ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • SUECIA TERRORISMO

    El acusado del atentado de Estocolmo admite su culpabilidad al comenzar el juicio

    13 de febrero de 2018

    Copenhague, 13 feb (EFE).- El uzbeko Rakhmat Akilov, un solicitante de asilo simpatizante del grupo terrorista Estado Islámico (EI), admitió hoy ante un tribunal de Estocolmo ser el autor del atentado con un camión el pasado abril en la capital sueca en el que murieron cinco personas y catorce resultaron heridas.

    Akilov, que ya había reconocido su culpabilidad al ser arrestado horas después del ataque, aceptó también a través de su abogado los cargos de terrorismo y de intento de atentar contra otras personas en la trayectoria directa del camión.

    "Quería provocar el terror en la población sueca y forzar a Suecia a interrumpir la labor de formación militar que realiza dentro de la coalición internacional contra el Estado Islámico (EI)", afirmó el fiscal, Hans Ihrman, en una jornada que estuvo centrada en su exposición de los hechos y las pruebas contra Akilov.

    La fiscalía ya ha anunciado que pretende pedir cadena perpetua y la posterior expulsión de Suecia de Akilov, que no se opone a ser extraditado a su país.

    La mayor parte de las evidencias mostradas hoy provienen de material recuperado del teléfono móvil del acusado, en el que usó hasta 53 tarjetas distintas para comunicarse con otras personas, la mayoría residentes en el extranjero, a través de servicios de mensajería encriptados.

    Akilov, de 39 años y que tenía orden de expulsión tras serle rechazada su solicitud de asilo, grabó un día antes un vídeo -que luego envió a uno de sus contactos- jurando lealtad al líder del EI, Abu Bakr al Bagdadi, un procedimiento habitual en los yihadistas.

    A principios de 2017 buscó consejo en un chat sobre cómo cometer un atentado suicida y admitió que había intentado sin éxito tiempo atrás pasar a una zona controlada por el EI desde Turquía.

    "Quiero atropellar a los infieles en el centro con un vehículo grande. Luego vendrá la policía, me matará y ahí se acabará todo", escribió en otra conversación.

    Akilov se asesoró también sobre cómo fabricar una bomba, tomó fotos de distintos lugares del centro de Estocolmo en días distintos y realizó búsquedas en internet sobre vídeos de propaganda y de ejecuciones cometidos por ese grupo fundamentalista.

    Los servicios de inteligencia suecos no han podido identificar con seguridad las personas con las que conversó, aunque una investigación de la agencia sueca TT difundida hace unos días apunta a que podrían estar vinculadas a las células tayikas del EI entonces asentadas en Mosul (Irak).

    El acusado, que pertenece a la minoría tayika en Uzbekistán, usó distintos idiomas para comunicarse en las conversaciones, a veces mezclados, lo que ha dificultado su interpretación, según el fiscal.

    Akilov recorrió más de medio kilómetro de la principal calle peatonal de Estocolmo el 7 de abril pasado atropellando a viandantes hasta estrellarse contra la fachada de unos grandes almacenes.

    Según él mismo ha confesado en los interrogatorios, su intención era hacer detonar una bomba hecha con bombonas de butano y objetos de metal al estrellar el camión -robado- contra unos grandes almacenes, pero no estalló y Akilov huyó del lugar del atentado, aunque fue capturado horas después en la periferia de Estocolmo.

    "Quinientos metros, 40 segundos, 12,5 toneladas de metal, una velocidad media de 60 kilómetros por hora en una calle peatonal llena de gente desprotegida. Fue un ataque contra la vida de muchas personas, también contra nuestra sociedad", dijo hoy el fiscal.

    El tribunal ha reservado las primeras vistas del juicio, que se espera finalice el 9 de mayo, para las exposiciones del fiscal, los abogados y los representantes de los demandantes, y la declaración de Akilov se producirá la próxima semana.

    El juicio se desarrolla bajo fuertes medidas de seguridad en una sala subterránea del tribunal y un vidrio separa al acusado de los asistentes al proceso.