de la mujer no es solo una historia del pasado, sino también del presente y del futuro, contra la que se hace necesario luchar".

    Las bailarinas, quienes actuaron anteriormente en Costa Rica, Honduras y Nicaragua, destacaron que "es muy especial actuar en Centroamérica, porque es papel de la mujer es muy complejo, viven otras cosas diferentes a Europa, más duras y son menos reconocidas socialmente".

    "Venir a Centroamérica nos ha abierto mucho los ojos, porque la libertad de una mujer está muy coartada en todos los ámbitos, ya no solo en el laboral, como puedo ocurrir en otros lugares", reconoció una de las componentes de Maduixa.

    Y así es, con su garra en escena, como estas cuatro mujeres se colaron en los corazones de mujeres y hombres salvadoreños, quienes manifestaban su asombro al términos de la obra, con un gran reconocimiento al trabajo de las españolas y su director.

    Mulïer, de la mano de Maduixa llegó al país centroamericano gracias al apoyo de Centro Cultural de España en El Salvador, que celebra este 2018 el 20 aniversario de su aterrizaje en territorio salvadoreño.

    El montaje de esta obra "nace de la necesidad de explorar la identidad femenina a través del juego corporal y de la lucha para mantener vivo ese lado salvaje", explicó Santacreu.

    "Las mujeres llevan siglos de lucha y todavía queda mucho por hacer y con esta obra se pone de manifiesto esa pelea por mantener vivo su lado salvaje y que reclamar el derecho a bailar y correr libremente por las calles y plazas de nuestra sociedad, lejos de estereotipos machistas", insistió el coreógrafo.

    Bailarinas y director se van de El Salvador "muy contentos", tras ver la respuesta de un público emocionado y anclado a sus asientos o, en su mayoría, de pie, sin moverse ni pestañear durante el espectáculo.

    Mulïer ha recibido dos Premios Max de las Artes Escénicas al mejor espectáculo de calle y mejor composición musical, así como el Premio Umore Azoka a mejor espectáculo.

    La Compañía de Danza Maduixa inicia su trayectoria artística en Sueca (Valencia) en el año 2004 con creaciones teatrales de calle y sala para todo tipo de público, con un trabajo interdisciplinario, que incluye un lenguaje visual, coreográfico y plástico.