ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • INDIA VIOLACIONES

    La India exige respuestas ante las violaciones de menores

    17 de abril de 2018

    Nueva Delhi, 17 abr (EFE).- La India vivió hoy una jornada de protestas y reivindicaciones, en demanda de respuestas por parte del Gobierno ante la repetición de ataques y crímenes contra menores, en medio de un clima de conmoción al conocerse la semana pasada el secuestro, violación y asesinato de una niña de ocho años.

    En una jornada en la que se supo de un nuevo caso de violación y asesinato de una niña de siete años en el distrito de Etah, en Uttar Pradesh (norte de la India), las protestas se repitieron en diferentes puntos del país, uno de ellos, Srinagar, capital de verano del septentrional estado de Jammu y Cachemira.

    Fue en ese estado donde se produjo en enero la violación, tortura y asesinato de una niña musulmana de ocho años de una comunidad nómada.

    El caso saltó a la luz la semana pasada, después de que abogados extremistas hinduistas trataran de evitar que la Policía presentara cargos contra ocho personas acusadas de perpetrar el crimen, en el que las autoridades vieron indicios de violencia religiosa.

    El suceso se sumó a la muerte tras recibir una paliza, también la semana pasada, del padre de una menor de 16 años que había sido violada en junio de 2017.

    El hombre había acusado directamente a un parlamentario regional del partido gobernante BJP en Uttar Pradesh.

    Tras el fallecimiento de este padre y en medio de una creciente presión en los medios y en la calle, el político fue detenido.

    Todos estos casos no hacen más que engrosar la lista de más de 100.000 procesos por violación a menores pendientes en los tribunales de un país que se ha ido acostumbrando a ver a diario casos de violencia contra este sector de la población, denunció hoy el premio Nobel de la Paz indio Kailash Satyarthi.

    "Hablamos de más de 100.000 casos pendientes en los tribunales. Mientras os hablo, durante esta media hora uno de nuestros niños es violado en algún lado", aseguró Satyarthi, galardonado en 2014 con el Nobel por su lucha contra el trabajo infantil.

    "Demando la creación de un Tribunal Nacional para Niños (...) que brinde justicia a las víctimas y a los supervivientes", dijo Satyarthi durante la presentación en Nueva Delhi del informe "Los niños no pueden esperar", sobre casos pendientes de abusos sexuales a menores en los juzgados de la India.

    El texto señala que en agosto del año pasado el Ministerio de Interior reconoció, en una respuesta a la cámara baja del Parlamento indio, que hasta 2016 había 89.999 casos de violación de menores pendientes en los tribunales del país, un 26 % más que en 2015.

    Este número de casos pendientes, que se han seguido incrementado hasta hoy, conlleva, según Satyarthi, que las víctimas y sus padres deban esperar en algunas ocasiones décadas para que un tribunal dicte su fallo.

    Esto, en opinión del Nobel, elimina el efecto disuasorio del castigo.

    "Según este informe, en algunos estados de la India los supervivientes, sus padres (...), necesitan esperar 99 años, casi 100 años", alertó.

    De acuerdo con el estudio, el número de delitos contra niños se ha duplicado entre 2013 y 2016 pasando de 58.224 a 106.958 y, conforme a la Agencia Nacional de Registro de Delitos de la India (NCRB), en 2016 se produjeron en el país 38.947 violaciones, 19.765 de ellas a menores.

    La activista y directora de la Comisión para la Mujer de Delhi (DCW), Swati Maliwal, lleva a cabo desde hace cinco días una huelga de hambre indefinida en Nueva Delhi, en demanda de un cambio legislativo y de mayores penas para los agresores.

    "Estoy pidiendo un sistema más duro que asegure una acción certera contra los violadores. Estoy pidiendo que, al menos en los casos de niños, en seis meses (los violadores) deberían recibir la pena de muerte", declaró Swati Maliwal a Efe con un hilo de voz.

    Maliwal presentó en enero pasado la iniciativa "Rape Roko" (Stop Violaciones), tras la agresión sexual a una bebé de ocho meses en Nueva Delhi.

    Hoy instó directamente al primer ministro indio, Narendra Modi, a tomar cartas en el asunto.

    "Recientemente él nos dio una conferencia sobre valores sociales, nos dijo lo avergonzado que estaba de estas violaciones. Yo no quiero tu vergüenza, yo no quiero tus sermones, quiero tu acción", aseveró.

    Nobel indio pide la creación de un tribunal especial para delitos contra menores

    Nueva Delhi, 17 abr (EFE).- El nobel de la Paz indio Kailash Satyarthi pidió hoy la creación en su país de un tribunal especial para acelerar los juicios relacionados con los delitos a niños, subrayando que hay más de 100.000 casos de violación de menores pendientes en los juzgados.

    "Demando la creación de un Tribunal Nacional para Niños (...) que brinde justicia a las víctimas y a los supervivientes", afirmó Satyarthi durante la presentación en Nueva Delhi del informe "Los niños no pueden esperar", sobre casos pendientes de abusos sexuales a menores en los juzgados de la India.

    El informe señala que en agosto del año pasado el Ministerio de Interior reconoció en una respuesta a la Cámara Baja india que hasta 2016 había 89.999 casos de violación de niños pendientes en los tribunales del país, un 26 % más que en el año precedente.

    "Hablamos de más de 100.000 casos pendientes en los tribunales. Mientras os hablo, durante esta media hora, uno de nuestros niños es violado en algún lado", aseguró el ganador en 2014 del Nobel de la Paz por su lucha contra el trabajo infantil, sobre las cifras que él calcula que hay en este momento.

    Este número de casos pendientes conlleva, según Satyarthi, que las víctimas y sus padres deban esperar en algunas ocasiones durante décadas para que el tribunal dictamine un veredicto, lo que provoca una "falta de temor a la ley" por parte de los violadores.

    "Según este informe, en algunos estados de la India los supervivientes, sus padres (...) necesitan esperar 99 años, casi 100 años", explicó el activista, quien añadió que puede dar la situación de víctimas violadas de niño que obtienen un veredicto cuando son ancianos.

    Además, de acuerdo con el informe, el número de crímenes contra niños se ha duplicado entre 2013 y 2016 pasando de 58.224 a 106.958.

    El activista criticó, en ese sentido, la "epidemia moral de violaciones" que padece la India y pidió a los diferentes partidos que debatan en el Parlamento medidas para combatir esta lacra en vez de culparse unos a otros.

    "El cuerpo de una niña de 8 años no debería ser un campo de batalla política", sentenció Satyarthi, que fue galardonado en diciembre de 2014 junto a la paquistaní Malala Yousafzai por su lucha a favor de los niños.

    La presentación del informe, redactado por la Fundación de Niños Kailash Satyarthi, se produce en medio del clima de indignación que se vive en la India tras conocerse la semana pasada la violación, tortura y asesinato de una niña de ocho años y el abuso de una adolescente.

    En ambos casos se ha criticado además la supuesta connivencia de miembros o simpatizantes del partido gubernamental BJP con los acusados.

    De acuerdo con cifras de la Agencia Nacional de Registro de Delitos de la India (NCRB), en 2016 se produjeron en el país 38.947 violaciones, 19.765 de ellas a menores.

    La India endureció las leyes contra las agresiones sexuales después de que una joven universitaria muriese tras ser violada en grupo en un autobús en 2012 en Nueva Delhi, un suceso que conmocionó a la India y trascendió fuera de sus fronteras.

    Activista cumple cinco días en huelga de hambre contra violaciones en India

    Nueva Delhi, 17 abr (EFE).- Movida por los últimos casos de violaciones a menores en la India, una activista cumple hoy el quinto día de su huelga de hambre indefinida en demanda de castigos más severos e incluso la pena de muerte para los agresores.

    "Estoy pidiendo un sistema más duro que asegure una acción certera contra los violadores. Estoy pidiendo que, al menos en los casos de niños, en seis meses (los violadores) deberían recibir la pena de muerte", declaró Swati Maliwal a Efe con un hilo de voz.

    La activista, directora de la Comisión para la Mujer de Delhi (DCW), un organismo del Gobierno de la capital, comenzó su ayuno el pasado viernes después de que salieran a la luz dos nuevos crímenes contra menores que han conmocionado al país.

    En enero, en el estado norteño de Jammu y Cachemira, una niña de ocho años fue raptada, sedada y violada en grupo durante días, antes de ser asesinada y abandonada en un bosque, según la investigación policial.

    En un segundo suceso, una adolescente de 16 años sufrió en junio del año pasado una violación de la que los familiares acusaron a un parlamentario del partido BJP, del primer ministro Narendra Modi, en el estado Uttar Pradesh (norte).

    El caso saltó a los periódicos después de que la semana pasada su padre muriera tras recibir una paliza.

    Pero estos no son los único casos, denuncia la activista, que en enero de 2018 comenzó la iniciativa "Rape Roko" (Stop Violaciones) tras la agresión sexual a una bebé de ocho meses en Nueva Delhi.

    "Tenemos cientos, miles y millones de estos incidentes en el país. Cada día, brutales violaciones en grupo y violaciones son denunciadas", criticó la directora de la DCW.

    En una calle contigua a Rajghat, lugar donde se halla el memorial en homenaje al adalid de la lucha pacifista mahatma Gandhi, se alza el pequeño escenario en el que Maliwal ha pasado los últimos cinco días.

    La activista, con vestido blanco, dice sentirse "bien" pese a mostrar un aspecto bastante desmejorado tras más de cien horas de ayuno en los que solo ha bebido agua para evitar la deshidratación.

    Pero ella no puede ser más una "espectadora silenciosa" ante estos crímenes, asegura Maliwal, que apeló directamente a Modi para que tome cartas en el asunto.

    "Recientemente, él nos dio una conferencia sobre valores sociales, nos dijo lo avergonzado que estaba de estas violaciones. Yo no quiero tu vergüenza, yo no quiero tus sermones, quiero tu acción", aseveró.

    Además de la pena de muerte para los agresores sexuales de menores, la protesta de Maliwal también demanda el incremento de personal policial y tribunales más rápidos, pues estos casos en ocasiones se quedan "sin esclarecer durante décadas", explicó a Efe Arjun Joshi, líder de Rape Roko.

    Para mostrar su apoyo a la activista, alrededor de 500 mujeres de distintas religiones y edades acuden cada día frente al escenario y gritan consignas contra los violadores.

    "Estamos aquí porque queremos cambio. No es por política, es algo bueno para la sociedad", dijo a Efe Sunaina, una joven ayudante de Rape Roko que se ha acercado los cinco días que lleva la protesta.

    De acuerdo con cifras de la Agencia Nacional de Registro de Delitos de la India (NCRB), en 2016 se produjeron en el país 38.947 violaciones, 19.765 de ellas a menores.

    Javier Martínez Candela