ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • PAKISTÁN TERRORISMO

    Pakistán aprueba nuevas normas para bloquear la financiación de terroristas

    14 de febrero de 2018

    Islamabad, 14 feb (EFE).- El Gobierno de Pakistán ha aprobado un paquete de normas para facilitar la congelación de la financiación a grupos terroristas, cinco días después de que el presidente, Mamnoon Hussain, firmara un cambio legal para que el país considere automáticamente terroristas a los que la ONU designe como tal.

    El Gabinete de Ministros dio luz verde a las Normas Antiterroristas 2018, que permiten a las fuerzas de seguridad "bloquear la financiación de grupos terroristas y personas, y congelar sus cuentas", indicó hoy a Efe una fuente presente en la reunión, que tuvo lugar el martes.

    La fuente, que pidió el anonimato, precisó que la medida afectará a todas la organizaciones e individuos proscritos por el Ministerio de Interior paquistaní.

    "Las agencias de aplicación de la ley también tendrán permitido tomar medidas contra aquellos que proporcionen fondos a cualquier terrorista proscrito o organización o individuo sectario", anotó la fuente.

    Además, el paquete de normas establece que instituciones como el Banco Estatal, la Comisión del Mercado de Valores o el Banco Nacional de Pakistán deberán ayudar a las agencias de seguridad para su implementación.

    Las nuevas reglas de financiación llegan después de que el pasado viernes el presidente del país promulgase sin ningún anuncio oficial una enmienda a la Ley Antiterrorista para considerar terroristas a todas las organizaciones e insurgentes considerados como tal por el Consejo de Seguridad de la ONU.

    La designación de terroristas ha sido siempre un asunto espinoso en Pakistán, al que la India y Afganistán acusan de amparar en su territorio a grupos insurgentes que operan en ambos países.

    A principios del pasado enero, el Departamento de Estado de EE.UU. anunció la suspensión del programa de Fondos de Apoyo a la Coalición (CSF, por sus siglas en inglés) en Pakistán, que asciende a 900 millones de dólares, hasta que ese país adopte "medidas decisivas" en la lucha contra el terrorismo.

    Las relaciones entre Pakistán y Estados Unidos se endurecieron tras las acusaciones en agosto del presidente estadounidense, Donald Trump, de que el país asiático permite la presencia en su territorio de grupos terroristas que atentan en países vecinos.

    Pakistán lanza una operación contra la organización del acusado de los ataques de Bombay

    Islamabad, 14 feb (EFE).- El Gobierno de Pakistán ha ordenado el bloqueo de las cuentas y bienes de Jamaat-ud-Dawa (JuD), organización considerada terrorista por la ONU y EEUU, y ha tomado el control de varias de sus escuelas y centros sanitarios.

    "Por instrucciones del ministerio del Interior, el gobierno del Punyab (este) está tomando el control de activos y propiedades manejadas o vinculadas a Jamaat-ud-Dawa y la Fundación Falah-e-Insaniat (FIF) en la provincia", indicó hoy a Efe el portavoz de gobierno provincial de Punyab, Muhammad Ahmad Khan.

    Añadió que las dos organizaciones, relacionadas con el grupo terrorista Lashkar-e-Taiba (LeT) y a cuyo líder, Hafiz Said, la India y Estados Unidos responsabilizan de los atentados en que murieron 166 personas en 2008 en Bombay, han sido prohibidas por el Gobierno de Pakistán.

    Khan señaló que continuarán este proceso hasta que todas las oficinas, seminarios, escuelas y hospitales que manejan estas organizaciones estén en manos del Gobierno.

    Ahmed Nadeem, un portavoz de JuD, indicó a Efe que están recibiendo informes de que a lo largo y ancho del país el Gobierno está tomando el control de dispensarios, escuelas, hospitales y seminarios.

    "El Gobierno ha designado un administrador en nuestro principal centro en Muridke (Punyab) que tiene un colegio y una universidad", añadió.

    El Ejecutivo ha ordenado además a través de una notificación a la que tuvo acceso Efe la congelación de las cuentas y los bienes de JuD y FIF.

    La operación contra el grupo de Hafiz Said se produce después de que el pasado viernes se aprobara sin ningún anuncio oficial una enmienda a la Ley Antiterrorista para considerar terroristas a todas las organizaciones e insurgentes considerados como tal por la ONU.

    Tras esa medida el Gobierno dio luz verde el martes a las Normas Antiterroristas 2018, que permiten a las fuerzas de seguridad "bloquear la financiación de grupos terroristas e individuos y congelar sus cuentas".

    EEUU ofrece una recompensa de diez millones de dólares por Said y hay una alerta roja de Interpol para su captura por los atentados de Bombay, pero el líder islamista se ha movido libremente hasta enero por Pakistán, donde ha participado en actos y ha dado discursos, mientras su grupo es popular por su trabajo benéfico.

    Recientemente Said fue puesto en libertad tras pasar varios meses bajo arresto domiciliario.

    A principios del pasado enero, el Departamento de Estado de EE.UU. anunció la suspensión del programa de Fondos de Apoyo a la Coalición (CSF, por sus siglas en inglés) en Pakistán, que asciende a 900 millones de dólares, a su adopción de "medidas decisivas" en la lucha contra el terrorismo.

    Las relaciones entre Pakistán y Estados Unidos se endurecieron tras las acusaciones en agosto del presidente estadounidense, Donald Trump, de que el país asiático permite la presencia en su territorio de grupos terroristas que atentan en países vecinos.