ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • BURUNDI REPRESIÓN

    HRW: Gobierno Burundi reprime a los opositores al voto a la extensión del mandato del presidente

    17 de abril de 2018

    Nairobi, 17 abr (EFE).- Human Rights Watch (HRW) denuncia hoy que las fuerzas del Gobierno de Burundi y los miembros del partido gobernante apalearon, encarcelaron y mataron a quienes se oponen al referéndum con el que el jefe de Estado, Pierre Nkurunziza, quiere ampliar de 5 a 7 años los mandatos presidenciales.

    Estos abusos "reflejan la impunidad generalizada para las autoridades locales, la Policía y los miembros de las juventudes del partido gobernante, los Imbonerakure", afirma el documento, remitido desde Bruselas (Bélgica).

    "No hay duda de que el referéndum vendrá acompañado de más abusos. Los funcionarios burundeses y los Imbonerakure están ejerciendo violencia con inmunidad casi absoluta para permitir que Nkurunziza se mantenga en el poder", lamenta la directora de HRW para África central, Ida Sawyer.

    De ser aprobada esta reforma, los mandatos anteriores de Nkurunziza no contarían y podría presentarse en 2020 -cuando termina su actual etapa- y en 2027, por lo que podría gobernar hasta 2034.

    La actual normativa limita a los presidentes a dos mandatos de cinco años, algo que causó graves disturbios en el país desde 2015, ya que Nkurunziza, en el poder desde 2005, ignoró esta ley y se presentó de nuevo a los comicios.

    Desde que el jefe de Estado anunciase el referéndum, el 12 de diciembre de 2017, HRW ha registrado 19 casos de abuso relacionados con la votación, incluyendo el apaleamiento hasta la muerte de un ciudadano que no pudo demostrar que se había registrado en el censo electoral.

    La mayor parte de los que han sufrido estos incidentes son miembros de las opositoras Fuerzas Nacionales de Liberación (FNL).

    La organización pro derechos humanos asegura que es muy probable que el número real de abusos haya sido mucho mayor, y cita fuentes que afirman que estos hechos son comunes en todo el país.

    Por ejemplo, un joven granjero de la provincia septentrional de Kirundo relata a HRW cómo un Imbonerakure le escuchó acordar con un amigo que votarían no al cambio constitucional y llamó a sus colegas, quienes les dieron una paliza y los llevaron a la cárcel.

    Representantes de la formación en el poder han lanzado repetidas amenazas advirtiendo a quienes hacen campaña por el "no" o tratan de convencer a sus allegados de que no se inscriban en el censo electoral.

    HRW exige a las autoridades burundesas que llame al orden a los funcionarios y a los miembros de los Imbonerakure, y pide a la Justicia de esta pequeña nación del África oriental que investigue y castigue a los culpables de los crímenes.

    Desde la crisis del 2015, más de 397.000 personas se han visto forzadas a huir del país, y los medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales se han visto afectadas por la represión del Ejecutivo.