ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • ECUADOR PRENSA

    Consternación en Ecuador por el primer secuestro y asesinato de periodistas

    13 de abril de 2018

    Quito, 13 abr (EFE).- Ecuador ha encajado hoy el duro golpe de conocer que los tres miembros del equipo periodístico secuestrados el 26 de marzo fueron asesinados por sus captores, un hecho inédito en el país y que lo sitúa en la macabra línea de fuego del narcoterrorismo.

    "Con profundo pesar, lamento informar que se han cumplido las doce horas de plazo establecido, no hemos recibido pruebas de vida y lamentablemente tenemos información que confirma el asesinato nuestros compatriotas", reveló hoy el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, en una comparecencia ante la prensa en la sede del Sistema Integrado de Seguridad ECU911, en Quito.

    Sus palabras ponían fin a 18 días de incertidumbre acerca de la suerte del periodista Javier Ortega, de 36 años, del fotógrafo Paúl Rivas, de 45, y del conductor Efraín Segarra, de 60, del diario El Comercio, de Quito, que habían acudido a la provincia de Esmeraldas, fronteriza con Colombia, para realizar un reportaje sobre la inseguridad en la zona desde enero.

    Detrás del secuestro y asesinato de los ecuatorianos está según las autoridades de ambos países Walter Patricio Arizala Vernaza, alias "Guacho", oriundo de Ecuador y que pasó de ser un pequeño comerciante a convertirse en el sanguinario líder de la disidencia de las FARC, al considerar que el Gobierno de Juan Manuel Santos ha incumplido sus promesas del acuerdo de paz de 2016.

    Moreno había dado anoche un ultimátum a los captores para que presentaran una prueba de vida sobre los rehenes, después de que salieran a la luz unas fotografías en las que aparecían muertos pero que no habían podido ser confirmadas por ninguna fuente oficial.

    En caso contrario, tal y como ha sido, advirtió que las fuerzas policiales y militares emprenderían "acciones contundentes", que no especificó, y tras expirar el plazo hoy ordenó a los cuerpos de seguridad reanudar sus actividades en las áreas donde operan los grupos armados residuales, principalmente en la divisoria.

    Tras días de desasosiego y vigilias, la noticia del asesinato de los comunicadores cayó como un jarro de agua fría en la sociedad que seguía minuto a minuto el caso, y especialmente entre los numerosos medios que esperaban las palabras del presidente.

    "Más allá de los esfuerzos que hemos realizado, se ha confirmado que estos criminales parecería que nunca tuvieron la voluntad de entregarlos sanos y salvos y es muy probable, que lo único que hayan querido es ganar tiempo", dijo.

    El coronel Polivio Vinueza, jefe de la Unidad Antisecuestro y Extorsión (Unase), reveló que desde que se conocieron los hechos el mismo 26 de marzo a través de una foto remitida por el "Guacho", hasta el pasado 7 de abril, el Gobierno ecuatoriano mantuvo cinco comunicaciones con los captores.

    También que las autoridades valoraron junto con la Fiscalía y la Judicatura vías para poder atender al requerimiento de liberar a presos del grupo armado a cambio de los secuestrados, exigencia pedida por el reportero en un vídeo difundido por sus verdugos.

    Moreno anunció hoy una recompensa de 100.000 dólares a quien aporte pistas que ayuden a dar con el paradero del "Guacho", y anunció una serie de medidas, entre ellas la de declarar el área fronteriza zona de seguridad, incrementaran los controles militares y policiales, y realizar "acciones coordinadas" con Colombia en la zona de demarcación.

    El dirigente ecuatoriano precisó que se ha contactado a organismos internacionales como la Iglesia católica y la Cruz Roja Internacional a fin de "localizar y repatriar los cuerpos".

    "Estamos de luto, pero no vamos a dejarnos amedrentar, hoy más que nunca pido al país la unidad por la paz", sentenció.

    Las muestras de condena y solidaridad han llegado desde todos los sectores de la sociedad y rincones del planeta, entre ellos el director de Human Rights Watch (HRW) para América Latina, José Miguel Vivanco, expresó su "enfático repudio" al asesinato, tachado de "cobarde" por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

    "No habíamos tenido jamás en Ecuador un hecho así", manifestó a Efe César Ricaurte, director de la Fundación Andina para la Observación y Estudio de Medios (Fundamedios).

    Desde la década de los 80 el país andino no registraba secuestros de periodistas, que solían ser retenidos por el grupo terrorista de izquierdas "Alfaro Vive Carajo" durante un tiempo reducido, que aprovechaban para hacer sus reclamaciones y luego liberarlos.

    Juan Carlos Játiva, periodista de EcuadorTV, reconoce que la noticia ha supuesto un mazazo para la profesión, pero confía en que sirva para sacar lecciones: "El amor por el periodismo nos lleva más allá del límite. Estaremos donde las papas queman, informando con la verdad".

    Ecuador valoró la posibilidad de efectuar un canje de presos por secuestrados

    Quito, 13 abr (EFE).- Ecuador valoró la posibilidad de efectuar un canje de presos por los tres miembros del equipo periodístico secuestrados el 26 de marzo y que fueron asesinados por sus captores, informó hoy un alto responsable de seguridad.

    "La Fiscalía y la Judicatura estaban viendo los caminos legales para poder dar una solución posible a este requerimiento", dijo a la prensa el coronel Polivio Vinueza, jefe de la Unidad Antisecuestro y Extorsión (Unase), en alusión a una de las demandas de los secuestradores de que se liberaran a tres de sus miembros presos.

    El alto cargo de seguridad precisó que desde que se conoció el secuestro el mismo 26 de marzo a través de una foto remitida por el disidente de las FARC alias el "Guacho", hasta el pasado 7 de abril, el Gobierno ecuatoriano mantuvo cinco comunicaciones con los captores.

    "Del 26 marzo al 7 de abril se dieron varios escenarios", afirmó en una rueda de prensa antes de precisar que el Ejecutivo de Lenín Moreno actuó "siempre tratando de cubrir los requerimientos y con la decisión del Gobierno Nacional tratamos de acoplarnos legalmente a ver la posibilidad de que exista una salida a este requerimiento".

    En el primer video que se conoció públicamente y fue enviado por el grupo autor del secuestro y asesinato a un medio colombiano, aparecían los tres miembros del diario El Comercio, de Quito, encadenados y solicitaban que se excarcelara a miembros del grupo aludido, así como que se interrumpiera el convenio en materia de lucha antiterrorista vigente entre Ecuador y Colombia.

    Vinueza desglosó que los acontecimientos tuvieron como trasfondo la detención el 12 de enero de 2018 en Mataje, provincia de Esmeraldas, fronteriza con Colombia y donde desaparecieron los periodistas, de tres individuos "procesados por tráfico ilícito de armas", en el marco de la Operación Impacto 13.

    Esa acción policial llevó a los miembros del grupo armado organizado residual a colocar un coche bomba ante el principal cuartel de San Lorenzo, en la misma provincia, que dejó 28 heridos leves y daños materiales a infraestructuras.

    "El 26 marzo a las 17.00 horas, mediante un canal de comunicación que tenía alias 'Guacho' con la Policía, manda una prueba" con la que "hace conocer el secuestro de tres periodistas", explicó.

    Vinueza reveló que en una de las comunicaciones, los captores amenazaron al ministro del Interior, César Navas, y advirtieron de que continuarán sus atentados con bombas.

    El 7 de abril, último día que se tiene comunicación con el "Guacho", se le hace conocer un video mediante la aplicación Whatsapp en el que aparece uno de sus miembros presos en Ecuador comentando que el Gobierno está realizando gestiones.

    El responsable de Unase lamentó que los secuestradores no hayan respetado ninguno de los canales que se establecieron y el 2 de abril enviaron dos videos y una fotografía a un medio de comunicación en Colombia, "para crear caos e ir en contra de la estabilidad de los familiares de los secuestrados", señaló.

    Constató que el 11 de abril se pidió a la Iglesia su mediación para poder revisar "una posible forma legal para poder cumplir el requerimiento del presunto alias el 'Guacho'", aunque precisó que el último mensaje por Whatsapp que leyó fue el 7 de abril.

    "La negociación por nuestra parte siempre estuvo abierta y de buena fe, se gestionó por la Fiscalía y Judicatura para que realizaran las audiencias correspondientes para dar un camino legal a los requerimientos que hicieron los secuestradores", defendió.

    Por su parte, el director de los servicios de Inteligencia nacional de Ecuador, Juan Pablo Aguirre, mencionó que los autores del secuestro y asesinato de los periodistas pertenecen a "estructuras criminales como la de este terrorista, que no respetan la soberanía, las vidas ni ningún principio ético o moral".

    Indicó que 32 personas vinculadas con la organización han sido detenidas, y que cuenta con un importante número de adeptos y tiene conexiones en Colombia y Ecuador que apoyan logísticamente.

    La tragedia de los tres ecuatorianos se constituye en el primer secuestro perpetrado por el grupo de disidentes de las FARC al mando de Walter Patricio Artízala Vernaza, alias "Guacho".

    Los periodistas secuestrados en Ecuador fueron asesinados "vilmente" dice la Iglesia

    Quito, 13 abr (EFE).- Los periodistas ecuatorianos secuestrados en la zona fronteriza con Colombia hace 18 días fueron asesinados "vilmente" por sus captores, señaló hoy la Conferencia Episcopal tras expresar su solidaridad con los familiares de las víctimas.

    El reportero Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra fueron secuestrados el pasado 26 de marzo, mientras hacían una cobertura sobre la inseguridad en la frontera, pues desde enero se registraban una serie de atentados en la zona.

    El secuestro, según autoridades de Colombia y Ecuador, se atribuye al autodenominado grupo armado Oliver Sinesterra, integrado por disidentes de la exguerrilla de las FARC, bajo el mando de alias "Guacho".

    "Expresamos nuestra cercanía y solidaridad a sus familiares por tan irreparables pérdidas humanas, como también a todos los comunicadores que arriesgan su vida por darnos a conocer la verdad de los hechos", añadió el comunicado del Episcopado.

    El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, al confirmar hoy el hecho en una comparecencia de prensa, manifestó que no se dejará amedrentar por los violentos.

    La Iglesia, por su parte, hizo un llamamiento a las autoridades de Ecuador y Colombia para crear "condiciones de vida más dignas, fraternas y justas, particularmente en la zona fronteriza".

    Este pedido apunta a que se desarrollen fuentes de trabajo, políticas de bienestar social y que se refuercen los sistemas de seguridad en el territorio limítrofe, añade el texto.

    "Nos unimos en una profunda y sentida oración por el eterno descanso nuestros hermanos Javier Ortega, Paúl Rivas, Efraín Segarra", enfatizó la Iglesia en el comunicado.