ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • BRASIL SEGURIDAD

    El Ejército actúa en las favelas de Río con incógnitas sobre los límites de intervención

    23 de febrero de 2018

    Río de Janeiro, 23 feb (EFE).- Unos 3.200 militares participan hoy en operativos contra el crimen organizado en favelas de Río de Janeiro, cuando se cumple una semana desde que el Ejército asumió el control de la seguridad en el estado en virtud de una intervención federal cuyo alcance aún es una incógnita.

    La operación de hoy, la más importante por el número de efectivos movilizados, cuenta también con la Policía y se desarrolla en tres favelas de la zona oeste Vila Aliança, Coreia y Vila Kennedy, donde el miércoles fue asesinado un subcomandante de la Unidad de Policía Pacificadora (UPP) en un presunto intento de asalto.

    El Ejército ha asumido el control de la Seguridad Pública en Río de Janeiro en el marco de la intervención federal decretada el pasado viernes por el presidente de Brasil, Michel Temer, que logró después el aval de ambas cámaras parlamentarias.

    La medida, que se produce a ocho meses de las elecciones presidenciales de octubre y que Temer ha justificado por la ola de violencia que sacude al estado, ha sido severamente cuestionada por organizaciones humanitarias y asociaciones de comunidades de Río, las zonas más vulnerables a la actuación de las Fuerzas Armadas.

    En los últimos días, se han multiplicados las voces que denuncian un trasfondo político en la decisión y los rumores sobre la posibilidad de que Temer ceda a la tentación de presentar su candidatura electoral, pese a que no logra remontar el 6 por ciento de popularidad en las encuestas.

    Los rumores fueron alimentados desde su entorno más cercano, por el publicista Elsinho Mouco, responsable por la propaganda del Gobierno, que anunció esta semana que la intervención en Río mejoraría la imagen del mandatario y lo animaría a aspirar a la Presidencia.

    Temer, que llegó al poder en mayo de 2016 tras la destitución de Dilma Rousseff, quiso zanjar hoy la polémica rotundamente: "No soy ni seré candidato".

    El presidente negó una intención "electoral" en su decisión y sostuvo que la inseguridad en Río de Janeiro lo "llevó a la conclusión de que era necesario".

    Sin embargo, analistas locales hablan de un "golpe de efecto" que permite a Temer mostrar mano dura contra la violencia y superar incluso el discurso del aspirante de extrema derecha Jair Bolsonaro, uno de los favoritos en los sondeos.

    Además, la intervención ha librado al Gobierno de una pesada losa que lo desgastaba: la conflictiva reforma del sistema de pensiones, uno de los compromisos de Temer, que no logró apoyo suficiente para su aprobación.

    La iniciativa precisaba de una reforma constitucional que, según las leyes brasileñas, no puede realizarse cuando hay una intervención y el Ejército está en la calle.

    Temer no ha concretado aún el alcance de la intervención en Río ni los límites de actuación del Ejército, que estará comandado por el general Walter Souza Braga Netto, quien participó en la coordinación de la seguridad durante los Juegos Olímpicos de Río 2016.

    Aunque la intervención tiene carácter administrativo, el presidente admitió hoy que las Fuerzas Armadas podrían llegar a "enfrentamientos" si fueran atacadas.

    "No sé si habrá enfrentamientos, pero si los hubiera", los militares "no se van a dejar matar", dijo.

    El mandatario tampoco ha aclarado si la experiencia de Río se extenderá a otros estados del país con mayores índices de violencia, en especial en el norte.

    No es la primera vez que las Fuerzas Armadas asumen tareas de Garantía de la Ley y el Orden (GLO) en las zonas más violentas del país, pese que el propio comandante del Ejército, el general Eduardo Villas Bôas, ha expresado sus reservas.

    "Me preocupa el constante empleo del Ejército en intervenciones GLO en los estados (...) La seguridad pública precisa ser tratada por los estados con prioridad "cero" (máxima). Los números de la violencia corroboran mis palabras", advirtió en su cuenta de una red social en diciembre.

    Esta semana, en una reunión consultiva con Temer, Villas Bôas, según el portal G1, defendió que los militares en Río "tengan garantías para actuar sin riesgo de una nueva Comisión de la Verdad".

    Acusan al Ejército de violar los derechos humanos en Río de Janeiro por elaborar "fichas"

    Río de Janeiro, 24 feb (EFE).- La Defensoría Pública del estado brasileño de Río de Janeiro acusó hoy de violaciones a los derechos humanos a los miembros del Ejército que participaron este viernes en un operativo de seguridad pública en Río de Janeiro por haber elaborado "fichas" con datos y fotos de habitantes de favelas.

    Un comunicado con una fuerte condena fue divulgado este viernes a raíz del operativo con más de 3.200 agentes de las Fuerzas Militares y de Policía que tuvo lugar en tres favelas de Río de janeiro y en el que los militares y agentes, con sus celulares, sacaron fotos de los moradores con sus documentos en un supuesto procedimiento para verificar sus antecedentes criminales.

    La operación fue realizada en el marco de la intervención federal en la seguridad de Río de Janeiro decretada hace una semana por el presidente brasileño, Michel Temer, y que encarga al Ejército de la tarea de garantizar el orden público en el estado más emblemático de Brasil.

    Sobre los "fichajes", la Defensoría explicó que la ley establece que "ningún ciudadano sea sometido a la identificación criminal si porta la debida documentación civil".

    "Se trata, por lo tanto, de una grave violación de los derechos a la intimidad y la libertad de movimiento", precisó el comunicado de la entidad.

    El Ministerio Público también se manifestó contra la expulsión de periodistas de los lugares donde se están llevando a cabo estos operativos, como ocurrió hoy con el equipo de reporteros del periódico Folha, retirado del lugar después de registrar como un agente militar tomaba foto a un documento de uno de los moradores.

    "La Defensoría Pública también considera extremadamente preocupante la ausencia de transparencia en las operaciones y considera como graves las noticias de expulsión de profesionales de la prensa de los lugares donde se están llevando a cabo", señaló.

    De acuerdo con la Defensoría, eso es un acto inconstitucional que viola "el ejercicio profesional del periodista".

    En relación con el comunicado del Ministerio Público, el jefe de prensa del Comando Militar del Este, Carlos Frederico Cinelli, dijo al portal de noticias G1 que el procedimiento ya se había efectuado otras veces y que el método se ampara en el decreto de garantía de la Ley y el Orden, firmado por Temer el año pasado.

    Según el portal, Cinelli dijo que existen dudas por la conducta de los efectivos, las cuales están siendo analizadas por la asesoría jurídica del Comando y explicó que las fotos tomadas no quedaran en posesión de los militares.

    El comunicado de la Defensoría Pública señala que, e acuerdo con la ley brasileña, el abordaje personal por parte de cualquier agente de seguridad sólo es permitido cuando hay razones concretas que lleven a levantar sospechas sobre un individuo por porte ilegal de algún bien o la práctica de algún delito.

    "El hecho de vivir en una comunidad pobre no es razón suficiente" para que se levanten "este tipo de sospechas", dijo la Defensoría.

    Las tres favelas donde tuvo lugar el operativo de hoy fueron Vila Aliança, Coreia y Vila Kennedy, donde el miércoles fue asesinado un subcomandante de la Unidad de Policía Pacificadora (UPP) en un presunto intento de asalto.

    Temer justificó su decisión de intervenir la seguridad de Río de Janeiro por la ola de violencia que sacude al estado, pero la medida ha sido severamente cuestionada por organizaciones humanitarias y asociaciones de comunidades de Río, por ser estas últimas las zonas más vulnerables a la actuación de las Fuerzas Armadas.