ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • UE SAHEL

    La Conferencia de Bruselas para el Sahel moviliza más de 400 millones de euros

    23 de febrero de 2018

    Bruselas, 23 feb (EFE).- La Unión Europea movilizó hoy de la comunidad internacional 414 millones de euros para la fuerza conjunta G5 Sahel que Mali, Burkina Faso, Mauritania, Níger y Chad están desplegando en la región para luchar contra la inseguridad, el terrorismo y el crimen organizado.

    "Estoy orgullosa de poder anunciar que hemos movilizado 414 millones para la puesta en marcha operativa de la misión, de los que 176 pertenecen a la Unión Europea y sus países", afirmó al término de la conferencia dedicada al Sahel, celebrada justo antes de la cumbre europea a Veintisiete, la alta representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini.

    Se calcula que el presupuesto necesario para el funcionamiento pleno de la fuerza conjunta ronda los 650 millones de euros.

    España está especialmente involucrada en los esfuerzos internacionales de estabilización en la región y lidera una misión de formación en Mali.

    Entre lo recaudado se cuentan 100 millones tanto de Arabia Saudí como del presupuesto de la UE, así como otros 76 de aportaciones bilaterales de los países europeos, 50 millones de Estados Unidos, 30 de Emiratos Árabes y 5 de Turquía, entre otros.

    "La paz no tiene precio. El precio es no tener la paz", dijo Mogherini al arrancar una conferencia en la que ha tenido gran protagonismo el presidente de Níger, Mahamadou Issoufou, país que ejerce este año la presidencia rotatoria de la fuerza conjunta.

    Issoufou se mostró agradecido por el apoyo financiero y político que ha representado la conferencia y la contribución de la comunidad internacional y destacó que apoyar la estabilización en el Sahel traerá también beneficios al resto del mundo, pues lacras como el terrorismo o las mafias de la inmigración repercuten en otras regiones, como Europa.

    En su intervención ante una treintena de jefes de Estado y de Gobierno y hasta sesenta delegaciones diplomáticas, el presidente de Níger explicó la pobreza extrema que obliga a los más jóvenes a escoger entre "morir de hambre" o caer en "las manipuladoras redes del terrorismo o las mafias" de inmigración o crimen organizado.

    Tanto Issoufou como el presidente de la comisión de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat, pidieron que el apoyo financiero sea "continuado" para el buen desarrollo y prosperidad de la misión.

    "Para mantener la ayuda necesitaremos financiación todos los años. ¿Hasta cuándo? No lo sé, hasta que se ponga fin al terrorismo y la criminalidad organizada", dijo.

    Por otro lado, en la rueda de prensa final, en la que también estuvo presente el subsecretario de la ONU para las operaciones de mantenimiento de la paz, Jean-Pierre Lacroix, el presidente de Níger quiso relacionar directamente la decisión del Consejo de Seguridad de intervenir en Libia con la situación de inseguridad que vive el Sahel.

    "La situación que vive Libia es la causa de lo que está pasando en el Sahel. Fue el Consejo de Seguridad el que tomó la decisión de intervenir en Libia. No fue nuestra decisión, ahora la comunidad internacional no nos puede dejar solos sufriendo las consecuencias", afirmó Issoufou.

    Más allá, tanto Issoufou como Mahamat abogaron por que en el futuro la fuerza conjunta del G5 Sahel pueda inscribirse dentro de la misión de la ONU en Mali, la MINUSMA.

    Mogherini se unió al mensaje de que es conveniente que siga la movilización de financiación para la misión conjunta del G5 Sahel y aclaró que lo anunciado hoy es "para que pueda ponerse en marcha y ser operativa lo antes posible".

    "En la Unión Europea está la prioridad del crecimiento y el empleo, pero también de la seguridad y la lucha antiterrorista. Si los países quieren ir a las causas de esos retos, en esto es en lo que tienen que invertir", añadió la diplomática italiana.

    En la declaración final tras la conferencia de alto nivel se destacó el apoyo político a los países del Sahel para mejorar su gobernanza con la ayuda internacional y se reiteró la condena a todos los actos terroristas perpetrados en la región.

    Esta misma semana, dos soldados franceses fallecieron en Mali como consecuencia de la explosión de un artefacto al paso de su vehículo blindado.

    En términos de ayuda humanitaria y para el desarrollo, la UE y los Estados miembros son también los principales donantes del Sahel con 8.000 millones de euros destinados a la región para el periodo 2014-2020.

    El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, avanzó precisamente este viernes a su llegada a la conferencia que España incluirá en su nuevo plan de cooperación 2018-2021 una aportación de 106 millones de euros para luchar contra la pobreza en los países del Sahel.